Sobran los motivos

CONTRACRÓNICA. La cuenta atrás ha comenzado. El Calderón ha entrado en la recta final de su vida y descartada la resurrección milagrosa, más que nada porque es algo con copyright y dueño, cada partido debe ser una fiesta. Sobran los motivos para hacer de cada visita al feudo rojiblanco un día mágico y así fue ante Osasuna. La celebración del ‘Día del Niño’ se mezcló con el regreso de Gaitán, el debut de Cerci y con el acto central de la jornada, la vuelta de Tiago.

Es difícil no sonreír cual colegial al ver regresar a Tiago. El portugués fue la imagen de todos los rojiblancos en la final de Copa en Barcelona y quizá desde entonces tiene un hueco especial en el corazón del aficionado, a pesar del pequeño ‘despiste’ que tuvo uno de los tantos veranos que ha pasado en el club. Con todo, el Calderón vibró cuando el ‘5’ volvió a pisar el césped cuatro meses después de su lesión.

- Publicidad -

Quizá Tiago no esté todavía para jugar más de 20 minutos, pero eso fue lo de menos. Su regreso, unido al buen partido de Gaitán o al debut liguero de Cerci fueron ingredientes de una tarde que terminó con un 3-0 en el marcador y con algunas cuentas pendientes. A buen seguro la fiesta hubiera sido redonda si Torres hubiera marcado en el ‘Día del Niño’, de la misma forma que Carrasco mereció el ‘hat-trick’ que no alcanzó por un penalti fallado tras marcar su primer gol de cabeza.

Es difícil no sonreír cual colegial al ver regresar a Tiago. El calderón vibró cuando el ‘5’ volvió a pisar el césped

A pesar de ello, en lo deportivo el duelo ante Osasuna deja varias lecturas positivas. Thomas y Giménez son una nueva baza en el pivote, aunque ayer no estuvieron exigidos. Correa rindió como titular, algo que casi es una noticia en sí misma, mientras que Tiago puede ser esa bombona de oxígeno que reste esfuerzos a Koke, Saúl o Gabi en la recta final de los partidos, papel que Cerci también puede asumir. El italiano fue protagonista del ‘Día del Niño’ y en esta ocasión no por pasear a su perro.

Porque Cerci jugó en Liga, 2 años y 4 meses después. Algo que puede parecer  a priori anecdótico pero que en el fondo no lo es, porque si hay un entrenador que es capaz de resucitar jugadores, y sin que sea Semana Santa, ese es Simeone. No es descabellado pensar que el argentino tiene en Cerci uno de sus mayores retos. No será fácil sumar al italiano a la causa, pero mientras esté en el barco, hay que pensar en Cerci como un jugador válido.

- Publicidad -

Simeone cree, ahora estará por ver si Cerci y la grada también creen. No ayuda en exceso la guasa exhibida ayer, porque coloca al jugador lejos de la realidad del resto de la plantilla. Más que nada porque al final se provocan imágenes como la del segundo penalti, con Thomas, Godín, Lucas y Cerci ‘peleando’ por patear. Cerci no lanzó y al final esa imagen fue el perfecto homenaje al ‘Día del Niño’, con los jugadores cogiendo la pelota para lanzar cual chiquillos en el patio del colegio. Quizá ese penalti estaba reservado a un díscolo italiano viendo el resultado final.

Fotografía: Álvaro Moreno / Esto Es Atleti

COMENTARIOS