East Midlands, lugar de proezas y… hogar del Leicester City

HISTORIA. Hay un lugar en Inglaterra que bien podría tener fama de milagrera. Las East Midlands, que así se llama la región, ha albergado la hazaña liguera del Derby County, los dos milagros en la Copa de Europa del Nottingham Forest y hace menos de un año la sorpresa del Leicester. Ahora sueñan con la Champions.

El este de las Midlands es una zona algo más grande que la Región de Murcia, pero mucho más poblada, si en la comunidad autónoma del sur de España viven menos de un millón y medio de personas, en la inglesa la cifra sube hasta los cuatro millones y medio. Allí, en la región británica, se han celebrado cuatro Ligas inglesas y dos Copas de Europa, entre otros títulos. Todo a cargo de tres equipos, el Derby County, el Nottingham Forest y el Leicester City. Aunque a decir verdad todo se podría reducir a dos hombres: Brian Clough y Claudio Ranieri.

MADRID, SPAIN – MAY 28: Nottingham Forest manager Brian Clough (R) and assistant Peter Taylor look on before the 1980 European Cup Final between Hamburg SV and Nottingham Forest at Santiago Bernabau Stadium on May 28, 1980 in Madrid, Spain, The 1980 European Cup was the last trophy that Clough and Taylor would win as a partnership. (Photo by Duncan Raban/Allsport/Getty Images).

A finales de los sesenta el Derby County decidió darle el banquillo a Clough. Los rams llevaban diez años en el Championship, la segunda inglesa, y anhelaban volver a primera. No sólo lograron ascender, sino que cuatro años después de la llegada de Clough a Derby el equipo ya había ganado la Liga. Es más, se plantaron en las semifinales de la Copa de Europa donde un polémico arbitraje frente a la Juventus les eliminó. El técnico inglés, siempre lenguaraz, acusó a los italianos de “bastardos tramposos”. A pesar de los éxitos, el carácter de Clough y el del presidente del Derby County chocaron por lo que el entrenador fue despedido en 1973. Curiosamente, meses después ya con Mackay en el banquillo, el cuadro inglés eliminó al Atlético de la Copa de la UEFA 74/75.

Derby, Nottingham y Leicester han vivido hazañas con las que nunca soñaron

Dos años después, en 1975, otro equipo del este de las Midlands, el Nottingham Forest decidió apostar a mitad de temporada por Brian Clough, quien tras su salida del Derby County había acumulado fracasos y polémicas a partes iguales. El equipo, al igual que le sucedió con los rams, estaba en segunda camino de tercera. Clough le salvó. Dos campañas después subió al Forest a primera y al curso siguiente logró el doblete alzando la Copa de la Liga y la Liga. La única en la historia del club. Al año siguiente se alzarón con la Copa de Europa. Y al otro, también. Y una Supercopa de Europa. Y otra Copa de la Liga. Inumerables milagros encadenados. Uno detrás de otro. Como si fuera sencillo. No lo es. No lo fue. En absoluto. La Liga se la ganaron al Liverpool, la primera Copa de Europa al Malmö en una final totalmente outsider, la segunda al Hamburgo de Kevin Keegan y la Supercopa al Barcelona.

Años después, en 1989 y 1990, ganó otras dos Copas de la Liga antes de marcharse en 1993, pero lo vivido en Nottingham entre 1977 y 1980 fue inolvidable. Como lo fue con los rams años antes. Curiosamente, la rivalidad entre los dos equipos de Clough es brutal. En Derby, al lado del Pride Park Stadium, hay una estatua del técnico con Peter Taylor, su segundo. Una grada del City Ground de Nottingham lleva su nombre, Brian Clough Stand. Y la carretera que une ambas ciudades es conocida como el Brian Clough Way. 

Dilly ding, Dilly dong

Tuvieron de pasar casi cuarenta años hasta que la tierra de los milagros futbolísticos diera un nuevo fruto. Fue en el curso 2015/2016. El Leicester City, un histórico equipo inglés fundado en 1884, encaraba el verano con las dudas del equipo que acaba de salvar la categoría por los pelos. La solución del dueño del club fue fichar a Claudio Ranieri, un entrenador cuyos escasos éxitos se escribían en pretérito imperfecto. Aquella contratación generó aún más dudas. Pronto se vio que el equipo estaba tocado por la varita mágica de las Midlands. O mejor dicho, por una pequeña campaña. Y es que Claudio Ranieri, en los entrenamientos utilizaba la onomatopeya dilly ding, dilly dong, cuando algún jugador remoloneaba. Para Navidad, con el equipo ya encaramado a las plazas de arriba, regaló una campanilla a los jugadores y a todos los empleados del club.

LEICESTER, ENGLAND – FEBRUARY 27: A painting of former Leicester City Manager Claudio Ranieri is seen in the city centre prior to the Premier League match between Leicester City and Liverpool at The King Power Stadium on February 27, 2017 in Leicester, England. (Photo by Michael Regan/Getty Images)

Lo cierto es que los métodos y las formas de Ranieri funcionaban. El Leicester, cuyos mayores éxitos eran tres Copas de la Liga, comenzó a soñar con el título de la Premier. El paso de las jornadas fue dando seguridad defensiva al equipo, mientras que Mahrez y Vardy ponían la pólvora arriba. Al final el campeonato fue una realidad. El sueño se cumplió. Los foxes alzaron su primera Liga y competirían en la Champions por primera vez en su historia.

LEICESTER, ENGLAND – MAY 07: Claudio Ranieri poses with the Premier League Trophy while Kasper Schmeichel puts the crown on the head of the manager as players and staffs celebrate the season champions after the Barclays Premier League match between Leicester City and Everton at The King Power Stadium on May 7, 2016 in Leicester, United Kingdom. (Photo by Michael Regan/Getty Images)

Pero en el este de las Midlands los cuentos de hadas no duran para siempre. Los malos resultados ligueros y desavenencias con los futbolistas que lograron el título liguero, hicieron que los dueños del Leicester echaran a Ranieri y dieran el puesto a Craig Shakespeare. Con el cambio de entrenador llegó una mejoría en los resultados: cinco victorias ligueras y una derrota además del pase a cuartos en la Champions League tras eliminar al Sevilla. Ahora se deben de medir al Atlético de Madrid, su verdugo en Europa. En su primera participación en la Copa de la UEFA les eliminaron los colchoneros. En su debut en la Recopa, los rojiblancos les mandaron a casa. Ahora, en su primera participación en la mejor competición de clubes del mundo, el Leicester sueña con cambiar su historia con el Atlético. En el este de las Midlands todo es posible.

Fotografías: Paul Ellis/AFP/ Tony Marshall/Laurence Griffiths/Michael Regan/Getty Images

COMENTARIOS