La vida en un instante

Encuentro disputado en el Vicente Calderón correspondiente a la ida de semifinales de UEFA Champions League 15/16. Fotografías realizadas para Esto es Atleti por Tania Delgado.

OPINIÓN. Explicaba Joaquín Sabina lo dolorosa que puede resultar la existencia “sobre todo si uno se emplea a fondo”, si se dedica todo lo que se tiene dentro, desde las entrañas, en el simple hecho de vivir. “Cuando pones tanto (…) lo más normal es que salgas lleno de cicatrices. Son pruebas de que has vivido”. Precisamente esa actitud es la que desprende ante la final del sábado el Atlético de Madrid: la posibilidad de sumar una cicatriz a su historia. Y por eso cabe preguntarse entonces si merece la pena.

Sólo pueden cambiar la historia aquellos capaces de arriesgarlo todo, perderlo en un solo instante y a pesar de ello seguir caminando hacia la profecía. Esa profecía a la que hizo alusión Juanfran en 2014, que después de perder el partido de su vida hacía referencia a este sábado: “Que estén tranquilos, que volveremos a jugar una final de la Champions”. ¿No fue entonces el partido de su vida? Por supuesto que sí. Y el de Múnich, el de Barcelona… El Atlético pierde vida y la gana al mismo tiempo conforme supera adversidades.

- Publicidad -

Muchos aficionados reducirían todo su ser a momentos así, como el que pueden vivir en Milán o en sus casas este fin de semana. Un instante, inexplicable, sujeto a un salto de fe que dieron hace mucho tiempo y del que no se han arrepentido nunca. No lo harán pase lo que pase. Lo peor que les puede pasar es perder una final de la mayor competición que existe contra su peor enemigo. Ya lo han vivido y puede decirse que una vez recibida, la bofetada duele menos.

Sólo se puede adoptar esa actitud si se es un poco inconsciente, sin miedo a poner en peligro la propia supervivencia de uno mismo. No es masoquismo sino un camino diferente de llegar a la meta. Ganar y que nadie olvide lo que hiciste.

Fotografía: Tania Delgado / Esto Es Atleti

- Publicidad -

COMENTARIOS