Godín: coraje y corazón

La bravura de Godín sobre el césped y su compromiso no es novedad, pero frente al Betis volvió a demostrar que a duro no le gana nadie. El defensa se llevó dos golpes en la cabeza en dos lances del juego que a cualquier otro le hubieran mandado a la lona. Godín tan sólo necesitó unos minutos y un parche para la brecha que le ocasionó Adán. Material uruguayo de máxima calidad.

A la hora de partido Godín fue a rematar un balón dentro del área cuando, en su intento por despejar, Adan golpeó fortuitamente al defensor con su mentón en la frente. Ambos cayeron al suelo y tuvieron que ser atendidos. El uruguayo se llevó un corte en la frente mientras que el portero tras ser asistido, acabó pidiendo el cambio por un mal gesto en con el pie en la caída. A pesar de llevarse un golpe tremendo el central uruguayo siguió sobre el césped.

Por si fuera poco, minutos después N’Diaye en su afán por rematar arrolló a Godín por detrás golpeándole en la parte de atrás de la cabeza. El uruguayo cayó al suelo, pero tras un par de minutos pudo seguir en el partido. El Faraón hace honor a esa clase de defensor rojiblanco que tanto gusta a orilla del Manzanares. Fuerte, expeditivo, que va bien por alto y nunca, nunca, se rinde. Griffa, Arteche, Solozábal y Godín. Un central de leyenda. También por su aguante.

Y es que no es la primera vez que Godín se deja todo por la rojiblanca. Sirva de ejemplo aquel derbi en el que completó más de una hora de partido con la nariz rota, o los encuentros posteriores que tuvo que disputarlos con una mascara para protegerse la propia nariz de nuevos golpes.

Fotografía: Atlético de Madrid

 

COMENTARIOS