El corazón colchonero no fue suficiente contra la realidad

Vicente Calderón – Madrid – 01/02/2017 – 21:00 -Copa del Rey – Ida Semifinales

Atlético de Madrid

Griezmann 59′
1
2

F.C.Barcelona

Luis Suárez (8′) Messi (33′)
Árbitro: De Burgos Bengoetxea (Comité vasco)

CRÓNICA. Dicen que los románticos europeos del siglo XIX, enamorados como estaban de España, evitaban viajar a la península. Preferían mantener la imagen idealizada que tenían de aquello que había al otro lado de los Pirineos en lugar de llevarse un chasco al conocer la España real y miserable que en realidad era. Dicen los románticos del Cholismo que este Atleti aún tiene algo de aquel que ganó una Liga y peleó dos Champions hasta el último momento. Es cierto, pero no siempre aparece.

Frente al Barça el Vicente Calderón se preparó para lo que era, una noche grande. El Atleti salió decidido, con ganas de plantar cara al Barça y llevar la eliminatoria allí donde más le convenía. De ahí que Simeone sacara a Carrasco de inicio buscando aprovechar su velocidad al contragolpe. La realidad fue tozuda y pronto se le vieron las costuras al Atleti. Sólo hizo falta que Luis Suárez recogiera un balón, se diera la vuelta con la presión visual de Godín, lanzara un autopase para quitarse de encima a Savic y sacara un disparo cruzado para batir a Moyá. El Atleti tenía un plan, pero los mimbres no respondieron.

No lo hicieron, en parte, porque enfrente estaba el Barça de Messi, Neymar y Suárez. El tridente azulgrana se relamía cada vez que el balón le llegaba a uno de los tres. Se abrían, se juntaban, combinaban, disfrutaban con el balón y sin él. Porque la pelota era colchonera. Pero no el peligro. Tan sólo un cabezazo de Godín que se fue alto sirvió para que constatar que Luis Enrique había alineado a Cillesen en lugar de Ter Stegen.

Entonces, a la media hora de juego, cuando parecía que ambos equipos habían asumido sus roles apareció Messi. Uno de los muchos balones que sacó el Barça en largo buscando a la MSN acabó, cuando parecía que se había pasado el peligro, en Messi. El argentino recordó que con él todo puede suceder. Se sacó un zurdazo que pegó en el palo antes de colarse en la meta de Moyá. El tanto noqueó al Atleti hasta que se fueron a los vestuarios.

En el segundo tiempo el Cholo metió a Torres y apeló al componente emocional. En el aniversario de la muerte de Luis Aragonés era lo que tocaba. Y pocos sitios como el Calderón donde el corazón lata tan fuerte y tan rápido. Tras el intermedio el Atleti salió a morder o morir en el intento. La hinchada colchonera empujaba. Primero Gabi, tras una buena combinación con Torres se plantó solo ante Cillesen, pero a última hora le robaron la cartera. Era un aviso. A la hora de partido Griezmann dio vida a los colchoneros con un gol de cabeza. Oh, la, lá, Antoine Griezmann. Pudo completar la alegría colchonera, pero Cillesen le sacó un disparo a bocajarro. No era el día.

El arreón colchonero dio un paso más con la entrada de Gaitán y Gameiro. Pero no encontró gol. Lo merecía. A los cambios reaccionó Luis Enrique con más cambios. Buscaba dominar la pelota, enfriar el Calderón. Pronto vio que el infierno no se enfría con agua fría. Pudo hacerlo Messi, si una falta perfectamente ejecutada no la hubiera salvado Moyá cuando ya se colaba por la escuadra. El susto no aplacó al Atleti que siguió a lo suyo.

El Calderón empujaba como sólo lo hace quien tiene el corazón en la boca. Como sólo lo hace una afición rendida a una fe, el Cholismo. Tras una primera mitad nefasta el Atleti de Simeone estaba de vuelta. Mereció empatar, pero no lo logró. Ni Torres, que dio la vida al equipo cuando salió. Ni Gaitán. Ni Griezmann que es pólvora. Ni Gameiro. El Atleti tuvo muchas, pero no pudo batir a Cillesen. Por si fuera poco el árbitro no ayudó. De Burgos Bengoetxea obvió dos penalties que bien pudieron cambiar la eliminatoria. Como también pudo hacerlo el Atleti si hubiese salido desde el inicio como lo hizo en la segunda mitad. El equipo se va con la eliminatoria cuesta arriba, pero con el sentimiento de pertenencia por las nubes. Como aquellos románticos franceses que se atrevían a cruzar los Pirineos. Descubrían que su ideal no era tal. Pero no era peor.

Atlético de Madrid

1

F.C. Barcelona

2

  1 Moyá 13 Cillesen
16 Vrsaljko (9 Torres 46′) 20 Sergi Roberto
15 Savic 23 Umititi
  2 Godín   3 Piqué
  3 Filipe Luis 18 Jordi Alba
14 Gabi (C) 14 Mascherano
  8 Saúl (23 Gaitán 58′) 21 André Gomes (12 Rafinha 71′)
  6 Koke   4 Rakitic (6 Denis Suárez 57′)
20 Juanfran 10 Messi
  7 Griezmann 11 Neymar
10 Carrasco (21 Gameiro 70′)   9 Luis Suárez

icono_balon

6′ Luis Suárez se planta sólo ante Moyá gracias a un autopase y bate a Moyá

33′ Messi de un potente disparo desde fuera del área

apercibido

31′ Saúl por una falta sobre Messi en el centro del campo

38′ Savic por falta sobre Messi

64′ Neymar, por falta en el centro del campo

74′ Griezmann tras zancadillear a Neymar

85′ Gabi por cortar una contra en falta

89′ Messi por falta

90′ Mascherano por falta sobre Filipe

91′ Juanfran, por falta

Fotografía: Esto es Atleti / Tania Delgado

COMENTARIOS