Benditos todos

CONTRACRÓNICA. Cuatro años después la vida sigue igual. Otros son los que copan los titulares, las dificultades siguen en el mismo lado, pero el Atlético se mete en cuartos de final de la Champions League. Por cuarto curso consecutivo los colchoneros están entre los ocho mejores equipos del mundo. Simeone hace cotidiano lo extraordinario. Bendito Cholismo.

Están esperando que falle. Al menor tropiezo aparecerán. Tras Milan, tomaron posiciones. Están al acecho. Simeone, mientras tanto sigue a lo suyo. Haciendo historia. En el Atlético de Madrid y en Europa. No es fácil plantarse en cuartos. Hacerlo cuatro años seguidos es excepcional. Sólo los gigantes europeos lo han hecho en este tiempo. El Atleti entre ellos. Sonrían. Que es lo que les jode, que diría aquella.

- Publicidad -

Es cierto que el equipo colchonero está sufriendo esta temporada. Las lesiones le están marcando. Las dudas en defensa atenazan al equipo a la hora de ganar a los rivales por K.O. Ante equipos potentes sufren. A pesar de todo ahí están. Semifinales de Copa, pero con sensaciones de finalista sin final. Cuarto en Liga con la intención de asaltar el tercer puesto de un Sevilla, que tiene dudas, pero sigue compitiendo. El título está imposible, pero menos lejos de lo que parece: diez puntos son los que hay entre el Madrid de ZZ (se dice así, que es más cool), y el depauperado Atleti de Simeone. Y en cuartos de Champions. Otra vez. Si las próximas semanas son favorables a los colchoneros, los sueños y las obligaciones serán un poquito más tangibles. Razones hay para creer.

La primera es Simeone, su ambición. La segunda es Griezmann y la tercera es Oblak. La cuarta es el equipo. El francés parece haber aprendido a aparecer siempre. En los días grises y en los días perfectos. No siempre marca, pero siempre está. El esloveno está. Y con eso vale. Sus paradas lo demuestran. Y del equipo qué decir. No todos están a su nivel, pero pocos negocian el esfuerzo. Savic y Giménez se han partido la cara por el equipo. Filipe ha vuelto. Lucas siempre rinde. Vrsaljko se va entonando. Koke, Gabi y Saúl se definen solos. Thomas tiene ganas, pero le falta ese plus que exige el Atlético. Carrasco ya corre hacia atrás. Gameiro y Torres, si las lesiones no han cambiado su punto de forma, suman.  Y el resto deben apretarse las colleras. Gaitán y Correa los primeros. La obligación y el sueño están cerquita. Si todos suman, lo estará aún más. Si no llegan, aparecerán los que llevan esperando cinco años y medio. Que ya es esperar. Bendito sea el Cholismo.

Aunque para benditos los que saben todo. Por ejemplo aquellos que supieron que el ‘Cholo sácalo’ fue para Cerci y no para Torres. Fuimos unos pocos, ignorantes todos supongo, los que pensamos en el Niño cuando eso se cantó. Mil perdones a quien proceda. La ironía hay que saber hilarla y entenderla. Si da lugar a interpretaciones, hay un problema. Que si se quiso humillar al jugador, que si Cerci no merece llevar la rojiblanca, pero da pie a bromas, que si la abuela fuma…. Pero del que se esperaba la vuelta era del Niño. Estaba calentando y no jugó. Yo pensé en él. Que me perdonen, pero no tenemos a obligación de saberlo todo. Eso se lo dejamos a otros. Benditos sean.

- Publicidad -

Fotografía: Atlético de Madrid

 

COMENTARIOS