Donde dije digo, digo vendo

Ya es oficial. Filipe Luis abandona la plantilla rojiblanca y pone rumbo a Londres para jugar a las órdenes de José Mourinho en el Chelsea, junto a Diego Costa. Lo que era un grito a voces ya es una realidad. Nadie pondrá en tela de juicio que el deseo del brasileño era este y no otro, es algo obvio, pero la marcha del lateral abre de nuevo un mar de dudas en una afición cuya capacidad para tragar con los desmanes de la directiva verano tras verano parece no tener límites.

Y es que, tras las declaraciones hace un mes del presidente de la entidad, Enrique Cerezo, sobre que todo aquel jugador que quisiera salir del Atleti “pagase la cláusula correspondiente”, han llegado las más que sospechosas ventas de Diego Costa (cláusula sin IVA), Adrián López (venta inesperada del 60% de su pase, pero aparentemente positiva) y Filipe Luis, por el que se ha estado pujando desde que se abriese el mercado, pero cuya venta presenta nuevos interrogantes en una hinchada hasta la coronilla de que le oculten información.

- Publicidad -

Según el comunicado del club, “el Atlético y el Chelsea han llegado a un acuerdo para la transferencia de los derechos de Filipe Luis”. Repito, acuerdo. Nada de cláusulas, y mucho menos cifras del montante total de la operación. Investiguen, no se lo van a dar todo hecho, parecen decir desde el club. Curiosamente, según Filipe Luis, el Atlético y el Chelsea llevaban “dos meses negociando”. Sí, negociando. Lo único que afirmó Miguel Ángel Gil que no harían. El cuento de nunca acabar.

Esta es la penúltima venta (sí, penúltima ¿o acaso alguien puede afirmar sin temor a equivocarse que no habrá más?) de una plantilla que ha visto como cinco de los titulares la temporada pasada ya no están a las órdenes de Diego Pablo Simeone en Los Ángeles de San Rafael. Nadie sabe lo que está por venir, pero tampoco por marcharse.

La venta de Filipe Luis es la última de una larga e interminable lista que comienza con la marcha de Fernando Torres. En el comienzo de la temporada 2009/10, a última hora en el último momento del mercado de fichajes, el Atlético se quedaba sin uno de sus centrales. Heitinga era vendido al Everton por 6,8 millones de euros. Un año después, se hizo lo propio con José Manuel Jurado al Schalke 04. Al canterano madridista le dio tiempo a ganar la Supercopa de Europa en Agosto antes de marcharse a la Bundesliga por 11 millones de euros.

- Publicidad -

Los siguientes años, tras ser campeones de la Europa League, vino la sangría: Quique Sánchez Flores, Agüero, Forlán, De Gea, Ujfalusi, Simao, José Antonio Reyes, Eduardo Salvio, Álvaro Domínguez, Paulo Assunçao o Perea. Sin olvidar que  en el último mercado de verano uno de los mejores delanteros que vistieron el 9 por el Manzanares, Radamel Falcao, se fue camino de Mónaco. Y este verano Diego Costa, Adrián, David Villa, Diego, Tiago o Courtois. La destrucción de un nuevo equipo campeón. Dicen una cosa, pero hacen la contraria.

A Simeone le toca, nuevamente, hacer la del imposible. Rehacer un equipo que había llegado a lo alto, administrar bien las piezas que tiene y hacerlas encajar con las nuevas. Ejercicio de malabarismo y de magia, que algún día dejará de tener efecto. Mientras tanto, desde los despachos donde dicen digo, dicen vendo. Y así es muy complicado.

Imanol Echegaray [social_link type=»twitter» url=»https://twitter.com/ima_etxega» target=»on» ]https://twitter.com/ima_etxega[/social_link]

Fotografía: Tania Delgado [social_link type=»twitter» url=»https://twitter.com/TD_Fotografia» target=»on» ]https://twitter.com/TD_Fotografia[/social_link]

COMENTARIOS