Atlético y Olympiacos ya se han visto las caras antes

El encuentro que mañana  enfrentará al Atlético de Madrid contra el Olympiacos, será el tercer duelo oficial entre los dos clubes en toda la historia de las competiciones europeas. Para encontrar los dos precedentes debemos tirar de archivo, concretamente nos situamos en la temporada 1992/93, en los Cuartos de Final de la extinta Recopa de Europa, aquella bonita y disputada competición por la que luchaban los campeones de copa de cada una de las ligas de los diferentes campeonatos del viejo continente adscritos a la UEFA, y de la que el Club Atlético de Madrid consiguió alzarse como campeón en la segunda edición, allá por 1962 frente a la Fiorentina.

Volviendo a lo que nos ocupa, retomamos aquella eliminatoria entre españoles y griegos. El 4 de marzo de 1993 el Atlético viajaba, tal como hoy, a la capital del país heleno para enfrentarse al Olympiacos en el mismo escenario en el que se disputará el choque de mañana, el caliente y hostil Georgios Karaiskakis. El técnico argentino, José Omar Pastoriza, era el entrenador de aquel Atleti que disputaba la Recopa por haber vencido la temporada anterior en la Copa del Rey frente al Real Madrid en el Santiago Bernabéu, en una de las finales más épicas que recuerdan los aficionados colchoneros. El equipo que saltó al césped de El Pireo estuvo formado por Abel; López, Juanito, Ferreira, Toni Muñoz; Solozábal, Alfredo (Tomás), Schuster; Moya, Manuel Alfaro (Orejuela) y Luis García. Los colchoneros lograron adelantarse con un tempranero gol de Gabi Moya, pero el Olympiacos logró igualar el marcador en el minuto 67 con un gol de Vaitsis. El encuentro estuvo protagonizado por el ambiente infernal recreado por los aficionados locales y por la extrema agresividad del equipo griego con el beneplácito del árbitro. Los postes tampoco fueron aliados del Atlético esa noche, pues hasta cuatro fueron los disparos estrellados en la madera, uno de ellos tras un penalti errado por parte del mexicano Luis García. Al final, lo más importante fue el resultado.

- Publicidad -

El partido de vuelta se disputó, como era habitual por aquel entonces, 14 días después en la capital española. Con la ventaja del empate de la ida, el Atlético salió a jugar con confianza llevando la batuta y la iniciativa del juego en un Vicente Calderón engalanado como en sus mejores noches europeas. El once estuvo formado por Abel; Solozábal, Juanito, Ferreira, Toni Muñoz; Alfredo, Vizcaíno, Schuster, Moya (Alfaro); Manolo, Luis García (Sabas). El cacereño Manolo, que no había disputado el encuentro anterior, se encargó rápidamente de demostrar que los colchoneros querían superar esa eliminatoria marcando dos goles, uno al inicio de cada período. El primero de ellos ejecutando una preciosa vaselina superando al portero. El segundo, empalmando de volea una asistencia de Alfaro. El propio Alfaro redondeó la cuenta antes del final asegurando el triunfo después de que los griegos recortaran distancias. El pase a semifinales fue celebrado con alegría e ilusión por los aficionados. El Parma de Nevio Scala apeó al Atlético dejándolo a las puertas de la final de Wembley.

Iván Morato [social_link type=»twitter» url=»http://twitter.com/ivanbasten_9″ target=»on» ]http://twitter.com/ivanbasten_9[/social_link]

Fotografía: www.colchonero.com

- Publicidad -

COMENTARIOS