El Atleti recibió su propia medicina

Encuentro disputado en el Vicente Calderón correspondiente a la J34 de la Liga Santander 16/17. Fotografías realizadas para Esto es Atleti por Tania Delgado.

CONTRACRÓNICA. Tantos partidos terminó el Atleti venciendo por la mínima tras aprovechar un error del rival que un día, como el de ayer, sucedió lo que tenia que pasar. La moneda se dio la vuelta y esta vez fue el rival, el Villarreal, el que dio a los rojiblancos su propia medicina.

Y no es que los de Simeone no lo intentaran, que no fue así. De hecho el Atlético jugó una buena primera parte con muchas ocasiones de gol. Pero esa ley no escrita del fútbol que dice que si perdonas lo terminas pagando se materializó anoche sobre el césped del Calderón, y justo en el momento que más duele: en los minutos finales cuando ya casi no hay tiempo de reacción.

- Publicidad -

El Atleti buscó, fue a por el partido, pero el ataque posicional de los colchoneros no resulta efectivo cuando se trata de buscar espacios y rincones por donde atravesar defensas cerradas. Aún así, y gracias a la movilidad de Griezmann, Gaitán y Correa en los metros finales, los rojiblancos encontraron la forma de desorganizar a la férrea defensa castellonense -la segunda menos goleada de LaLiga junto a la del propio Atlético- y disfrutaron de varias ocasiones.

Pero ni Correa, ni Griezmann, ni Saúl, ni Gaitán, éste último con un mano a mano contra Andrés Fernández, pudieron perforar las redes del rival. Y en eso tuvo mucho que ver el portero del Submarino Amarillo, el nombrado Andrés. Y es que el meta detuvo cada uno de los torpedos lanzados por los destructores de la flota rojiblanca con el Almirante Simeone al mando. No es la primera vez que el portero murciano hace faena en el Vicente Calderón, pues ya amargó el primer partido de Liga del Atleti de Manzano con Osasuna. Aquel día, al igual que anoche, el cancerbero lo paró todo y dejó a los locales un aviso para que afinaran la puntería.

Simeone, viendo el muro infranqueable del rival, realizó una atípica sustitución con un doble cambio nada más comenzar la segunda mitad. Correa y Gaitán salieron para dejar paso a Gameiro y Carrasco. El belga se asoció con Filipe Luis y el gol comenzó a acechar la portería amarilla de nuevo, pero anoche la suerte no estaba con el Atlético y tras un encontronazo con Rukavina, Carrasco tuvo que retirarse lesionado solo un cuarto de hora después de saltar al césped echándose la mano a su hombro derecho con gestos de dolor.

- Publicidad -

Tras recomponer el once con la entrada de Torres, el Atleti lo siguió intentando, pero las piernas ya no llegaban a seguir al corazón de los jugadores rojiblancos, todo lo contrario que en el Villarreal, que encontró la frescura en la salida desde el banquillo de Bakambu y Soriano para, gracias a un error en la salida de balón de Filipe Luis, aprovechar para asestar el golpe definitivo que dejó al Atlético con una derrota en vísperas del aniversario de su fundación y ensombreció el homenaje que la afición rojiblanca brindó con pancartas aludiendo a los mejores momentos de un estadio Vicente Calderón que comienza a despedirse tras 50 años siendo la casa de todos los colchoneros.

Fotografía: Tania Delgado / Esto Es Atleti

COMENTARIOS