El Atleti sonríe, Jackson suspira

CONTRACRÓNICA. El Atlético de Madrid se ha clasificado para los cuartos de final gracias a otro partido muy serio. Correa en la primera mitad adelantó a los de Simeone que tiró de galones para cerrar el partido. Griezmann marcó dos goles, mientras que Jackson, otro día más, no pudo ver portería y su sequía parece permanente.

Comenzó el partido mientras la gente aún hablaba de la sanción de la FIFA. Que si no se podrá fichar, que si se pospondrá la sanción hasta después de verano, que si los cedidos, que si hay plantilla… y en eso se llevaba buena parte de una insulsa primera mitad. El Rayo tenía la pelota y el Atleti el control. El choque de estilos se decantó del lado del conjunto colchonero, superior en los momentos clave y con jugadores diferenciales. Porque Correa lo es. Juega poco, pero cuando lo hace pelea mucho y casi siempre deja detalles de su clase. Frente al Rayo se sacó un trallazo que se convirtió en gol tras tocar en el travesaño. El tanto dio más tranquilidad a los colchoneros que se dedicaron a buscar a Jackson. Pero el colombiano no está. Le falta confianza en sí mismo. Mucha. Corre, presiona, se ofrece, combina, pero comete errores de bulto y sobre todo, esta negado de cara a puerta. Como se deje bigote solo faltaría escuchar Zombie de Cranberries para sentirnos en 1995. Al menos, eso sí, estaríamos en la víspera de un doblete. Quizá estemos más cerca. Quien sabe.

- Publicidad -

Porque este Atleti tiene mucho. Kranevitter es el futuro, pero ya tiene presente. Thomas no se arruga nunca, Savic cumple y los pilares del equipo aparecen cuando se les necesita. Vio el Cholo que el Rayo se crecía ante la posibilidad de forzar la prórroga y metió a Griezman y Gabi. Y el asunto se acabó. Dos goles del francés y a cuartos. Griezmann cada día sonríe más. Como el Atleti. Jackson Martínez, por su parte, suspira nostálgico, ¿donde están los goles?. El Calderón también se lo pregunta. La ovación con la que le despidió estuvo a medio camino entre el apoyo y la resignación. Esta vez, el nueve no va hacer olvidar al anterior.

Fotografía: Tania Delgado / Esto Es Atleti

COMENTARIOS