Generación Assunçao

Gustavo Henrique Assunçao sujetando un trofeo conquistado con La Academia.

ACADEMIA. Gustavo Henrique, hijo mayor de Paulo Assunçao, es a sus 16 años una de las promesas de Brasil. João, el pequeño, asombra en el Cerro del Espino con su golpeo de balón.

Pocos fichajes más rentables puede haber hecho el Atlético de Madrid en su vida, si todo sigue su curso, que el de Paulo Assunçao. El mediocentro brasileño (con nacionalidad portuguesa) recaló en el conjunto rojiblanco en el verano de 2008 a precio cero tras finalizar su contrato con el FC Porto. Ahí, el Atleti se la jugó a un Pinto da Costa que trató por todos los medios de truncar la situación sin éxito. Assunçao, cuya capacidad de destrucción está fuera de toda duda, fue un pilar para esos sistemas de cuatro delanteros de Aguirre y fue jugador capital para la consecución de aquellas dos Europa League que supusieron los cimientos de este nuevo Atleti.

- Publicidad -

A largo plazo, además, el brasileño ha dejado en la cantera a sus dos retoños, como ya hiciera en su día el francés Jean François Hernández con Lucas y Theo, y los chicos empiezan a ver sus nombres salir a la palestra más por sus actuaciones que por su apellido. Gustavo Henrique (2000), de 16 años, es mediocentro y juega en el juvenil de Liga Nacional. En su hacer, también se ha desempeñado en el eje de la zaga y sus buenas actuaciones le han permitido ir convocado con la selección de Brasil Sub 17, para la que lleva jugando ya desde hace seis meses. Es, en la actualidad, uno de los dos jugadores que juegan fuera de Brasil y ha sido convocado con la verdeamarelha para la Nike International Friendlies que se disputa la próxima semana en Estados Unidos. Además de ser uno de los más jóvenes del seleccionado.

Gustavo Henrique recaló en La Academia de forma paralela a que su padre llegara al primer equipo, en 2008. Y como él, abandonó el club en 2012. Se enroló también en el Deportivo de la Coruña cuando Paulo aterrizó en Riazor y allí dolió mucho que el padre se acabara marchando para retirarse porque veían en el mayor de los hijos una promesa en ciernes. Tras colgar las botas, los Assunçao regresaron a su residencia en la capital y ahí, junto a Gustavo, entró en la academia João, que había ingresado en el club en su primera etapa con sólo seis añitos.

João Víctor Assunçao (2004) tiene 12 años, es defensa y se desempeña en el Infantil B, junto a chicos que prometen mucho como Marcos Denia (hijo de Santi) o Fede Oliva. Los tres sorprendieron mucho ante las cámaras en uno de los últimos torneos de Fútbol 7 alevín que se celebran cada año. João es aún muy joven y, obviamente, aún no se puede elucubrar nada sobre su sino futbolístico. Pero a su corta edad, sorprende ya su capacidad de liderazgo y mando y sobre todo su toque y su golpeo de balón. Algo que, sinceramente, no ha heredado del bueno de su padre. Sus redes sociales están repletas de lanzamientos de faltas lejanas, balones colgados que acaban en las redes del portero rival, aprovechando que a esas edades la altura no es tamaña para alcanzar el travesaño en muchas ocasiones. Sea como fuere, cada balón que el chico pone en el área es un peligro. En serio, pasen y vean su Instagram.

- Publicidad -

Tiene el Atlético en su Academia perlas, perlas por pulir, que un día podrían llegar a ser relucientes. Ex jugadores como Assunçao, San Román, Hernández o Santi que dejan el legado de sus hijos, que explican a los suyos el sentido de pertenencia. Pero ahora es el turno de los Assunçao. A João vamos a dejarle disfrutar. Es un niño. A Gustavo Henrique vamos a verle evolucionar ahora cuando está en una de esas fases que deciden carreras. De momento, ya va un año adelantado a los chicos de su edad y seguro, de seguir así, será fundamental en el Sudamericano Sub 17 y en el Mundial de la categoría que se celebrarán en los próximos meses. Seguro que si mantiene los pies en el suelo, dentro de poco estará jugando la Youth League, esa que tanto le gustaba ir a ver cuando sólo era un cadete.

Fotografía: Instagram, Gustavo Henrique Assunçao

COMENTARIOS