Danza bajo la lluvia para despedir al Calderón

CONTRACRÓNICA. Faltaban poco más de 5 minutos para el final del partido, el Atleti ganaba aunque ya sin opciones de pasar la eliminatoria y, de repente, cayó el diluvio. Los atléticos danzaron bajo la lluvia, orgullosos, entonando más alto que nunca su amor por los colores rojiblancos.

Todo el mundo pudo ver esos minutos finales de éxtasis de la afición rojiblanca. Los que no estaban presentes observaban atónitos por televisión cómo todo el estadio -bueno, todos no, todos menos el sector de aficionados madridistas- bailaba y cantaba bajo la lluvia. Por un momento todos se preguntaban qué equipo era el que se clasificaba para semifinales. Sin echar una mirada al marcador, cualquiera que viera la reacción en las gradas pensaría que el Atlético de Madrid era el equipo que se metía en la final de Cardiff, pero no… El marcador reflejaba 2-1 en el minuto 90, victoria colchonera, pero clasificación madridista. Se preguntarán todos aquellos que no sienten estos colores, ¿entonces cómo es posible esa alegría en la afición local?

- Publicidad -

La respuesta es que Neptuno no quiso perderse el adiós al Vicente Calderón en su última noche europea y forjó una tormenta para bautizar con sus aguas la despedida de la casa de todos los colchoneros. Y la lluvia llegó en los minutos finales para bañar de sentimiento la grada del feudo rojiblanco. Y se desató la locura, y se volvió a cantar el himno más fuerte que nunca, se bailó, se rió y se lloró, pero de alegría. Sí sí, de alegría, porque pese a quedarse en las puertas, otra vez, del sueño de ganar la Champions, los hermanos que anoche danzamos sobre la lluvia lo hicimos felices de pertenecer a un colectivo que sueña y vive la vida en rojiblanco, que ama al Atlético de Madrid sin condiciones. Este año no podremos ir a celebrar éxitos a la fuente, por eso fue el propio Dios del mar el que quiso estar presente para mezclar las gotas de lluvia con lágrimas de tristeza por la despedida de nuestra casa, de esfuerzo por intentar la remontada y de alegría por amor a unos colores.

Por supuesto que nos gusta ganar y que las palabras de Simeone y de los jugadores tras el partido apuntan un mensaje a la directiva, porque esta afición y este equipo merecen un crecimiento proporcional a su altura, que no podemos conformarnos con esto, pero al Atleti lo queremos por lo que significa, por sus valores, por lo que somos…. Porque mientras nosotros cantamos y aplaudimos orgullosos bajo la lluvia reconociendo el esfuerzo de nuestros jugadores que saludan desde el césped, los otros se protegen de la lluvia dentro del estadio y ni siquiera esperan para aplaudir la salida de los jugadores de su equipo. El amor incondicional a unos colores, frente al te quiero por lo que ganas. Seguid coleccionando títulos como el niño rico que obtiene todo lo que le pide a sus papás sin disfrutar ni un segundo de lo que posee con la única ambición de querer más y más. Seguid a lo vuestro. La palabra ‘Ganar’ en clave rojiblanca tiene otro significado: nosotros ganamos experiencias, ganamos hermanos, ganamos valores, ganamos sentimientos, ganamos una manera diferente de vivir y disfrutar la vida… Orgullosos de no ser como vosotros. No lo puedes entender!

Fotografía y Vídeo: Tania Delgado / Álvaro Moreno / Esto Es Atleti

- Publicidad -

COMENTARIOS