No hay quien ponga freno a Diogo Jota

Alex Pantling/Getty Images
Alex Pantling/Getty Images

CEDIDOS. El portugués mantiene un nivel altísimo durante todo el primer tramo de temporada. Suma nueve goles y cinco asistencias en 19 partidos y es el líder del Wolverhampton, que camina con pie firme hacia la Premier League.

El Wolverhampton es líder y ya tiene dos partidos de margen con respecto al segundo clasificado en la Championship. Los seis puntos que le separan del Cardiff City y los siete de colchón con el Sheffield, este último ya en plaza de playoff y no ascenso directo, hacen pensar en que los Wolves, con casi la mitad de la temporada jugada, son los claros favoritos al título esta campaña.

- Publicidad -

Y gran parte de culpa en el éxito del equipo que dirige Nuno la tiene Diogo Jota. El portugués, cedido por el Atlético de Madrid, suma nueve goles y cinco asistencias en sus 19 presencias y es el jugador capital del equipo, el ídolo de la grada y a ese al que darle el balón cuando éste empieza a quemar. Ayer descosió al Bolton, colista, con una diana y un pase de gol en el 5-1 en el que brindó una actuación que abrió noticiarios deportivos en las Islas. Todos los reportajes llevan siempre, de manera implícita o explícita, una coletilla: Diogo Jota, demasiado bueno para la Championship.

El luso parte desde el perfil izquierdo pero es en la libertad que le asigna su técnico donde encuentra la capacidad de sorpresa, la capacidad de improvisación y el ser un peligro constante. A Jota se le achacaba en sus pretemporadas con el Atlético su falta alarmante de poderío físico y su verdura en el juego y ha sido precisamente en la Segunda Inglesa, de las divisiones más duras en lo físico, donde ha explotado de verdad.

Jota, que el curso pasado fue de menos a más en un Oporto de Champions (empezó de titular pero acabó pagando el lastre de ser un jugador decido de paso para un equipo que ya preparaba la marcha de su ídolo André Silva y quiso asentar las ideas para un futuro en el que no iba a estar Jota), ha dado un paso hacia atrás en su carrera para dar dos adelante. Su buen hacer este curso y la proyección que ya se le presuponía le hacen ser el capitán de la selección Sub21 de Portugal y sueña con estar en el Mundial de Rusia del próximo verano.

- Publicidad -

No se esconde y afirma que su impacto y su actuación en el fútbol inglés está siendo «mejor de lo que me esperaba» y a las preguntas sobre su futuro no se quiere mojar. «No sé qué va a pasar, todos los escenarios son posibles». Tampoco quiere comparar su hacer esta campaña con lo que hizo en el Oporto, solo busca jugar, mejorar y progresar para seguir siendo el ídolo de la grada.

El jugador, propiedad aún del Atlético, no ha conseguido lograr ningún galardón a Mejor Jugador del Mes, pero ha sido claro candidato tanto en agosto como en septiembre y octubre. Ahora, en noviembre, se vuelve a erigir como uno de los claros favoritos al trofeo. El tiempo dirá si Diogo Jota escribirá su futuro de colchonero o no. Novias no le van a faltar en una Liga Inglesa que se caracteriza por tener el dinero por castigo y los propios fans del Wolves invitan a su equipo, que ya pagó en verano 20 millones de euros por Rubén Neves, otra estrella en ciernes lusa, a repetir la operación.

Fotografía: Alex Pantling/Getty Images.

COMENTARIOS