Al principio llegó la intensidad

CONTRACRÓNICA. Intensidad. Confianza. Seguridad. Solidaridad. Sí, suena al Atleti del Cholo. Al original. Frente a Las Palmas, los de Simeone recobraron parte de las señas de identidad que les llevaron a lo más alto. Y claro, el equipo funcionó, ganó y dejó la eliminatoria encarrilada.

Curiosamente era Setién quien en la previa decía que le gustaría encarrilar el pase en el duelo de anoche, pero que no creía que sucediera. Se equivocó doblemente. Su deseo le salió rana y el Atleti dejó la eliminatoria muy bien para sus intereses. Tras el partido el técnico del cuadro canario dijo que le sorprendió que el Atlético saliera con tanta intensidad. Ahí está la buena noticia para los colchoneros. Vuelven por sus fueros. Si a alguien le gustaban los partidos de sangre de horchata, balón al pie y preciosismo posesionista está de luto: esa versión no volverá. No puede volver si el Atlético de Madrid quiere aspirar a lo más alto.  El éxito pasa por el partido a partido, por la intensidad, la seguridad defensiva y la solidaridad. Si además de eso los de Simeone logran hacer un juego esteticamente visual, miel sobre hojuelas. Pero es secundario. Las victorias, los puntos, los títulos en definitiva, se consiguen con goles. Los porcentajes de posesión y los Gifs están muy bien para las barras de bar. Seamos serios.

- Publicidad -

Juanfran, Vrsaljko y Giménez

Buen partido de los tres. El primero agradece estar más liberado de las tareas defensivas, el segundo está como una moto y el tercero aún está verde para ser un mediocentro al uso, pero no se le puede reprochar las ganas y el entusiasmo que pone al asunto. Jugadores como ellos son los que, con su trabajo silencioso, acaban por dar impronta al equipo. Las estrellas, los jugadores diferenciales son otros. Los Juanfran, Vrsaljko, Giménez y compañía se encargan de que los cracks puedan dedicarse a lo suyo.

Gameiro y Correa

- Publicidad -

Pelean, luchas, defienden, regatean, asisten, se desmarcan, pero no meten gol. Y por ahí les viene el drama y la ansiedad. Los delanteros viven del gol. Pueden pasarse meses sin hacer nada reseñable, pero si anotan goles asiduamente todo irá bien. Nadie puede reprochar a Gameiro y a Correa que cuando juegan dan el máximo por la rojiblanca, pero de gente como ellos se esperá más. Quizá menos esfuerzo, pero más gol. Sobre todo más gol. Que uno y otro acierten con la meta rival cuanto antes es necesario para las aspiraciones colchoneras. No puede haber Griezmanndependencia con jugadores como ellos dos y Carrasco en la plantilla.

Buen inicio de año

Tras el final de 2016 rodeado de dudas, sospechas e incógnitas, el 2017 ha empezado con una victoria de las que dan confianza, el Atleti ha recuperado sus señas de identidad y el Cholo ha dejado de hablar del Inter para hablar del Atlético de Madrid. Buena señal. El club colchonero necesita intensidad, sentir intensamente lo que hace para lograr los objetivos. En enero de 2011 el Atleti descubrió el Cholismo y recuperó la intensidad. Ahora los colchoneros se reconcilian con Simeone (si es que hubo tal cisma) y recuperan sus señas de indentidad de nuevo. Así comenzó está historia. Al principio llegó la intensidad….

Fotografía: Atlético de Madrid

COMENTARIOS