106 años de rojiblanco

HISTORIA. EL Atleti comenzó a vestir de rojiblanco, por caprichos del destino, hace 106 años. En concreto un 22 de enero de 1911. Muguruza, Cárdenas, Allende, Arango, Ruete, Mandiola, Elorduy, Belaunde, Garnica, Palacios y Smith Ibarra serían los once portadores de la primera camiseta a rayas del Athletic Club de Madrid, y sin saberlo muy bien, estaban escribiendo una historia que sus biznietos sabrían de memoria y que para ellos sólo había sido una desafortunada situación.

El Athletic Club madrileño compartió directivos, bandera, jugadores (y hasta uniforme) con su matriz el Athletic Club de Bilbao los primeros años de su existencia. La directiva del club bilbaino había pedido un año antes a su directivo y jugador Juanito Elorduy que comprara las camisetas del club para ambas escuadras en Inglaterra y traerlas en el ferry a España.

- Publicidad -

Había acudido Elorduy (que al año siguiente se convertiría en extremo diestro y tesorero del Athletic Club de Madrid) a Inglaterra con el encargo por parte de la directiva bilbaina de adquirir aquellas zamarras nuevas. Bilbaino de nacimiento, pero madrileño de adopción, era habitual que Elorduy jugara con ambos equipos, pues Juanito era además directivo del equipo vasco y tesorero del madrileño.

La calidad de las prendas inglesas y la resistencia de sus vivos colores hacía que mereciera la pena traerlas desde tan lejos. Víctima de la procrastinación tan patria Elorduy dejó la compra de las camisetas del Balckburn Rovers, las que habían lucido ambos conjuntos desde los inicios, para su último día en tierras inglesas. Se encontró, sin embargo, con el desafortunado hecho de que no había suficientes disponibles para ambos equipos en la capital londinense. Dejó la compra sin realizar por tanto y antes de embarcar en Southampton vio que las camisetas locales listadas rojas y blancas eran fáciles de adquirir y de la máxima calidad. Además eran atractivas, llamativas y originales. Compraría cincuenta de rayas estrechas y con una estética cuerdecilla al cuello muy de moda en las camisetas de la época. Gustaron tanto que fueron aceptadas de inmediato como nuevo uniforme. Así fue como el equipo de Bilbao en 1910 y el de Madrid en 1911 cambiarían de elástica por una decisión de última hora.

Cuenta el mayor experto en la memoria colectiva del Atlético de Madrid, don Bernardo Salazar, que contrario a la creencia popular la rojiblanca no se estrenó contra el Athletic Club de Bilbao sino contra la Sociedad Gimnástica de Española con motivo de la II Copa Rodríguez Arzuaga, una competición cuadrangular de fútbol madrileño que enfrentaba a los cuatro mejores equipos de Madrid: el Athletic, el Madrid, el Español y la Gimnástica. El estreno fue accidentado ya que el partido no llegó a concluir en el tiempo reglamentario, ya que la Gimnástica se retiró tras dar por válido el árbitro un gol que suponía la victoria para los rojiblancos; cosas de los inicios.

- Publicidad -

Ha querido el destino que en ese mismo día 106 años después, se enfrenten de nuevo los dos Athletic Clubs, el original vizcaino y el hijo pródigo madrileño que creció hasta superar a su ancestro en títulos, afición e importancia histórica. Dos históricos, grandes de la Liga española, al que une la historia y debería unir el hermanamiento que les llevó un día a cambiar el azul y blanco arlequinado por el rojiblanco que les hizo grandes.

 

COMENTARIOS