Las pruebas de fin de año

CONTRACRÓNICA. Todo comenzó hace diez días (ante el Guijuelo en Copa, con todo resuelto); pruebas y más pruebas. Continuó hoy. Pruebas en profundidad, no pruebas someras, del tipo que le cambia la cara a un equipo para bien (si son exitosas) o para mal (si fracasan).

El Atleti lleva desde Milán en una encrucijada con una crisis de identidad que le ha impedido dar todo su potencial en el primer tercio de campeonato. ¿Resultado? Un tercio de las opciones de ganar un título se han esfumado antes de final de año. Con la cabeza de la Liga alejada nueve puntos y con cinco rivales por delante, sería de necios seguir pensando en luchar por ganarla, salvo milagro. ¿Que hacer? Sin perder de vista la importancia del tercer puesto (a «sólo» cinco puntos) esperen un Atlético conservador en Liga y valiente (e hipermotivado) en Copa del Rey y Champions League. En Liga sobrevivirá el partido a partido y en las otras dos competiciones se instalará el más ambicioso Final a Final, jugando cada ronda como si fuera la última.

- Publicidad -

Sería lógico que la Liga dejara de ser la prioridad para el Atleti en 2017

Los analistas han puesto sobre la mesa estos días motivos para el pobre rendimiento en el primer tercio de competición. Por un lado, el equipo sintió dudas en el cambio ofensivo tras las debacles ante el Alavés y el Leganés (en las jornadas 1 y 2). Se habla que el cambio ofensivo de adelantar a Koke pasó factura física a jugadores como Gabi y que las lesiones de Tiago y Augusto terminaron de dinamitar ese Atlético de la mediapunta que sufre tanto en defensa. Otros hablan de que el crecimiento de Carrasco del inicio de temporada (coincidente con la transformación temporal de Koke) encogió el área de influencia de Griezmann y por tanto su trascendencia en el equipo. Menguada la presencia del belga no volvió la del francés y he ahí parte de los problemas también. Están también las dudas defensivas que ha pasado de un eje de la zaga estable en años anteriores (Godín-Miranda y Godín-Giménez) a uno menos consolidado y además más exigido por el bajón colectivo. También se habla de desgaste natural en la vida de una plantilla y que el entrenador y los jugadores puede que estén demasiados habituados a competir juntos (sí, ahora resulta que eso también es un problema). Se habla incluso de falta de ambición que se traduce en disminuir la intensidad y perder las señas de identidad del Atlético de Simeone. Es decir, muchos pequeños potenciales problemas que se coaligan para que el Atleti no alcance su potencial.

Los males del Atleti pueden venir de varios sitios

En mitad de esta tormenta, la prensa (del ‘movimiento’ sobre todo… sí esa) ha olido sangre y ve señales en cada gesto de Simeone de que una era toca a su fin. Es una nueva ocasión de menospreciar su legado y méritos y buscar el titular inmediato y la exclusiva en cada rueda de prensa. No parece sin embargo que tal final esté tan cerca como los agoreros pronosticaban con certidumbre no hacía mucho. El propio interesado (más taciturno y tal vez dos puntos menos feliz que siempre) se ha encargado de asegurar con claridad en fechas recientes que pretende seguir. Conociéndole, es seguro que Milán es su mayor fuente de amargura, esa era la fecha señalada (y no se logró) y parece un mundo volver a remar. Ahora con la tormenta de una Liga cercana a desastrosa pero con unas perspectivas inmejorables en Copa del Rey y en Champions League, 2017 llegan nuevos aires para el Cholismo arropado por gran parte de la afición (no toda, sin embargo) que no pierde la fe en él. Además, parece que Simeone tiene un plan.

¿Está Simeone realmente cansado o cierta parte de la prensa quiere que lo esté?

Es fácil sentir una punzada de duda (o al menos es lógico que se genere moderada intranquilidad) con esta nueva aventura de Simeone con sus guerreros a un destino desconocido tan alejado de su ‘zona de confort’. Vemos laterales reconvertidos volver a sus olvidadas posiciones, vemos visos de titularidad al jugador fondo-de-armario, vemos poner a los volantes y a los centrales como mediocentros reconvertidos. Sin duda es un acto de valentía, de creer que la plantilla no sólo es rica en talento sino que también lo es en versatilidad y soluciones. Giménez, Saúl, Juanfran, Vrsaljko parece que tendrán un nuevo protagonismo en el Atleti del pasado mañana, el del 2017. Eso para un equipo que no podrá fichar en uno (o dos) mercados de fichajes es una gran noticia.

- Publicidad -

Cholo parece dispuesto a llevar al extremo aquello de ‘reinventarse o morir’

La Liga queda lejos…lejísimos, el estreno en el nuevo estadio podría llegar sin una sola cara nueva a causa de la sanción FIFA. A Simeone se le ve valiente dispuesto a afrontar riesgos con los hombres que tiene hasta junio y más allá. La gloria sólo premia a quien se atreve a soñar con tocarla. Diego Pablo sabe que la mayoría de sus pupilos iría hasta las puertas del infierno a sus órdenes. Por suerte Cardiff queda más cerca. La final copera también. Esas son las dos obsesiones del equipo desde la medianoche: convertir 2017 en un año de título.

Fotografía: Club Atlético de Madrid / Ángel Gutierrez

COMENTARIOS