El ridículo que no cesa

OPINIÓN. Parece difícil. Cada año me lo repito. No se puede hacer más el ridículo. No es posible que logren destruir desde la cúpula toda la ilusión que se genera a pie de campo. Cada año me tengo que tragar mis palabras. El Atleti ha pasado de club vendedor a club no comprador. De club no comprador a hazmerreir del fútbol español. Me repetía hace unos días «esta vez los mandamases del Atleti habrán aprendido y no convertirán a su equipo en el chascarrillo de todos. ¿No? ¿No? ¡¿No?!». No.

Esta vez los mejores gestores del mundo mundial se cuidarán de no tensar más la cuerda y traer a su entrenador lo que pida. ¿No? Hay que tener contento al míster, ¿verdad? El mismo entrenador que les ha salvado 6 años del ridículo y del escarnio, el que les ha colmado el museo de trofeos nuevos, el que ha hecho respetable al Atleti entre tanto vodevil. Esta vez serán más cholistas y menos gilistas pero no,… no aprenden.

- Publicidad -

El Atleti, este club no comprador. Este Atleti interruptus. Entra el dinero a la misma velocidad que salen publicados los rumores que derivan inevitablemente en decepción año tras año. Rumores se quedan (en el mejor de los casos). La culpa de todo es del TAS, o del Sevilla, o del Chelsea, o de la FIFA o de Señales de Humo. Esos sí que son malos. Del Real Madrid no debe ser. El eterno rival capitalino que te trata como el filial útil, tras despreciarte filtrando que te roba un jugador en la cara y en víspera de derbi, se le facilita los plazos de pago como agradecimiento y como debe ser. Todo en orden. Todo muy normal en el posgilismo de contar billetes y vender hasta a la abuela si se deja. ¡Shhh! No me interrumpas cuando estoy contando billetes. La culpa es de Theo que nunca debutó repito mientras sigo contando el fajo.

Con los bolsillos tapizados se debe pensar peor. Si no, no se entiende. ¿Que la gente no está enamorada al cien por cien con tu caprichosa reubicación de estadio? Corónalo deshaciendo tu escudo e invitando a Indi(recién salido de Fabrik) a la fiesta de este Atleti travestido.

En este Atleti es difícil reconocerse. Le cuesta hasta a los jugadores, por mucho coaching de mensajes que le den antes de ponerse delante un micrófono o una cámara. Saúl pide que no haya división. Torres, que es una época de cambio en la que los jugadores deben mantener la identidad y el nuevo estadio estará vació de historia (y de alma añado). Hacen bien es abstraerse del erial de sentimiento que inevitablemente llega en esta era de clientelización del sentimiento. No les culpo. Son lo único bueno que queda; los efímeros jugadores y el cada vez más efímero entrenador. Se irán y se quedará este Neoatlético de Madrid digno del Matrix más desolador y de tus peores pesadillas. ¡Haber elegido la pildora azul! ¡Haber comprado tú el club! Es difícil, si has mamado Atleti del de antes (y no sólo el de Twitter e Instagram) no desquiciarse ante tanto despropósito de acto y de comunicación.

- Publicidad -

El colmo de girar las culpas hacia Vitolo, hace que reverberen hasta pleno «páramo peinetil en obras» las carcajadas que llegan desde Sevilla. Siempre habrá alguien a quien culpar de la nula inversión del club en reforzarse y en apelar a la gallina de los huevos de oro que es Simeone para que vuelva a hacer su magia. Se está convirtiendo en costumbre culpar al que pasa por ahí. Ya hubo con Griezmann este mismo verano un conato de tirar al jugador a los pies de los caballos como ya lo hubo con Costa, desencantado el verano pasado, tras acordar unas cosas con el club y ver que pasaban los días y el club esperaba (o desesperaba, según a quien preguntes), no se actuara y se trajera a Gameiro para estupor de todos.

Saldrá Cerezo o Gil-Marín en dos o tres radios amigas a recibir preguntas cómodas. O sino, si hay alguien con arrojo para lanzar el dardo preciso, ante cualquier pregunta medio incómoda, el presidente a ritmo de monólogo contará un par de chistes como los que preparó para Pedro Simón en El Mundo para acallar el ruido. Tú pregúntame lo que quieras que yo te responderé lo que me dé la gana. ¿España? Una, grande y libre y yo voto porque es gratis (risa de lata) y así hasta que se termine la paciencia o la curiosidad.

Los jugadores juegan donde quieren, a no ser que quieran jugar en el Atleti. En ese caso, sólo si llega con el dinero del monopoly porque es que el gasto del estadio es mucho, hemos renovado a muchos jugadores y las cotas de ridículo siempre se pueden superar. El escarnio con Vitolo puede quedar pequeño en el caso de Diego Costa. Si no ficha por el Atlético, la culpa será del Chelsea, de Costa, del agente o de la prensa que inventa. Culpa siempre de otros y nada que asumir en este Atleti de plenos aciertos al ritmo de desmemoriados clientes con tragaderas para lo que venga, que en el Metropolitano las butacas son más anchas y se puede tragar más. Si alguien se queja es un nostálgico desfasado, un amargado y un negativo. ¡Biba el Aleti!

Se erige al lado del aeropuerto el mejor estadio de Europa, del mundo y del universo. Habrá wifi gratis, hotdogs a la americana, hologramas de ramos en los corners, spidercams y marcadores superchulos. Indi bailará a pie de campo el último hit de Robin Schulz (los tiempos mandan) y un escudo-logotipo preparado para cotizar en bolsa completará la estampa de este Atleti que no es el del Manzanares, sino el del ridículo que no cesa. Y aquí no pasa nada y si pasa (como dice Ruben Uría) se le saluda.

 

COMENTARIOS