Al final fue chopped

CESAR MANSO/AFP/Getty Images.

CONTRACRÓNICA. Supongo que utilizar la palabra ‘jamón’ en el titular cuando el rival es el Guijuelo se paga a 1,01 euros por cada euro apostado, pero lo cierto es que todo lo que ha envuelto al debut en Copa del Rey del Atlético de Madrid ha sido más bien chopped, lo que en mi casa se conoce como ‘jamón del malo’. A pesar del 0-6 final y del buen gol de Vrsaljko, el partido ha tenido un sabor más propio de este embutido de bajo coste que de los excelentes embutidos que hacen en Guijuelo.

Y nadie se libra de su ración de chopped, comenzando por el propio club con una postura tan ridícula como ilógica. Si ya de por sí la conocida como ‘Cláusula del Miedo’ puede ser reprochable, aplicarla cuando tu jugador milita en un equipo de Segunda B roza el absurdo y más sí no se toma una decisión definitiva hasta un par de horas antes del partido. Pero en el Atleti a veces las cosas son inexplicables y Carlos Morales, portero cedido en el Guijuelo, no ha podido jugar este encuentro.

- Publicidad -

Aplicar la ‘Cláusula del Miedo’ cuando tu jugador milita en un equipo de Segunda B roza el absurdo.

Aunque el mismo plato de chopped que se lleva el Atleti se le puede servir a la Federación. Si es reprobable que el equipo rojiblanco optase por dejar sin opciones de jugar a Carlos Morales, más grave es que la RFEF no haya respondido en tiempo y forma a la duda formal presentada por el Atleti para ver si Keidi, que fue expulsado por doble amarilla en el último partido del Atleti B, podía jugar hoy. El resultado es que Olabe ocupó el lugar del albanés para evitar males mayores.

También hubo diversas raciones de chopped a repartir en el terreno de juego. La primera para Undiano Mallenco por pitar un penalti en una jugada en la que Carrasco se tiró con muy poco disimulo en una acción innecesaria en un día como hoy. Sólo sus goles posteriores han librado al belga de comer tan ‘humilde’ embutido. La segunda ración, bien se le puede servir a Nico Gaitán y a Thomas, porque han combinado acciones de mérito con un buen número de pérdidas de balón difíciles de digerir.

Caio, Juan Moreno, Olabe y Rober debutaron en partido oficial con el primer equipo, el último con gol.

Con todo, también es lícito servir unas tapas de jamón. Al croata Vrsaljko por hacer su primer gol con la camiseta del Atleti, pero también a los cuatro jugadores del filial que han podido debutar en partido oficial con el primer equipo. Buenos minutos de Caio Henrique en la primera mitad antes de dar relevo a Juan Moreno. La torna de debutantes la completó Olabe y Rober, este último con gol en el que ha sido el primer menú degustación de todos ellos en un restaurante con estrella Michelin.

- Publicidad -

Sin embargo, la sensación es que el plato principal de este partido ha sido de ‘jamón del malo’, en parte por la debilidad del rival y la falta de conclusiones, pero principalmente porque viene de la mano de un formato de Copa del Rey que es incomible. El partido de vuelta a todas luces sobra y aunque no hay riesgo de atragantarse, es algo que se debería mirar. Mientras tanto, el único jamón Cinco Jotas ha sido el maletín del servicio médico del Guijuelo. Gusto por los detalles.

Fotografía: CESAR MANSO/AFP/Getty Images.

COMENTARIOS