Espectáculo, buen juego y coliderato rojiblanco

David Villa gol Almería
David Villa celebra el gol al Almería

El Atlético de Madrid disputaba la cuarta jornada contra el Almería en el Vicente Calderón tras el parón de las selecciones. “Virus Fifa” les llaman algunos a estos encuentros en los que los internacionales vuelven bien cansados o con molestias tras las citas con sus combinados nacionales. Pero lo cierto es que el Cholo utiliza estos partidos para realizar rotaciones y dar entrada a jugadores más descansados pero igualmente motivados.

Esta vez, las novedades en el once fueron el joven central Giménez, Tiago y Raúl García. Estos dos últimos realizaron un trabajo espectacular. El navarro llevó a cabo una gran labor entrando siempre desde segunda línea por el centro al remate sumando así un hombre de ataque más en todas las jugadas, lo cual desahoga mucho a Villa y Costa. Tiago por su parte controló el centro del campo en todo momento con un primer toque que movía al equipo de lado a lado. Mientras que Giménez estuvo firme en defensa y valiente y atrevido en todos sus remates.

- Publicidad -

El Atleti comenzó con la intensidad y la presión de la que viene haciendo gala desde la primera jornada. Juanfran incidía por banda derecha y Diego Costa desesperaba a los defensores rivales, por lo que los almerienses se emplearon a fondo en labores defensivas haciendo un par de entradas duras a David Villa.

Pero esto no amedrentó al asturiano, que en el minuto 15´ aprovechó un balón despejado tras un centro de Juanfran que enchufó con un potente zurdazo que acabó en la red poniendo el 1-0 en el marcador.

Los siguientes minutos fueron un no parar rojiblanco. Ocasión tras ocasión que demostraban el buen estado y la confianza que tienen estos jugadores en ellos mismos y en el equipo. Primero Diego Costa en el 16´ con una semichilena que puso en apuros a Esteban y luego Raúl García con un remate de cabeza que se fue alto tras un saque de córner.

- Publicidad -

En el ecuador de la primera parte llegaría el jugadón de Diego Costa. Arrancó desde el medio campo y consiguió zafarse de hasta tres rivales para plantarse solo ante el meta y en lugar de pasar a su izquierda donde Villa se encontraba solo, decidió tirar y estrellarla en el portero. Aún así, fue una jugada antológica que logró poner en pie al Calderón.

Los rojiblancos se sentían cómodos y jugaban en campo contrario haciendo buenas triangulaciones cerca de área, mientras que el Almería luchaba por poder salir de esa presión e intentar llegar a campo contrario de la mano de Suso y Aleix Vidal. En el 35´ el árbitro señaló penalti sobre Filipe que fue derribado dentro del área después de dejar atrás a Pellerano que vio la tarjeta amarilla. El encargado de tirarlo fue Diego Costa, que parece que está por delante de Villa para lanzar desde los 11 metros, y no falló, por lo que se establecía el 2-0 para los locales.

Poco después en el 38´el Almería llegaba por primera vez a la meta defendida por Courtois y tras un barullo dentro del área ponía el 2-1 con un gol de Rodri. Poco más dio de sí la primera mitad. Un Atlético muy superior que concedió demasiado premio a un Almería tímido sometido al gran trabajo ofensivo de Raúl García y Diego Costa que cada vez que llegaban arriba creaban un ocasión clara de peligro.

Así, comenzó la segunda mitad y el Atlético no dejó de pisar el acelerador. Nada más saltar al campo Koke estrelló un balón en el poste que hizo temblar la portería. A partir de ese momento las llegadas de los rojiblancos fueron constantes y Esteban tuvo que emplearse a fondo. Hasta en dos ocasiones paró lo que podía haber sido el tercer gol del equipo de Simeone, una de ellas una gran parada tras una volea espectacular de Gabi desde fuera del área.

El buen trabajo de Tiago tuvo su recompensa en el 63´. La pizarra de Simeone funcionó y tras una jugada ensayada Gabi sacó una falta dando un pase a Tiago entre líneas que le dejaba solo ante el portero haciendo el 3-1.

Después del tercer tanto comenzaron los cambios. Entraba Arda alentado por la grada en lugar de Villa y nada más pisar el campo dio un balón de tacón a Raúl García que tiró y Koke remató de nuevo de espuela haciendo honor al turco y poniendo el cuarto gol en la cuenta del Atlético.

Entraron también Óliver Torres y Adrián que disputaron unos buenos minutos finales. El equipo quería más y no bajaba la intensidad a pesar de la distancia en el marcador. Giménez pudo hacer el quinto tras un saque de córner que remató valiente pero se marcho alto y Tiago muy motivado y confiado chutó desde fuera del área, pero Esteban volvió a brillar y desbarató la acción.

Así, moría el partido, pero los almerienses lograron el 4-2 gracias a un buen disparo de Aleix Vidal en uno de los pocos despistes defensivos de los colchoneros que suman tres puntos más y se sitúan colíderes junto al Barcelona empatados a todo. Buenas sensaciones del conjunto colchonero, que a pesar de las rotaciones no baja su buen nivel y la actitud de “partido a partido” implantada por el Cholo.

Autora del artículo: Carolina Jiménez. Seguir en twitter.

COMENTARIOS