Feo y canalla

CONTRACRÓNICA. No hay que ser licenciado en el noble arte del fútbol para saber que el Atleti ayer no jugó un buen partido. Sin embargo, el equipo de Simeone recordó a su mejor versión, esa formación espartana, solidaria y que no deja ni un sólo hueco entre sus integrantes, un equipo sólido. Tan sólido como efectivo, ya que el conjunto rojiblanco sólo tiro a puerta tres veces, pero dos de ellas fueron gol. A la vieja usanza, con aire canalla y tres puntos en el bolsillo.

Al Atleti le costó entrar en el partido, tanto como al hielo de Ipurúa pasar a mejor vida. Ni uno ni otro lo consiguieron y así quedó patente en un primer acto en el que el Atlético de Madrid no tiró a puerta. Lecturas a disposición de cada lector, lo cierto es que fue el primer partido de toda la temporada en el que el conjunto colchonero no chutó a puerta durante los 45 primeros minutos. La opción de Torres no pareció funcionar ante un buen Eibar.

- Publicidad -

De la misma forma, el experimento de Giménez en el doble pivote tampoco convenció. Sí que es cierto que su presencia en la medular da esa ansiada solidez, permite tener una bala extra a los centrales y en momentos de apuro incluso jugar con una línea de tres con Savic, Godín y el propio Giménez, pero a la hora de sacar el balón el uruguayo no tiene ese temple necesario y todas las ventajas a nivel defensivo se pierden como también el uruguayo perdió repetidos balones.

El Atleti le costó entrar en el partido, pero salió del encuentro a la vieja usanza, con aire canalla y tres puntos en el bolsillo.

Con todo, Saúl desatascó el partido con un remate de cabeza sutil, después de ser el primero en corretear por el hielo con aires de líder. Matices que le hacen un jugador diferente cuando está enchufado y de momento ha empezado el año de la misma forma que lo terminó, con gol. La entrada de Gameiro fue el toque fresco necesario para cerrar el partido. Pase de Gameiro y gol de Griezmann, en una asociación que se ha repetido en 5 de los 11 goles de ‘El Principito’.

Ejecutado el rival, el equipo de Simeone volvió a cerrar filas y aunque tuvo un par de sustos, cerró el partido con la portería a cero por novena vez en esta Liga, aunque quizá lo más importante, consiguió repetir un guión. Al igual que ante Las Palmas en el campeonato doméstico, porque en Copa fue otro cantar, el equipo mostró una versión sólida y que los gurús del fútbol pueden llamar fea, pero que el aficionado rojiblanco siente canalla, muy suya y por momentos hasta atractiva.

- Publicidad -

Feo y canalla, el Atlético de Madrid ha dado un paso más en su vuelta a los orígenes y aunque todavía hay varios aspectos a solucionar, poco a poco vuelve el Atleti que busca Simeone. Los resultados del resto de partidos del sábado han querido que el conjunto rojiblanco pueda superar a la Real Sociedad, aunque mirar a los rivales no es el camino, por mucho que sea un paso adelante. Caminar despacio, pero hacerlo con fortaleza y solidez es clave. En Eibar así quedó patente.

Fotografía: Club Atlético de Madrid

COMENTARIOS