Un cabezazo que vale más que tres puntos

Jornada 5: Atlético de Madrid B 1-0 CD Toledo

Tras el tropiezo cosechado lejos de la península, el Atlético de Madrid B supo encarar un partido difícil y brindarle una importante victoria a todos los aficionados de la cantera colchonera. El rival era un viejo conocido, el Toledo, al cual ya se habían enfrentado en varias ocasiones y los resultados no terminaban de acompañar. La cita no se podía presentar mejor y, más aún, cuando Rubén Mesa desató la locura en el minuto 92 para poner en el marcador el definitivo 1-0 para los de Santaelena.

Publicidad

Tras las expulsiones en el anterior encuentro, el técnico tuvo que retrasar la posición de Kader hacia el lateral derecho. Algo a lo que ya está acostumbrado el tunecino. Y, cómo no, encomendarse a la suerte y buen hacer de una de las sensaciones de lo que llevamos de competición, de Daniel Aquino. El delantero estuvo muy activo y buscó la portería de Manolo una y otra vez, aunque en esta ocasión no pudo perforar la meta rival.

El Toledo dio una auténtica lección de fútbol en la primera mitad. No por su fútbol, sino tácticamente. Estuvieron colocados en su sitio sin dejar un hueco por el que pasar, haciendo que Omar y Ndoye se estrellasen, una y otra vez, contra la zaga rival y, al final, llegaría la desesperación con tiros lejanos que no pondrían en ningún apuro a Manolo.

Al descanso ambos conjuntos se irían con empate a cero, aunque peores noticias para los colchoneros que tuvieron que sustituir a Héctor por lesión. En su lugar entró Rubén Mesa, el hombre del partido.

La segunda mitad mantuvo la misma tónica. Ocasiones para los dos equipos que en vez de causar peligro provocaban una exhibición de sus porteros. Dani Aquino realizó un auténtico zapatazo que se colaba por la escuadra hasta que el portero del Toledo metió una mano salvadora. Por parte de los visitantes, en el minuto 67, el recién incorporado Iván Mateo obligó a David Gil a realizar una buena estirada para mantener vivos a los suyos.

El tiempo se acababa y el marcador no se movía. La desesperación colchonera se notaba en el banquillo y, sobre todo, en la grada, no podían creer cómo estos jugadores no eran capaces de vencer con el buen juego desplegado. Pero las cosas no iban a quedar así, era el minuto 92 cuando Iván Sánchez colgaba un balón a centro del área para que Rubén Mesa rematase de cabeza hasta el fondo de las mallas y diese la primera victoria colchonera en casa al Atleti B. Al final se desató la locura y la ilusión por este equipo que, si las expulsiones y lesiones lo permiten, puede luchar por grandes cosas esta temporada.

Escrito por Antonio Rodríguez @nonorp

Foto: Club Atlético de Madrid

COMENTARIOS