Torres (2007-2011): Ha nacido una estrella. El apogeo en Liverpool

Fernando_Torres-Liverpool-4-1-real_madrid-ucl-1003200920 de mayo de 2007. Una tarde rara, aciaga y bajo un diluvio casi universal sobre el Vicente Calderón, el Atlético de Madrid naufragaba encajando seis goles frente al FC Barcelona. Una de las peores tardes que muchos aficionados atléticos recuerdan, entre los que me incluyo. Algunos antes del partido indicaban que preferían perder para que el Real Madrid no ganara la Liga en favor del Barça, aunque aquel bochorno colectivo resultó insoportable para todos. Abatido por tan humillante derrota, Fernando Torres, capitán del barco colchonero, dejó una imagen para el recuerdo al quedarse paralizado y arrodillado en el césped con la mirada perdida tras encajar el sexto gol. Somos muchos los que pensamos que en ese mismo momento El Niño decidió salir del club de sus amores. Y así fue poco tiempo después, concretamente el 3 de julio de 2007, el día en el que el hijo pródigo del Atleti comunicó emocionado en rueda de prensa su traspaso al Liverpool de Rafa Benítez. 36 millones de euros fue el montante de la operación por la que Torres cambió el Vicente Calderón por Anfield. Atrás dejaba 244 partidos, 91 goles con la camiseta rojiblanca y un vacío que ningún jugador posterior terminó de llenar por completo. Y es que El Niño fue el sustento del Atleti en los peores años de la entidad.

El Niño, que reconoció marcharse del Atleti en busca de triunfos, pronto pasó a ser denominado The Kid. La grada de Anfield le acogió con cariño desde el primer día. Debutó en partido oficial contra el Aston Villa un 12 de agosto de 2007. Una semana más tarde, Anfield vería por primera vez a Torres con la histórica camiseta red y verían además su estreno goleador frente al Chelsea en un encuentro que finalizó en empate. Entre medias, el nuevo ídolo de la mitad de la ciudad de los Beatles, cumplía su sueño de debutar en la Champions League frente al Touluse. Su primer hat-trick no tardó mucho en llegar. El 23 de febrero de 2008, esta orilla del Merseyside vio el primer triplete del 9 en un partido de la Premier League frente al Middlesbrough. Por entonces, The Kop (la mítica grada del estadio de Anfield) comenzaba a dedicarle en honor a sus goles el más tarde célebre cántico ‘The Armband Song‘, más conocido por su letra en la que se menciona ‘Fernando Torres Liverpool’s number 9‘, todo ello entonado al ritmo de una popular canción infantil. En su primera temporada, Torres consiguió alcanzar las semifinales de la Champions, cayendo ante el Chelsea en una eliminatoria muy igualada, y marcó 33 goles en 46 partidos en todas las competiciones, superando el récord anterior alcanzado por un mito del Liverpool, un tal Michael Owen. The Kid formó parte del Equipo del Año en la Premier League en su primera campaña en tierras inglesas.

- Publicidad -

En solo una temporada, el de Fuenlabrada se erigió como la estrella e ídolo del club más laureado de Inglaterra. Su progresión iba en aumento y en la temporada siguiente sus cifras goleadoras no aumentaron (marcó 17 goles en 34 partidos), en parte por sufrir varias lesiones, pero a cambio se convirtió en referencia en su equipo y en la selección española. El Liverpool terminó segundo en la tabla de la liga inglesa en esa temporada y de nuevo estuvo entre los elegidos del Equipo del Año. En la Champions, el azar quiso que se enfrentara al Atlético de Madrid en la fase de grupos, sin embargo El Niño no pudo jugar ninguno de los dos encuentros frente a sus ex-compañeros por encontrarse lesionado. En octavos, la suerte quiso que se cruzara con el Real Madrid, y Torres anotó el primer tanto de la goleada del famoso ‘Chorreo’ de los reds al conjunto blanco en el estadio de Anfield. Pero su primer gran éxito lo consiguió con la selección española. Torres se alzó con el triunfo en la Eurocopa de Austria-Suiza, anotando dos goles, el último de ellos el más importante al marcar el único tanto en la final de la Euro ante Alemania, gol que supuso el título de campeón de Europa 44 años después y que le valió como triunfo personal al ser uno de los elegidos en el XI ideal del año 2008 para la FIFA.

Debido a su gran rendimiento, Torres se ganó la ampliación de su contrato con el Liverpool. 22 goles en 30 partidos en todas las competiciones fue su bagaje anotador en una temporada plagada de lesiones, una cifra nada despreciable. En Europa, las marcha del equipo no fue la deseada y cayeron eliminados de la Champions League. Sin embargo, la eliminación de la máxima competición europea les relegó a la Europa League, donde se encontró de nuevo con el Atleti, esta vez en semifinales. De nuevo, y como si el destino no quisiera que se enfrentara ante el equipo de su corazón, Torres no pudo disputar ninguno de los dos partidos de la eliminatoria debido a su lesión en la rodilla. El Atlético se impuso al Liverpool y se proclamó campeón de la 1ª edición de la competición, dejando al delantero madrileño rozando las mieles de su primer gran triunfo a nivel de clubes, causa por la que paradójicamente decidió marcharse del equipo en el que se formó. Si en el Liverpool no lograba alcanzar los títulos, no sería lo mismo con la selección española. Torres fue convocado por Del Bosque para el Mundial de Sudáfrica. Su convocatoria fue criticada por gran parte de los medios, ya que debido a su irregular temporada y a las lesiones, el estado de El Niño quizás no era el idóneo para participar en el Mundial. Sin embargo, su peso dentro de la selección fue valorado por el míster y el fuenlabreño tuvo su premio siendo uno de los 23 elegidos. Torres participó en la jugada del gol de Iniesta que coronó a España campeona del mundo al vencer en la final por 1-0 a Holanda. Además de nuevo fue elegido en el XI ideal del año 2009 para la FIFA.

Lejos de poder alcanzar los ansiados títulos con su equipo, Fernando comenzó a pensar, a medida que avanzaba la temporada, que debía salir del Liverpool para obtener los triunfos soñados por cualquier futbolista. Los reds no podían satisfacer sus ambiciones deportivas y el Chelsea llamó a su puerta durante el mercado de invierno. Tras una primera oferta de unos 40 millones de libras, que el Liverpool rechazó, The Kid presentó el transfer-request al Liverpool solicitando que el club le dejara marcharse. El Chelsea, a su vez, subió la oferta hasta 50 millones de libras, y el Liverpool no pudo rechazar tal cantidad de dinero, el mayor traspaso de la historia entre clubes de la liga inglesa. Fernando puso fin de esta manera a su etapa con el Liverpool anotando 12 goles en 23 partidos. Atrás dejó 65 goles en 110 partidos con el liverbird en el pecho y una trayectoria impecable, sin embargo fue tachado de traidor y pesetero por muchos aficionados, aunque él mismo aclaró que el único motivo de su marcha era alcanzar grandes títulos con el Chelsea. Después de aquello, el futuro le daría la razón al conseguir alzar la Copa de Europa, la Europa League y la FA Cup con los blues.

- Publicidad -

Iván Morato [social_link type=»twitter» url=»http://twitter.com/ivanbasten_9" target=»on» ]http://twitter.com/ivanbasten_9[/[/social_link]p>

Fotografía: Liverpool FC

COMENTARIOS