Las ‘perlas’ de Cerezo

30 AÑOS DE GILISMO. En Esto es Atleti publicamos una serie de artículos en los que hacemos un repaso de los diferentes momentos, claves, anécdotas, triunfos, fracasos, decepciones, robos y lamentos, justo ahora que se cumplen tres décadas desde que la familia Gil está al mando del Atlético de Madrid.

PARTE XV. ENRIQUE CEREZO Y SUS SALIDAS DE TONO. Enrique Cerezo, presidente del Atlético de Madrid, ha sido siempre protagonista con un micrófono en mano. Sus salidas de tono, sonadas, entre equivocaciones provocadas por el desconocimiento y otras ficticias por su afán de animador social.

12 de junio de 2011. Estadio Vicente Calderón. La sala de prensa a rebosar para la presentación de Gregorio Manzano como entrenador del Atlético de Madrid en su segunda etapa. Enrique Cerezo toma el mando y se sube al micrófono para dar la bienvenida al nuevo técnico y a los medios que allí se dieron cita para cubrir la puesta de largo: “Buenos días… y buenas tardes a todos”. No fue su última ‘perla’, ni mucho menos la primera.

“Algunos fichajes están tan cerca que la lejanía es cercana”, afirmó, al ser preguntado en un mercado veraniego por futuras incorporaciones.

“El Kun Agüero es nuestro. El día que se vaya, seré el primero en dar la buena nueva”. Sentimiento que la afición no compartía, pues tenía por entonces al argentino como un ídolo.

“En la comida de directivas no hablaremos del Kun, hablaremos de mujeres, como hacemos siempre”, justo antes del derbi, cuando Agüero era noticia por un supuesto interés del Real Madrid en contratarle.

“¿Que qué haré si el Kun se va? Pues me pondré a contar muchos billetes”.

“Si el Kun se va al Madrid, mala suerte”.

Los jugadores juegan donde quieren jugar, quizás su frase de cuna.

“En el Atleti no hay bicefalia, solo hay dos personas que trabajan mucho”, afirmó cuando en una entrevista fue apretado por un periodista por la forma de dirigir que tienen él y Gil Marín del club.

“¿Una manifestación en nuestra contra? Deberían manifestarse para darnos las gracias”, señaló cuando gran parte de la afición se movilizaba contra su gestión.

“Si quieren protestar que protesten en Manchester, pero que no lo hagan en Madrid”, ante las continuas aglomeraciones de un sector de la grada inconforme con la directiva.

“¿El nuevo fichaje?, no recuerdo cómo se llama, pero si llega al Atlético de Madrid será por algo”.

“Es nuestra tercera visita (al Vaticano), hemos estado con Juan Pablo II y con Benito XVI”, en referencia a Benedicto XVI, cuando el Atlético visitó Italia en 2012 antes de medirse al Lazio.

Photo by Carlos Alvarez/Getty Images

“Buenos días y vamos a ducharnos”, le contestó a un periodista de calle que le preguntaba a la llegada del aeropuerto.

“Fernando Torres no se vende, es el símbolo de este club”.

“Vender a Torres sería un mal negocio, eso lo sabe cualquiera”.

“Os digo lo mismo día tras día, Fernando Torres no se vende”.

“Hoy es un día para estar muy contentos porque hemos vendido a nuestra estrella a un club grande”, el día que Fernando Torres se fue al Liverpool.

“Esto empieza a ser el vaso que colma la gota de agua”.

“Este Atlético es el mejor equipo de la historia”, afirmación rotunda que tenía origen en un empate (1-1) ante el Real Madrid en 2009.

“¿Que si puede ganar el Atlético la Liga? Peores cosas se han visto”.

“Simao sigue siendo jugador nuestro y le haremos una oferta de renovación porque es un buen jugador”. Esa misma mañana, Simao ya había sido presentado como jugador del Besiktas.

“La única oferta de renovación que hicimos por Simao es que no hicimos oferta de renovación”.

“Simao se va al Besiktas sin ser nosotros los vendedores”. Simao salió del club con 6 meses de contrato por cumplir.

“Jurado está muy bien donde está y no pasa nada”. Jurado se fue cinco días después, el último día de mercado.

“Nosotros no tenemos una gran crisis económica porque ya venimos de una”.

“Tenemos un pequeño problema. Y ese pequeño problema es que no hay dinero”.

“Yo no me puedo llevar dinero del Atlético de Madrid porque no tiene nada”.

“La culpa de los resultados deportivos no puede ser nunca de la estructura del club”.

“El que se baja una película sin permiso de su propietario está incumpliendo la ley, es un sinvergüenza, un pirata y un estafador”.

El que roba tiene que ir a la cárcel.

“Me hace gracia cuando me preguntan por los 500 millones de deuda como si fuera un drama. Parece como si hubiéramos matado a Manolete”.

“¿Por qué se preocupan de lo que debe el Atlético de Madrid? Nos deberíamos preocupar nosotros”.

“De donde no hay no se puede sacar. Vas a 1 jamonería con 50.000 jamones te llevas 1 y nadie se entera”.

Uno se lleva el dinero de donde hay. De donde no hay, no se lo puede llevar.

“El jugador que quiero fichar para el Atleti no existe. O no existe, o es un ángel”.

“Se habla de La Peineta, pero estamos muy a gusto en nuestra casa, que es el Calderón”.

“Lo he dicho por activa y por pasiva, te digo que el Calderón no se venderá porque no es así”.

“La Peineta es una gran operación. Es un día histórico, y también para el Atlético de Madrid”.

“La Peineta va a ser un gran estadio. El mejor del mundo. Por lo menos, el año que se inaugure”.

“El 99% de los aficionados se quiere ir a La Peineta. Se lo digo yo, lo tengo clarísimo”. Nunca preguntaron.

“No la he visto, no estaba mirando el partido, estaba hablando con un amigo”, tras ser preguntado por una jugada en la que Reyes vio la tarjeta roja. Cerezo estaba en el palco.

“En el Atlético solo están los que quieren estar. El que no quiere estar, pues ya sabe lo que tiene que hacer”.

“Quique Flores terminará la temporada porque yo quiero y porque es sobrino de Lola Flores”, cuando la permanencia del técnico estaba en el aire.

“Cesar Ferrando es un gran entrenador y estará el tiempo que él quiera estar, ni más, ni menos”. Pocas semanas después, Ferrando, que tenía contrato por un año más, fue destituido de su cargo.

“¿Manzano? tiene todas las papeletas para seguir, palabra de presidente”. Debe valer poco. Manzano no siguió.

“Contactamos con Rijkaard para ficharle, pero los teléfonos no funcionaban y no le encontramos”. El que sí funcionó fue el de Abel Resino.

“Hoy por hoy, el Atlético confía en Abel para que siga siendo entrenador”. Abel Resino fue despedido de su cargo el día siguiente.

“Javier Aguirre se ha portado muy bien. Se ha ido perdonando lo que se le debía. Muy bien hecho”.

“Tenemos un gran equipo, con no sé cuántos internacionales, y no es normal que estemos tan abajo en la Liga”, cuando el Atlético cabalgaba en mitad de tabla, hundido, en el inicio del año 2010.

Yo digo lo que quiera y cuando me da la gana. Y nadie me lo va a prohibir”.

“El fútbol no es un negocio, eso lo sabe cualquiera”.

“Somos un equipo que tiene la cabeza en el suelo”.

“Ser del Atleti tiene una ventaja. Da pocas satisfacciones pero muchas alegrías”.

“Se nos da bien jugar finales en el extranjero. Hoy en Mónaco, la otra en Hamburgo, antes en Barcelona…”, cuando el Atlético ganó su primera Supercopa de Europa.

“Si no viene Rosicky vendrá uno igual o mejor”. Rosicky acabó en el Arsenal y sustituyendo su nombre por el de otro futbolista se puede obtener una frase que se repite casi cada verano.

“Vamos a intentar fichar a un cerebro, o a uno que no sea tan cerebro pero que juegue bien”, cuando el Atlético buscaba hacerse con los servicios de Van der Vaart.

 

“Yo bastante tengo con enterarme si es gol o no, como para encima saber si un jugador es bueno o malo”.

“De pequeño me gustaba el fútbol, y creo recordar que era del Atleti”.

“Yo pondría un 2 en la Quiniela”. Atlético de Madrid y Real Madrid jugaban en el Vicente Calderón.

“Bienvenido a tu casa. Espero que la gente se aprenda pronto tu apellido”, durante la presentación de Toby Alderweireld.

“Gronjkaer (déjese a un lado la pronunciación) es buenísimo. Que yo sepa, no ha sido nunca suplente en el Birmingham”. El danés solo estuvo cinco meses en citado equipo.

“Vamos a hacer un Doblete. Nos da igual con qué títulos”, en referencia a la importancia de ganar torneos veraniegos como el Ramón de Carranza o el Teresa Herrera.

Este equipo aspira a todo”. Ese equipo se fue a Segunda.

“¿Tienes un boli? ¿Sí? Pues apunta. Nunca preguntaré cosas que no me digan que pregunte”, a un periodista cuya cuestión no le había agradado.

“Fernando Torres es, que yo sepa, jugador del Liverpool”. Era 2012, le estaban gastando una broma telefónica y Fernando Torres llevaba un año jugando en el Chelsea.

“Queremos tener una plantilla justa pero amplia”.

“Si no entramos en Europa deberíamos marcharnos del club”. Y así, año tras año, durante una década entera.

“Este sábado nos vemos en Cibeles”, a unos días de que el Atlético disputara una final por un título. Al menos rectificó segundos después.

“¿Quién es Mourinho, el presidente del Celta?”, tras ser preguntado por José Mourinho, que días antes había intentado humillar diciendo no conocer quién era Germán Burgos. El presidente del Celta se llama Mouriño.

“Sí, sí, ahora van muchas mujeres al fútbol. Y ya hasta opinan”.

“No es que sea difícil, es que es muy difícil, porque la verdad es que nunca sabe uno qué es lo que tiene que decir”, cuando los medios le preguntaron por si facilidad para hablar en público.

“No sé a quién votar, veo que hay mucho partido y me agobia, pero por supuesto que voy a ir a votar, que es gratis”, preguntado por las elecciones generales.

“A estas alturas de la temporada, todos los equipos tienen objetivos. Están los que quieren subir y los que quieren bajar”.

“Fernando Alonso no le ha costado nada al Atlético de Madrid porque nosotros les cedemos a Cherti”. Enrique Cerezo, hablando en Cadena Ser, sobre el intercambio de jugadores con el Milan entre Fernando Torres y Alessio Cerci.

“¿Que en qué se parecen el fútbol y los toros? En los dos pitones que tienes tú ahí”, respondiendo a la pregunta de la reportera Berta Collado.

“¿Un resultado? No sé, yo digo que ganará el equipo que más goles meta”.

COMENTARIOS