¿Y si nos merecemos ese escudo?

OPINIÓN. A mis 37 años de vida, 30 de ellos como socio abonado, he vivido al Atleti de todos los colores: luchando por Ligas, ganándolas, ganando copas, jugando en Europa casi todos los años, jugando por salvarse, descendiendo, jugando en segunda, jugando por la Intertoto, llegando a finales de Champions… Como ya dije, de todos los colores y lo que veo ahora no lo había visto en ninguna de esas etapas antes enumeradas.

¿Y si nos merecemos ese escudo nuevo? Esta es la sensación que tengo ahora mismo, poniendo por delante que yo soy muy contrario a dicho cambio. Vengo observando desde hace algún tiempo, un cambio de valores respecto a los que me enseñaron de niño sobre qué es el Atlético, que trasmitía el actual escudo y quizás sea hora de cambiarlo acompañando a esta variación de valores en la afición colchonera.

- Publicidad -

Los valores actuales que observo no son los míos, los que me enseñaron de niño

Voy a explicar con algunos ejemplos a qué me refiero con este cambio de valores que vengo observando intentando no repartir ningún carnet de buen o mal atlético. Sé de sobra que no estoy en posesión de la verdad absoluta, sólo de mi verdad, la que me enseñaron de niño.

El año pasado desgraciadamente falleció nuestro querido ‘Pechuga’ San Román. Muchos sólo le conocerían por las lágrimas que derramó en el homenaje a Luis Aragonés, pero todo el mundo colchonero le despidió como un grande de la historia del Atlético de Madrid. Y efectivamente así era. Pocos reparamos en su trayectoria. En los 10 años que estuvo en el club jugó tan solo 71 partidos. ‘Pechuga’ no fue un grande del Atleti por lo que hizo sobre el césped sino por cómo vivió su profesión. San Román fue en su época al equipo lo que puede ser hoy en día Miguel Ángel Moya; un reserva que siempre estuvo ahí para cuando se le necesitó, muy buen compañero y cumplidor al jugar. Pues bien ‘Pechuga’ es considerado un grande mientras que observo como a Moya se falta el respeto cada vez que se puede diciéndole que no vale como portero, que es más Community Manager que jugador, etc.

El lunes, tras la derrota en Villarreal, leí a mucha gente en redes sociales tratar con un desprecio increíble a varios jugadores como Juanfran (refiriéndose a él como el peor jugador de Primera División, asegurando que no sabe centrar, que es un ‘cojo’, etc.), a Gabi (que es un ‘triceraptos’, que no roba ni un balón, que es un prejubilado, etc.), a Koke (que está sobrevalorado, que no sabe ni sacar un córner, etc.) y podría seguir con más.

- Publicidad -

Se suspira por el que decidió irse mientras se veja al que se quedó

Me sorprende que se pueda hablar de manera tan vejatoria sobre estos jugadores y técnicos (sí, a ellos también les dan cera). Ellos, precisamente, que han escrito las páginas más brillantes de nuestra centenaria historia, mientras suspiran por jugadores que en mitad de la mejor temporada de dicha historia decidieron firmar precontratos con otros equipos.

Quizás no reparen en que dentro de cuarenta años las generaciones atléticas futuras les recordarán como nosotros recordamos a los Luis Pereira, Ayala, Irureta, Escudero y toda esa generación de los 70 que consiguió títulos, llevarnos a esa maldita final de Heysel. Yo no creo que en aquellos maravillosos años 70 ningún aficionado atlético hablara así de aquellos jugadores, porque los valores eran otros, los que trasmite el escudo actual.

Quizás el nuevo escudo esté diseñado para los nuevos ‘valores’ (qué no son los míos)

Si estos son los nuevos valores que trasmite el Atleti, quizás sea mejor que se cambie de escudo y que el mío, el actual, no lo pise nadie. Porque hablar así de jugadores que son historia viva del Atlético de Madrid, es pisar el escudo y eso no se lo merecen ni los jugadores, ni mucho menos el escudo.

Fotografía: Álvaro Moreno / Esto es Atleti

COMENTARIOS