Diego Ribas, el deseo cumplido de Simeone

Sin título

Tras alcanzar la cima europea con el Atlético de Madrid en la temporada 2011/2012 (gana la Europa League 2012) Diego Ribas volvío al Wolfsburgo, club de origen desde el que había sido cedido. Su vuelta a Alemania no fue tan bonita como la vivida en Madrid, desde 2012 el brasileño vivió un quiero y no puedo a nivel deportivo y con la institución. Sus minutos de juego se vieron afectados por la mala relación que tenía con el técnico Felix Magath quién llegó a afirmar que no tendría hueco en el primer equipo. Pero la magia del brasileño volvió a relucir cuando destituyeron al entrenador, y en el primer encuentro como titular anotó un gol y dio una asistencia. A partir de ahí se convirtió en uno de los líderes y su clase se paseó por los mejores campos germanos, puesto que ha jugado en temporada y media 47 encuentros de Bundesliga y ha anotado 13 goles.

Su buen momento futbolístico no acompañaba al del equipo que no logró clasificarse para Europa. En la Copa de Alemania, llegaron a semifinales donde fueron arrollados por el Bayern de Munich por 6-1, momento en el que comenzaron a salir rumores de una posible salida del brasileño. A pesar de todo, el jugador comenzó la temporada ligado al Wolfsburgo con la ilusión de llevarlo a lo más alto, esta temporada solo ha podido jugar 15 partidos y ha anotado 3 goles.

- Publicidad -

Sin embargo, su etapa por el Atlético de Madrid tuvo otro color, más ligado al éxito. En el equipo del Manzanares cosechó la Europa League, siendo uno de los momentos más recordados por el propio futbolista. Su primer tanto con la elástica rojiblanca fue el 15 de septiembre de 2011 ante el Celtic de Glasgow y, curiosamente, el último sería ante el Athletic de Bilbao para certificar el trofeo europeo. Desde el primer momento contó con el apoyo de Simeone y se convirtió en una pieza clave en la pizarra del entrenador, en tan solo un año se ganó los corazones de los aficionados colchoneros y pudo vivir lo que es saludar a Neptuno. Sus números durante esa temporada fueron buenos, donde no resaltó su faceta como goleador pero sí en las labores de creación haciéndose el mejor socio de Falcao, en total disputó 43 partidos en todas las competiciones y marcó 6 goles. Al final, los rojiblancos se quedaron a las puertas de la Champions y tuvo que volver a Alemania al concluir la cesión.

Con su llegada se apuntala un centro del campo con un enganche que permita al Atlético de Madrid desplegar un juego más ofensivo. Es la pieza que Simeone ha dicho por activa y por pasiva que completa las necesidades de la plantilla. En verano dijo que si sólo podía venir un jugador quería que fuera él. Nos unimos al club y a todos los atléticos en recibir con los brazos abiertos a Diego Ribas. El entrenador ve cumplidos sus deseos y millones de atléticos sueñan con un final de temporada ilusionante, #bienvenidoDiego.

COMENTARIOS