Diego Ribas, una despedida amarga

Llegó porque todo el mundo le estaba esperando con los brazos abiertos, llegó porque aún quedaban cuentas pendientes, y llegó sobre todo porque el Cholo lo pidió. Diego Ribas regresó al Atlético de Madrid esta temporada, concretamente en el mercado de invierno, como la gran esperanza de la hinchada, como ese jugador que se marchó pero que nunca llegó a irse del todo entre los seguidores colchoneros. Era el deseo más preciado por el Cholo que lo quería y lo necesitaba en su equipo.

Sin embargo, el último paso de Diego por el Atlético de Madrid no  ha sido del todo satisfactorio ni el rendimiento ha sido el que todos esperábamos. No ha sido un jugador ni mucho menos decisivo, ha jugado poco y cuando le ha tocado hacerlo ha sido para cambiar partidos en los que la situación para el equipo no era la más favorable.

- Publicidad -

Si comparamos sus números con los de su primera estancia en el club rojiblanco, vemos que el brasileño  solo ha disputado 19 partidos de los cuales en solo 7 de ellos ha sido titular. Muy poco minutos para un jugador que vino con el cartel de estrella y que ha pasado más tiempo en  el banquillo y calentando en la banda que dentro del terreno de juego. No ha sido titular en ninguno de los partidos más importantes de este final de temporada e incluso con las bajas por lesión de Arda y Diego Costa no ha sido capaz de tener la oportunidad de poder ser titular.

Cierto es que ha ayudado al equipo como ha podido, inolvidable es ya su gol en el Camp Nou desde más de 30 metros que supuso un empate a uno que dejó todo abierto para que el Atleti pudiese alcanzar unas semifinales de Champions, pero su adaptación a un conjunto ya hecho, trabajado y unido no fue fácil. Jugadores como Sosa, Raúl García o el propio Cebolla han tenido un mayor protagonismo que diego en momentos claves y es que el factor físico y el sacrificio en defensa pesaron más para el Cholo que la calidad entre líneas.

Ante esta situación y seguramente con el deseo de sentirse más importante dentro de un vestuario y poder jugar más minutos, Diego no continuará en el equipo del Manzanares. El propio jugador utilizó sus redes sociales para mandar un mensaje de despedida a todos los aficionados a quiénes daba las «gracias por el cariño y el respeto mostrado», así como afirmaba que «siempre será un aficionado de este club». Su próximo destino no está del todo claro, suena con fuerza Turquía, pero nada es oficial, lo que sí está claro es que la despedida de Diego ha sido algo amarga pues se esperaba mucho de él cuando llegó y se ha marchado sin demostrar la calidad que atesora.

- Publicidad -

Carolina Jiménez [social_link type=»twitter» url=»http://twitter.com/carolpicatostes» target=»on» ]http://twitter.com/carolpicatostes[/social_link]

Fotografías: Tania Delgado [social_link type=»twitter» url=»http://twitter.com/td_fotografia» target=»on» ]http://twitter.com/td_fotografia[/social_link]

COMENTARIOS