Arda no es la mujer del César

Arda Turan está lesionado. Nada nuevo y, por desgracia para los que disfrutamos con su enorme talento, nada raro. El turco aún no ha podido debutar con el Atlético de Madrid esta temporada y apenas ha podio entrenar junto a sus compañeros desde que cayera lesionado en el pasado amistoso frente al Galatasaray. La lesión que le ha impedido debutar en Liga (estaba sancionado para al Supercopa) es, según el parte médico del club, la siguiente: «una lesión muscular miofascial grado II entre el bíceps femoral y el semitendinoso a nivel del tercio medio de la cara posterior del muslo derecho»Es decir, una lesión muscular sobre la que, como casi siempre, el club no dio plazos de recuperación. Y en el caso del centrocampista turco es mejor no darlos. Rara vez los cumple.

A pesar de que Arda lleva desde el día 28 de agosto entrenando con el grupo, Simeone no le convocó para el partido frente al Eibar. Quien sí que le ha convocado ha sido la selección de su país para los dos partidos de esta semana. El primero de ellos, que se juega hoy, es un amistoso ante Dinamarca y el siguiente, que se juega el dia 9 y  ya es clasificatorio para la Eurocopa, ante Islandia. Llámenme raro, pero la lógica me dice que si no está para jugar frente al Eibar lo mejor era no convocarle. Y si le convocan, como ha sido el caso, y Arda está obligado a ir, como sucede, la lógica me vuelve a decir que una llamada de Arda pidiendo que no le convoquen habría bastado. ¿Por qué lo creo? Porque el seleccionador es Fatih Terim, al que Turan considera su padre deportivo y con el que la relación es muy buena. Más aún si tenemos en cuenta que de los dos partidos uno es un amistoso y el partido frente a Islandia es sólo el primero  de los diez de clasificación que hay para la Eurocopa de Francia. Por todo ello entiendo que Arda si hubiese querido, podría haber pasado estos quince días descansando y poniéndose a tono físicamente para afrontar los importantes duelos que se avecinan para el Atleti, el club, que conviene recordarlo, le paga. Y que aún no ha afinado su faceta ofensiva, en la cual Turan es pieza clave.

- Publicidad -

Una situación que resulta más llamativa si se tiene en cuenta que Arda no llegó, o no forzó, para disputar la final de la Champions. Nunca sabremos que hubiera podido pasar si hubiese jugado o si realmente estaba para jugar (quiero pensar que no, pero la duda razonable ahí está). Lo que si sabemos es que, según el club, aquello era un golpe, es decir, era doloroso, pero no tan grave como puede ser una lesión muscular como la actual. ¿Y si juega y recae?

No quiero con esto dudar de la profesionalidad de Arda, el cual con su calidad y su trabajo sobre el césped nos ha enamorado, pero si que se agradecería que cuidara sus formas en determinados aspectos. ¿Acaso es más importante un partido clasificatorio que una final de una Champions? La mujer del César no sólo tiene que ser honrada, también debe parecerlo.

Iván Fuente[social_link type=»twitter» url=»http://twitter.com/ivanindetapia» target=»on» ]http://twitter.com/ivanindetapia[/social_link]

- Publicidad -

Fotografía: Tania Delgado [social_link type=»twitter» url=»http://twitter.com/TD_fotografia» target=»on» ]

COMENTARIOS