Victoria, sí, pero sin buenas sensaciones

CONTRACRÓNICA. Había que ganar y se hizo. El objetivo principal de volver a la senda de la victoria estaba marcado a fuego en la previa del partido contra Las Palmas. Cualquier cosa que no fuera llevarse los tres puntos en casa ante un rival, a priori, inferior, tras la mala racha de un empate y dos partidos sin vencer de forma consecutiva en Liga, hubiera supuesto un estado de alerta y crisis en el seno del conjunto rojiblanco. Pero se ganó, por la mínima, y los tres puntos se quedaron en el Calderón para sumarse al casillero colchonero en la tabla.

Pero no todo es ganar. Aunque obtener la victoria hoy era fundamental y los tres puntos rompen con la racha negativa y alivian el estado de preocupación en el que permanecían inmersos los rojiblancos, lo cierto es que el partido contra Las Palmas no parece satisfacer demasiado al público que hoy tuvo la valentía de poblar las gradas de un estadio helado por las fuertes rachas de viento. Se ganó, sí, pero por la mínima. Y además se concedieron varias ocasiones al rival, que de tener más acierto, podrían haber terminado en gol. La defensa no se comporta con la misma fiabilidad de antes y el equipo ya no tiene esa solidez y seguridad. También se esperaba el ansiado gol de Griezmann, pero no llegó. Y es que el francés parece atrapado en un bloqueo mental desde que France Football le incluyó entre los tres aspirantes para el Balón de Oro. Y los goles de Grizi, que acumula nueve partidos sin marcar, son muy necesarios en el equipo de Simeone. Se echan en falta como los de Gameiro. Muy luchador hoy pero también sin acierto. Son los delanteros los que tienen que aportar y la falta de gol es acuciante.

- Publicidad -

Menos mal que Saúl apareció para marcar un gran gol desde fuera del área para dar la victoria a los colchoneros. Si los delanteros no ven puerta, los centrocampistas, aunque no sea su función, deben también aportar su granito de arena. Y gracias al gol del ilicitano, hoy el Atleti se llevó el gato al agua. La aportación de goles de la línea de medios en un equipo es fundamental para optar a grandes metas, pero es evidente que un equipo que quiere pelear por todo no puede permitirse el lujo de que los delanteros, que viven del gol, no vean puerta. Carrasco aporta calidad y verticalidad, pero en muchas ocasiones sigue eligiendo mal y eso el equipo también lo nota. Koke tampoco está en su mejor momento y Gabi acumula kilómetros en sus piernas por tener que estar «obligado» a jugarlo todo por las lesiones de los compañeros de puesto en el mediocentro. Hoy, sin embargo, Moyà dejó buenas sensaciones en la portería. Las mismas que Vrsaljko en banda derecha, completando un buen encuentro con continuas llegadas hasta la línea de fondo y centros al área.

A decir verdad, la victoria balsámica ha tenido su efecto porque corta la mala racha. Pero las sensaciones sobre el césped no denotan una recuperación en el juego, y sobre todo en el factor mental de los jugadores rojiblancos, que parecen bloqueados. Se despide un año muy bueno -con permiso del Guijuelo y el partido de vuelta de Copa del próximo martes-. Un año rozando la excelencia hasta la final de Milán. Un año no tan bueno, por lo irregular, tras la fatídica tanda de penaltis en la ciudad lombarda contra un rival de cuyo nombre no quiero acordarme. Vendrán bien las Navidades a los rojiblancos para enfocar los errores, potenciar las virtudes y despejar la mente. A decir verdad, el Atlético está vivo en Liga, prácticamente clasificado para octavos de Copa -con permiso del Guijuelo-, y entre los dieciséis mejores de Europa. Celebren con sus familias estas fechas, recarguen pilas, y encaren el nuevo año con todas las energías puestas enfocadas en alcanzar los objetivos.

Fotografía: Tania Delgado / Esto Es Atleti

- Publicidad -

COMENTARIOS