El inexorable cambio de estadio

Charla organizada por La Peña Los 50 en el Ilustre Colegio de Abogados sobre el traslado del estadio del Club Atlético de Madrid. Fotografías hechas para la Peña Los 50 por Tania Delgado.

Inexorable, del latín inexorabilis; que no se puede evitar.

La Asociación Los 50 organizó un debate «político-jurídico-social» para tratar el cambio de estadio. Bajo el nombre ‘La Peineta, ¿dónde vamos? transcurrió un histórico encuentro, que fue moderado por el periodista Juan Pedro Valentín.

- Publicidad -

20160229_DebateLos50Si algo pareció claro es la intención inequívoca del club de completar el cambio del estadio, cueste lo que cueste. Y costará mucho, en concreto, entre ciento cincuenta y doscientos millones añadidos al coste del proyecto que el Atlético obtendría vía financiación a través de un préstamo a FCC (cuyo máximo accionista, Carlos Slim, parece interesado en desenquistar la finalización del estadio).

 

Charla organizada por La Peña Los 50 en el Ilustre Colegio de Abogados sobre el traslado del estadio del Club Atlético de Madrid. Fotografías hechas para la Peña Los 50 por Tania Delgado.

Comenzó el acto con un informe jurídico sobre el estado procesal del proyecto Mahou-Calderón a cargo de Francisco J. Estévez, Abogado a cargo de los asuntos tramitados en relación al plan urbanístico municipal ante el Tribunal Superior de Justicia y Tribunal Supremo. Acudieron al debate por parte del Club Atlético de Madrid: Fernando Fariza, director de explotación, Rafael Alique, Director de Comunicación, Miguel Ángel Gil-Marín, Clemente Villaverde, Jose Luis Pérez Caminero y Adelardo. El  Ayuntamiento de Madrid y los partidos políticos también estuvieron representados. Además el evento contó con miembros de Señales de Humo y aficionados de los barrios de San Blas y Arganzuela.

El Club alega que el cambio de estadio le permitirá unos réditos de explotación mucho mayores de los actuales y por tanto le permitirá seguir recortando la diferencia con los grandes equipos de Europa en el plano económico para poder  aspirar a no bajar del primer escalón que hoy por hoy ocupa sobre todo por méritos deportivos.

- Publicidad -

Para ello no ha dudado en activamente intentar abandonar la zona sur de la capital que considera demasiado céntrica para buscar un espacio en el barrio de San Blas donde poder explotar más el espacio tanto por la vía de la comercialización como por la vía de la organización de eventos. «Queremos convertir Madrid en la Ciudad de la Música», afirman.

Es muy de agradecer que Los 50 hayan sentado a una mesa a Señales  de Humo y al Club, aunque para conseguirlo hubiera que convocar también a políticos locales más preocupados en salir bien en la foto y en echar balones fuera (y culpas a otros partidos) que de aportar soluciones reales. Pero sin la participación de los grupos políticos difícilmente se hubiera obtenido esa imagen de Miguel Ángel Gil, Consejero Delegado y máximo accionista, junto a Jose Luis Ayuso, Presidente de Señales de Humo. El propósito social de Señales de Humo es intentar ser garantes de la voluntad de la afición rojiblanca, al margen de intereses accionariales.

Es destacable que por primera vez el club se expusiera y diera la cara de verdad. Clemente Villaverde, Caminero y Miguel Ángel Gil estuvieron presentes en el acto y escucharon (mejor tarde que nunca) a los aficionados más preocupados de la situación societaria. Más allá de la ronda anual de entrevistas amables en las radios y periódicos que rara vez (más bien nunca) preguntan por las grandes dudas del cambio de estadio. ¿Que situación patrimonial deja este cambio al club? ¿Por qué se siguió adelante cuando la operación dejó de ofrecer plusvalías?  ¿Cómo absorberá el barrio de San Blas tal afluencia de vehículos (casi 5.000 cada fin de semana) sin sufrir colapso y con tanta infraestructura a medio acabar? ¿Cuáles serán los equipamientos, de quién será la propiedad y quién los pagará? ¿Por qué nunca se consultó a los socios como se prometió el cambio de estadio? Ayer tuvimos la oportunidad de preguntar esto último aunque sin éxito. No obtuvimos respuesta. Siguen habiendo muchas más preguntas que respuestas pero se nota un aperturismo informativo en el club que es digno de mención.

Muchas voces críticas, muchas preguntas sin contestar y pocas, muy pocas respuestas. Al menos los dirigentes, socios mayoritarios, ya dan la cara ante los aficionados, los dueños de la soberania del club, sea de quien sea la mayoría accionarial. Algo es algo, pero no es suficiente. La razón no se obtiene con infografías de un estadio futurista sino siendo transparente y poniendo el interés deportivo y social del club por delante de todo lo demás.

 

Fotografía: Tania Delgado

COMENTARIOS