Bajar de las nubes y sobreponerse al cansancio

EL ONCE. Aún con la resaca del encuentro ante el PSV de Liga de Campeones, y tras la noticia proveniente del sorteo de ayer en Nyon donde fue agraciado con unos cuartos de final en los que tendrá que medirse al Barcelona, el Atlético de Madrid viajó ayer a Gijón con la idea de abstraerse de todas las emociones fuertes y sobreponerse al cansancio derivado del cargado calendario, con el añadido de la prorroga y tanda de penaltis del martes. Toca bajar de las nubes y pisar tierra firme, o en este caso, el césped de El Molinón.

Simeone ha dado pocas pistas, y no será sencillo intuir el once que alineará esta tarde. Se espera que haya cambios y entren hombres menos habituales con las piernas frescas para dar descanso a piezas importantes que no han tenido tiempo suficiente para recuperar el tono muscular.

- Publicidad -

Donde no habrá dudas será en la portería, que volverá a estar defendida por el Zamora de la liga: Jan Oblak. En el lateral derecho Jesús Gámez entraría en sustitución del héroe de la Champions, Juanfran Torres. El que no tendrá relevo, debido a las lesiones de Savic y Godín que se quedaron en Madrid, será José María Giménez. El uruguayo, que disputó los ciento veinte minutos siendo el mejor hombre del partido ante el PSV, será el encartado de liderar una zaga en la que tendrá como acompañante al joven central Lucas Hernández. En la izquierda actuará un Filipe Luis que vive su mejor momento de forma desde su regreso.

En el centro del campo podrían descansar dos pilares como Gabi y Koke, dejando una línea de cuatro con Kranevitter y Augusto Fernández en el doble pivote. Saúl Ñiguez será de los que no descansarán, y formará como interior. El jugador ilicitano se ha convertido en un fijo para Simeone, que ve en el canterano a un pulmón inagotable que el martes corrió más de diecisiete kilómetros sobre el verde del Calderón. Thomas Partey, que tras su lesión no había vuelto a contar con minutos, completaría la terna de centrocampistas.

En la puta del ataque Antoine Griezmann espera seguir con su racha goleadora en el liga, y como compañero de viaje contará con Fernando Torres. El fuenlabreño se perdió el último choque liguero por lesión, pero vuelve al once con energías renovadas y, sobre todo, con la moral por la nubes tras su gran actuación en Champions.

- Publicidad -

No lo tendrá fácil el equipo colchonero en tierras asturianas, pues al cansancio físico y psicológico ya mencionados anteriormente, hay que añadir que enfrente se va a encontrar con un equipo muy necesitado de puntos que se juega la vida. El Sporting, inmerso en puestos de descenso y a tres puntos de la salvación, lleva ocho partidos sin conocer la victoria. Ante esta situación, a los gijoneses solo les vale la victoria si no quieren dar con sus huesos en segunda de forma prematura. Cabe recordar que en la primera vuelta el equipo dirigido por Abelardo ya complicó mucho las cosas a los de Simeone, que no fueron capaces de perforar la meta de Cuellar hasta el minuto ochenta y nueve por mediación de Griezmann.

 

COMENTARIOS