Los cambios que no sirvieron

Encuentro disputado en Cerro del Espino de Majadahonda, correspondiente a la J 11 de la Liga Iberdrola 17/18. Fotografías realizadas para Esto es Atleti por Alvaro Moreno.

CONTRACRÓNICA. Villacampa, normalmente acertado en saber modificar los partidos desde el banquillo, no supo dar con la tecla con sus cambios en el Atleti-Rayo el sábado produciéndose la primera derrota en año y medio del Atlético de Madrid Femenino.

Es obvio que primó en el partido el aspecto físico, el orden, la defensa y la presión con el consiguiente atasco y la falta de ideas. Se requiere para romperlo, acierto en las pocas ocasiones que se generen y si no es así, es crucial cualquier decisión desde el banquillo que rompa esa dinámica negativa.

- Publicidad -

Analizando los cambios que ordenó Ángel Villacampa quizá no fueron los mejores, ni en el tiempo ni por los efectos buscados ni por las jugadoras sustituidas, aunque la crítica a posteriori siempre es la más sencilla con el resultado en la mano.

En principio ninguno de los cambios pareció deberse a una lesión, que es lo que invalidaría el análisis. Tampoco se intenta explicar el porqué de la derrota a través de ellos. Añadamos a este análisis la ausencia de Marta Corredera, que hubiera podido sumar desborde por la banda, si bien, tal vez fuera necesario su descanso y el entrenador es siempre el que más información tiene respecto a su plantilla.

  • Minuto 46 (doble cambio): Menayo y Bautista salen por Jucinara y Esther.
    • Cambios muy tempranos, hubiera sido deseable dejar pasar el primer cuarto de hora de la segunda parte. Seguramente intentaban buscar más llegadas y con más fluidez. No surtieron efecto. Menayo no llegó más lejos que Jucinara y Carla no supo penetrar por banda la tupida malla rayista. Alternativas: quizá un perfil más de banda y de velocidad como Viola hubiera sido mejor alternativa o la propia Menayo de interior ahorrando el cambio de Jucinara.
  • Minuto 69: Ordega por Ludmila.
    • El cambio que llega por el agotamiento de Ludmila en cada partido pareció llegar demasiado temprano. La brasileña era el mayor dolor de cabeza de las vallecanas hasta el punto de provocar un penalti. Probablemente este cambio buscaba capacidad de remate y madurez en ataque. Es pronto para saber si Ordega acusa la adaptación o si sus limitaciones no le permiten rendir. Tuvo espacios que no supo aprovechar. Alternativas: quizá un perfil con más movilidad como la propia Bautista o Viola hubiera sido una mejor opción.
  • Minuto 80: Daoudi por Sonia.
    • No fue el mejor partido de Sonia y seguramente acusó el cansancio de tanto encuentro continuado. Villacampa intentó mejorar la construcción a falta de otras alternativas en ataque. Pero no quedaban muchos minutos y Daoudi apenas pudo aportar saliendo en frío. Muchas veces el cambio sobre el papel más idóneo no logra entrar en el ritmo del partido. No es que no fueran minutos de parar y templar, pero fue el cambio más inexplicable atendiendo al innegable instinto de Sonia que es capaz de ‘rascar’ un gol de la nada. Alternativas: nuevamente Viola, pero, como urgencia hubiera podido probarse la capacidad de rematar de cabeza de Marta Cazalla.

Las combinaciones posibles son casi infinitas. Si descartamos las opciones más directas donde el Atleti adolece al margen de Esther y Cazalla de grandes rematadoras a balón parado desde la salida de Mapi es evidente que se opta por opciones de manejar la pelota y buscar superar al rival en juego. Se podía haber probado a meter antes a Daoudi por Ángela o Meseguer, dejando a Ludmila y Esther en el campo buscando mejor circulación de la pelota y añadir un recurso más entre líneas.

- Publicidad -

También es probable que los cambios no hubieran podido romper la dinámica y la ansiedad. El penalti fallado y el gol del Rayo en menos de un minuto es un factor de desestabiización del que es dificil recuperarse.

La temporada continúa y este resultado no deja de ser un resbalón que no puede eliminar el crédito y el respeto, por muchas dudas que dejé en el aire. Eso sí, para hacer creíbles las alternativas en partidos tan entrampados hay que sembrar y dar participación y minutos en otros partidos a esas jugadoras menos habituales como Carla, Ordega o Daoudi que salen del banquillo.

Fotografía: Esto es Atleti / Álvaro Moreno

COMENTARIOS