El manierismo es para otros

CONTRACRÓNICA. El Atlético de Madrid sumó los tres puntos contra el Betis, dejó su meta a cero, pero fue pitado por su hinchada en determinadas fases del encuentro. De locos. La misma afición que sacó pecho del Cholismo hace no mucho ahora reniega del mismo. Ver para creer.

Dice la Real Academia de la Lengua que amanerarse, en la acepción que aquí interesa, es «hacer afectado, rebuscado y falto de naturalidad su modo de hablar y de actuar». Anoche mientras veía la actitud del Calderón pensé que el hincha colchonero se está amanerando. Hace no mucho la afición rojiblanca hacía del Cholismo su bandera. Decía que el Atleti jugaba así, feo y fuerte en defensa y tremendamente afilado en ataque. Ese era su Atleti, decían. Se iban a casa contentos si su equipo ganaba. Los marcadores en binario, ya saben 1-0 en casa y 0-1 fuera, les parecía la cosa más maravillosa vista. Ganar, ganar y volver a ganar, recordaban citando a Luis Aragonés, uno de los tipos menos amanerados que ha dado la humanidad. Pero ya no. Ya no les vale ganar. Ahora quieren algo más. Pero no saben el qué.

- Publicidad -

Frente al Alavés o el Leganés, o en la primera parte frente al Sevilla en el Pizjuán el Atlético de Madrid realizó muy buen juego. Del vistoso, de ese que parece que piden ahora los aficionados colchoneros. Pero no marcó y el Atleti no ganó esos partidos. Tras ellos y las derrotas frente a Real Madrid, Real Sociedad y Villarreal la hinchada colchonera torció el gesto. Su Atleti ya no ganaba, ya no era ese equipo canalla que competía hasta la extenuación tarde tras tarde. Simeone, tan ajeno a estas cosas como puede, pero tan cercano a la realidad del vestuario como el tipo que ha visto lesionarse a Oblak, Augusto y Tiago y que ve como a Gameiro no se le caen los goles ha decidido volver al origen. A su origen. Ya saben 4-4-2. Portería a cero y a morder. Desde entonces el equipo ha mejorado. Ha agarrado el timón de los partidos y, aunque en ocasiones le de un ataque de narcolepsia a minutos del final, se juega a lo que Simeone quiere. Pero no la afición del Atleti. O eso parece.

Ahora el aficionado del Atlético de Madrid quiere que su equipo gane. Y le quiere porque gana. Quiere que su equipo juegue vistoso y le quiere cuando lo hace. Cuando no, ya no le quiere. Al menos se lo afea. Ya no es su Atleti. Todo esto, por si no lo recuerdan, es la primera estrofa, el origen del «Cómo no te voy a querer» que se canta por la Castellana.

Vaya por delante que aquí no se dan carnets de buen colchonero. Eso se lo dejo a los tuiteros con pseudónimos y a los pontificadores de Hacendado. Aquí se opina y punto. Y al que esto escribe siempre le asombró aquella afición colchonera que apoyaba a su equipo cuando éste tenía un plan. Ahora lo tiene. Es feo, pero es fuerte. Ha demostrado que da resultado. What else? El manierismo es para otros. El Cholismo es para el Atleti.

- Publicidad -

Fotografía: Esto es Atleti/Tania Delgado

 

COMENTARIOS