Ilusión contra obsesión

EL ONCE. Hace dos años, nadie cuerdo en Leicester habría soñado con estar a dos goles de una semifinal de Champions. Como la realidad en ocasiones supera a la ficción, en esas estamos, y los foxes destilan ilusión por los cuatro costados ante la cita más importante de su historia, lo que les convierte en un rival muy peligroso. Pero para empañar esos sueños, enfrente estará un Atlético de Madrid al que Bruselas le dejó una espinita clavada durante cuarenta años, Lisboa le generó una piedra en el riñón, y que recibió en Milán la peor de las cornadas. A pesar de los pesares, se ha vuelto a levantar y sigue empeñado en lograr lo que el destino le negó hasta en tres ocasiones. Lo que antes era una ilusión se ha convertido en una obsesión e incluso una necesidad sobre la que gira todo. Esta noche el césped del King Power Stadium asistirá a un choque de sentimientos: la ilusión de los locales contra la obsesión de quien calló tres veces y se volvió a poner en pie para seguir intentándolo.

Llega Simeone a Inglaterra con cara de poker y viendo peligros hasta en la ducha. Todas las precauciones son pocas, viendo como el Sevilla terminó sucumbiendo en las fauces del zorro de las Midlands, y el técnico argentino prepara un encuentro duro y de pocas alegrías ofensivas. El marcador de la ida invita a darle el balón a unos ingleses que, salvo los primeros impetuosos cinco minutos, tampoco lo van a querer. Con esos ingredientes, se avecinan 70 minutos de muy pocas ocasiones y cientos de emboscadas en el centro del campo. A partir de ahí, los locales sí asumirán más riesgos en busca del gol que fuerce la prórroga. Será entonces cuando los colchoneros tratarán de aprovechar el mínimo error local para sentenciar al contragolpe.

Aunque el Cholo no ha dado pistas, se espera que alinee de inicio a los mismos once hombres de la ida. Los mismos que empataron en el Bernabeú, y los mismos que ganaron a la Real Sociedad. Por tanto, Oblak defenderá la portería con la ayuda de una zaga formada por Filipe Luis y Juanfran en los laterales, más Savic y Godín en el eje central. El doble pivote estará compuesto por Gabi y Saúl, con Koke descolgado a la derecha y Carrasco en el costado izquierdo.

En busca del gol, Griezman y un Fernando Torres que regresa por primera vez a Inglaterra, desde que abandonó la Premier. La única duda en la alineación, no obstante, será la de un Torres que no atraviesa por su mejor momento. De no ser de la partida, el hueco dejado por el fuelabreño lo ocuparía Giménez, adelantando Carrasco su posición, y desplazando lateralmente a Saúl.

En el Leicester, lo normal será que Shakespeare tampoco cambie mucho respecto al partido de hace seis días en el Calderón. Tan solo entrará el renqueante Morgan por el sancionado Huth. Así las cosas, los once hombres que pelearán por el sueño de los foxes serán: Schmeichel; Simpson, Benalouane, Morgan, Fuchs; Drinkwater, Ndidi, Albrighton, Mahrez; Okazaki, y Vardy.

COMENTARIOS