Un poquito de tranquilidad

OPINIÓN. La Copa de la Reina ha comenzado con máxima igualdad y unos cuantos despropósitos. Atleti Femenino y FC Barcelona, a priori los dos favoritos a llegar a la final, sudaron tinta china para superar los Cuartos de Final. Real Sociedad y Rayo Vallecano mostraron su mejor versión, hasta tal punto de obligar a ambos equipos a resolver sus partidos en la prórroga. En el caso de las rojiblancas, dos goles agónicos de Sonia y Amanda salvaron por los pelos la misión de defender título.

Más allá de este hecho, la Copa de la Reina ha arrancado con mal pie. No por culpa de los ocho equipos presentes, que en líneas generales han ofrecido un gran espectáculo, sino por el maltrato que, una vez más, ha recibido el torneo por parte de la RFEF. Se puede comprar que los Cuartos de Final no se jueguen en Las Rozas por la masiva ocupación de las instalaciones en estas fechas, pero se hace más difícil de entender que se disputen en un campo de hierba artificial.

- Publicidad -

Tan incomprensible es que se juegue en un campo de césped artificial, habiendo decenas de campos de hierba natural en la Comunidad de Madrid, como su calendario. Quizá pequemos de exagerados, pero no tiene mucho sentido colocar la Copa de la Reina como guinda final de la temporada, sin que interceda en el calendario de la Liga, para que al final el torneo se parta en dos por un amistoso internacional. Es año de Eurocopa, pero es difícil de justificar una Copa de la Reina fragmentada.

Cuartos de Final en césped artificial y parón de selecciones en mitad de su celebración. La RFEF sigue sin mimar la Copa de la Reina

Dicho todo esto, el parón de selecciones le viene mejor que nunca al Atleti Femenino. Y no, no me he vuelto loco. Al igual que en Liga cada parón era un contratiempo y una forma de parar el ritmo de unas jugadoras que lideraban la clasificación y se mantenían imbatidas, este hecho es beneficioso en esta ocasión. No obstante, jugadoras y cuerpo técnico han vivido algo más de dos semanas de emociones muy intensas. Miniestadi, ganar la Liga, tributo en el Calderón, visita a la instituciones. Todo sin respiro.

La sensación que dio ante el Rayo Vallecano es que el equipo tenía cierto cansancio mental. Una situación que derivó en algunos fallos de colocación y de concentración de unas jugadoras que si por algo se ha caracterizado es por ganar la Liga gracias a la regularidad y a la virtud de cometer muy pocos errores. En este aspecto, una semana tranquila puede sentar muy bien a las pupilas de Ángel Villacampa, aunque no sea para todas, ya que Kenti Roble, Andreea Paraluta y las siete internacionales españolas tengan compromisos con sus selecciones.

- Publicidad -

El próximo rival del Atleti Femenino será el Granadilla Tenerife, equipo que superó con cierta sorpresa al Levante Femenino. Un rival duro, mucho más tierno lejos de las Islas, pero que no le pondrá nada fácil el acceso a la final al conjunto colchonero. En este aspecto, el duelo ante el Rayo dejó patente que cualquier equipo tiene un hambre inmensa por ganar al vigente campeón de Liga y de Copa de la Reina. Un status que el Atleti Femenino sueña con mantener. Quedan dos partidos, así que pongamos un poquito de tranquilidad.

Fotografía: Atlético de Madrid Femenino

COMENTARIOS