Los méritos para ser leyenda

OPINIÓN. Ayer en Esto es Atleti nos hacíamos eco del comunicado del club en el que se anunciaba que se comenzaban a instalar en el Paseo de Leyendas del Metropolitano las placas en homenaje a los futbolistas con más peso histórico del Atlético de Madrid a lo largo de sus 114 años de vida.

El criterio elegido para tal privilegio, según se afirmaba en el comunicado del club, no es otro que el de haber disputado 100 partidos oficiales defendiendo los colores rojiblancos. Una norma que a buen seguro va a generar mucha controversia, dado que quizá el número mínimo de partidos puede antojarse escaso como criterio único para ser elevado al estatus de leyenda en un equipo de la talla del conjunto colchonero.

Publicidad

GIMÉNEZ Y CARRASCO ESTÁN A DOS PARTIDOS DE CONVERTIRSE EN LEYENDAS

De partida serán 152 las placas que quedarán adosadas a los adoquines del Paseo de Leyendas, más las Giménez y Carrasco, que todo hace indicar que cumplirán la centena de encuentros precisamente el día de la inauguración del estadio. Y entre tanto homenaje, si uno se fija en la lista de nombres con derecho a placa, hay algunos que chirrían bastante.

De repente nos sobresaltan nombres como los de Pablo Ibáñez, Juan Valera, o Peter Luccin, recordándonos quizá la época más negra de la institución. Habrá quien pueda pensar que trataron de defender el escudo honradamente, pero quizá elevarlos a la condición de leyendas y sentarlos a una mesa con “comensales” de la talla de Adelardo o Luis no sea justo, ni siquiera para ellos.

Más llamativo si cabe es otro grupo de jugadores que no hace tanto que pasaron por el club de la Ribera del Manzanares (ay, como suena eso de la Ribera del Manzanares…). Jugadores de pie fino y cuenta corriente gruesa fichados a bombo y platillo que rara fue la tarde en que mostraron aquello que se les presuponía. Hablamos de Ibagaza, Reyes y Jurado, tres futbolistas que colmaron la paciencia de la grada y no se libraron de los pitos y abucheos del Calderón, fundamentalmente por su falta de entrega y escasa profesionalidad.

Productos Gourmet Atlético de Madrid

Y ahora viene lo mejor: honores a jugadores considerados non gratos por el grueso de la afición. Agüero, Hugo Sánchez y Arda Turan, perfectamente podrían haber sido considerados como jugadores legendarios, pero sus salidas del club transformaron el amor que la afición les profesaba en un odio irreconducible. Es más que probable que sus placas en el Metropolitano no vayan a ser de las más relucientes.

FALCAO, PANADERO, O SAN ROMÁN NO DISPUTARON LOS PARTIDOS SUFICIENTES PARA TENER SU PLACA DE HOMENAJE

Pero si resulta grotesco ver nombres de futbolistas en las antípodas de ser considerados leyendas por el hincha a los pies del Metropolitano, no será baladí la terna de ausencias de jugadores cuyas placas habrían tenido sitio de haberse sometido a votación por los abonados. Figúrense; Falcao, el hombre de las noches de Bucarest y Mónaco, no tendrá el privilegio de ser considerado leyenda, debido a que le faltan 9 encuentros para llegar al mínimo. Tampoco estará Leivinha, ni Panadero, ni Marcel Domingo, ni Vavá, ni Pacheco, ni Alemão, ni Penev, ni Villa, ni el “Mono” Burgos. Y no, tampoco estará San Román, aunque no se lo crean. No estará el “Pechuga”, ese hombre que no necesitó números para meterse en el corazón del aficionado de por vida. No sé a ustedes, pero para un servidor eso es ser leyenda.

Datos: www.infoatleti.es

COMENTARIOS