Competiciones Champions League Atleti… ¡Nada más que tú!

Atleti… ¡Nada más que tú!

- Publicidad -
- Publicidad -

CONTRACRÓNICA. El fútbol es un deporte injusto. Como alumno poco aventajado que soy, tardé en darme cuenta de ello. Lo comprendí en un asiento de San Siro, o mejor dicho, en una butaca de un autobús de vuelta desde Milán. Casi un día entero de viaje da para pensar en todo y en nada. En la vida y en el Atleti, porque al final viene a ser lo mismo. Te dices que es fútbol, pero sabes que más allá de esa manida frase, es reflejo de nuestra existencia.

Seguro que alguno como yo prometió no tomarse el fútbol -o la vida- tan enserio y que como un servidor, ha persistido en su propósito lo que duran las intenciones el día 1 de enero. Si el Atleti llama a tu puerta, lo niegas todo. Y vuelves a enamorarte, si es que alguna vez dejaste de sentir esa atracción por las bajas pasiones perfumadas de tu equipo. Cuando te quieres dar cuenta, vuelves a entonar su nombre, a riesgo de recordar aquella noche en Milán. Porque doler, duele.

- Publicidad -

En esas están y estamos. Ellos, los guerreros del Cholo, desde el dolor juegan y desde el dolor vencen. Nosotros desde el dolor animamos. Un dolor que no se marcha, pero que poco a poco queda eclipsado por una renovada ilusión. El himno de la Champions suena un poco menos lúgubre y Cardiff vuelve a ser candidata a convertirse en la ciudad más importante del mundo. Supongo que así es el fútbol y así es la vida, tan efímeros que no permiten que nada ni nadie se detenga.

320 días separan la final de Milán del partido ante el Leicester. Tiempo insuficiente para curar las heridas, pero periodo exacto para pasar página. Suena a pura contradicción, pero el duelo ante el club inglés marca un antes y después, simplemente porque fue la primera gran noche de Champions de la temporada. Fase de grupos y descafeinado partido de vuelta ante el Bayer Leverkusen al margen, el partido ante el Leicester ha supuesto el primer paso de un camino al que le quedan cuatro paradas.

Más allá del resultado, que se puede antojar corto, el Atleti cumplió con el guión previsto. El conjunto rojiblanco dominó el partido de principio a fin, consiguió ganar y dejar su portería a cero. Primer objetivo cumplido y no es secreto que completar las pequeñas metas del día a día permite soñar con éxitos más altos. Simeone lo sabe y aunque la vocación del equipo fue atacar durante gran parte del encuentro, jamás se descuidó la retaguardia. Eso sí, tocará apretar los dientes en el King Power Stadium.

- Publicidad -

Y no duden que lo harán, porque este equipo ya no le teme a nada. El dolor da gasolina a unos jugadores que han envuelto sus cicatrices con la pasión de los aficionados y que a su vez han sido la cura más efectiva para todos ellos. Porque en el fútbol como en la vida, lo que no mata te hace más fuerte y los jugadores del Cholo han dado su vida en dos ocasiones por estos colores. Tatuado a fuego, Atleti… ¡Nada más que tú!

Fotografía: Esto es Atleti / Tania Delgado

COMENTARIOS

- Publicidad -