Wanda Metropolitano: muchas, muchas luces y alguna sombra

INAUGURACIÓN WANDA METROPOLITANO. Todo era novedoso, diferente y desconocido para los colchoneros en el estreno. Con las paradójicas sensaciones encontradas de estar jugando una final en un campo desconocido pero al lado de casa e intentando sentirse en casa en un espacio extraño y empezar a crear rutinas los aficionados con cara de despistados, 68.000 almas, peregrinaron hasta el estadio con muchas dificultades tanto en coche como en transporte público. Dentro del estadio quedan infinidad de cositas por rematar pero también quedan muchas por fuera. Muchas son lógicas y comprensibles, otras no tanto.

Vamos con lo positivo: el Wanda Metropolitano es un campazo; la cúpula y su sistema de iluminación lo hacen único, se ha cuidado mucho el atrezzo (la espectacular tienda, el paseo de las leyendas, el letrero espectacular en ambos laterales, la bandera imponente (la más grande de España), los asientos comodísimos como parecían en las imágenes y muchos detalles más.

El conjunto tecnológico del Wanda Metropolitano (la cubierta, el sistema de iluminación, el ribbonboard y los marcadores), a pesar de algún pequeño fallo, fruto del estreno, es la nuevas maravilla de la ciudad en instalaciones deportivas.

 

No todo es positivo; el estado de los acabados interiores es bochornoso en algunos sitios (sobre todo en espacios como cuartos de baño), hay filtraciones de bajantes, la galería comercial, las taquillas y otros espacios están sin empezar o están instaladas de manera provisional.

El club asegura que cada semana tendrá mejor aspecto el estadio pero todo lo pendiente denota lo prematuro del traslado que resulta sorprendente teniendo el Atlético aún un campo plenamente funcional. Tras la aparente terquedad del club de no modificar la fecha de traslado deben haber sin duda razones de peso que le obliguen al Atleti a jugar desde ya en Canillejas pues ha debido llevar al límite sus relaciones con FCC para que terminara lo más importante de la obra. En el club piensan que la constructora ha incumplido sistemáticamente los plazos de finalización de la construcción que había fijado para julio.

La obra civil de los alrededores debe verse, sin embargo, como una auténtica gesta que roza el milagro. Los críticos accesos a la Plaza de Grecia, los aparcamientos y los espacios que rodean el estadio se han desarrollado desde la nada en sólo cuatro meses. A eso se ha unido la estación de metro de Metropolitano, que salvo saturaciones puntuales puede ser la gran solución de transporte para el club.

Seguro que algún empleado del Atleti duerme a pierna suelta esta noche por primera vez en muchos meses. Haber ejecutado una inauguración tan compleja como esta con un traslado tan acelerado es motivo para sentirse orgulloso. Queda mucho pero lo que hemos visto en el estreno Metropolitano ya impresiona mucho

COMENTARIOS