Raúl García y las siete estrellas del escudo

Partido jugado en el Vicente Calderón correspondiente a la J2 de la LigaBBVA 14/15. Fotos realizadas para Esto es Atleti.

Saltaba a la palestra una noticia que no terminaba de creerme. Raúl García se estaba pensando una oferta del Athletic Club de Bilbao para abandonar el club rojiblanco. No me la termino de creer porque al navarro le ha costado mucho hacerse un hueco entre los futbolistas más queridos del Vicente Calderón. No me la termino de creer porque Raúl, que ha sido un futbolista capital estos años con Simeone, jamás ha partido una nueva temporada con la sensación de ser titular (e incluso importante). El propio Simeone se refería así al capitán navarro en Asado Reservado de Canal+: «Primer partido de Supercopa de España, Atleti – Barcelona. El entrenador Simeone, le deja fuera de la lista. ¡Fuera de la lista! A la mañana siguiente estaba entrenando a las ocho de la mañana. No es casualidad todo lo que le pasa (que va a la selección, compite, juega de volante por derecha, por donde le pongas. ¿Por qué? Porque es un tipo competitivo. Y eso se contagia al grupo. Y es difícil porque no todos piensan igual. Puede jugar un día bien o puede jugar mal pero no te va a fallar». Pero, dicho esto, Raúl García se ha ganado con creces su derecho a elegir.

2015_08_17_Raul_Garcia_5

Simeone: «No se trata de si jugás bien; en el Atleti todos juegan bien, sino de como competís»

He querido dejar pasar unos días para analizar con más calma lo que pude leer al respecto de una posible salida de Raúl García y de cómo se lo ha tomado el aficionado atlético. No terminaba de creérmelo. Es evidente que cada persona es de su padre y de su madre; que cada persona tiene una propia opinión definida y que no tiene por qué casar con la mía. Pero en estos términos, creo que las opiniones, los valores y los juicios deben quedar a un lado. En estas circunstancias es mejor guiarse por los sentimientos. Y si algo ha caracterizado a la afición del Atlético de Madrid, ha sido eso: sentimiento (de pertenencia).

- Publicidad -

2015_08_17_Raul_Garcia_2

Ahora bien, lo que de verdad me causó pánico, fueron algunas de las reacciones. No estoy hablando de uno, de cinco, ni de diez. Hablo de bastantes más. De personas con sus camisetas del Atleti y sus lemas de «no pise usted ese escudo» y demás parafernalias. Les sobraba Raúl García en este Atleti; no pinta nada; no tiene nivel; no vale fichando lo que se ha fichado. ¡Raúl García señores! Para atléticos a los que se les atragantó la ruin salida de Arda Turan (con beso a otro escudo mediante), Raúl García no es necesario. Han pasado ya varios días de esas frases pero sigue generándome un miedo terrible.

2015_08_17_Raul_Garcia_4

¿De verdad ganar de forma continua genera olvidar de dónde se viene, quién somos y quién debemos seguir siendo? ¿Realmente competir implica olvidar ese sentimiento de pertenencia del que todos presumen pero sólo unos pocos ejercen? ¿Se puede dudar de un jugador al que se ha maltratado durante años y que ha callado, trabajado y respetado el escudo hasta que ha dado la vuelta a la situación? Y, ojo: siempre sin una mala palabra. ¿Creen que un jugador que, según su entrenador, «contagia al grupo», puede ser prescindible? ¿En qué momento parte de la afición del Atlético ha pasado de adorar a trabajadores para hacerles a un lado por gigantes con pies de barro? ¿Esos que quieren largar a Raúl García son realmente conscientes que los que están ocupando su lugar se irán en dos años a otro lugar?

¿De verdad ganar de forma continua genera olvidar de dónde se viene, quién somos y quién debemos seguir siendo?

Esta dinámica de ‘nuevo rico’ empieza a ser contagiosa, y es muy peligrosa. El Atlético de Madrid es Simeone… y Diego Godín, Juanfran Torres, Gabriel Fernández, Koke Resurrección, Fernando Torres… Y Raúl García. Las siete estrellas del escudo. El Atlético de Madrid es un club de compromiso, de sentimiento, de sensaciones. Es un equipo que no da un balón por perdido, que pelea, que lucha y muere en el intento. No es un equipo de estrellas. Nunca lo debe ser. Todo gran jugador debe ser recibido con los brazos abiertos, porque eso genera crecimiento. Pero la memoria no debe ser frágil con quien ha limpiado el escudo de porquería y le ha sacado brillo con su sudor. Es injusto e hipócrita.

- Publicidad -

2015_08_17_Raul_Garcia_3Miedo me da que pronto se quiera largar a Gabi, que Godín tenga dos meses malos, que Juanfran ande despistado… Miedo me da. Ellos son uno de los nuestros, de los vuestros. De todos. Raúl García, con los jugadores que hay en plantilla, jugará menos partidos de titular. Pero en los que juegue lo dará absolutamente todo. En el vestuario es uno de los capitanes. Y en los partidos donde la calidad no llega para ganar, estarán sus dos grandes huevos, su espalda ancha y su cabeza de oro, para recordar a los desmemoriados lo que es el Atlético de Madrid.

Una nota final. Su cara durante este fin de semana en el Carranza no me gusta. Se le nota pensativo, alejado de todo, distante… Raúl elegirá lo mejor para él, pero si del club dependiese, el 8 debería retirarse de rojiblanco. El máximo goleador europeo del club y el jugador con más partidos en la Liga de Campeones con el Atlético, se ha ganado ser historia de este club. No lo olviden.

Fotografías: Esto es Atleti

COMENTARIOS