Fillol, sobre ‘su’ final con el Atlético en Lyon: «Recuerdo especialmente la arenga de Luis»

Argentine goalkeeper Ubaldo Fillol stops the goal, on June 6, 1978 in Buenos Aires, during the football World Cup match in Argentina.

ENTREVISTA. Ubaldo Matildo Fillol, conocido como Pato Fillol, está considerado como el mejor portero de la historia de Argentina. En su poder ostenta el récord de penaltis parados en un sólo campeonato argentino y fue el meta de la selección albiceleste que se proclamó campeona del mundo en 1978, protagonizando una de las fotos más icónicas de la historia de los Mundiales, la conocida como el abrazo del alma. Llegó al Atlético en los últimos años de su carrera, pero aún era considerado como el mejor meta de su país. En su única campaña como rojiblanco alzó la Supercopa y disputó al final de la Recopa de Europa en Lyon. Precisamente allí donde vuelve el Atleti a jugar una final. «Ojalá que por el aprecio y el cariño que le tengo al Cholo y al Atlético puedan conseguir éste título allí donde nosotros no pudimos», se sincera el argentino.

«Jugar en el Atleti es de lo mejor que me ha pasado en el mundo del fútbol»

Inmerso en la promoción «El Pato», su autobiografía, que en España sólo se podrá obtener en formato electrónico, recuerda para Esto es Atleti, como fue su llegada al Atlético. «Llegué del Flamengo, porque Pepe Navarro y otro dirigente vinieron a buscarme a Rio de Janeiro para contratarme. Acepté inmediatamente, aunque Flamengo no me dejaba ir. Tenía el sueño de jugar en Europa, en España. Y el Atleti me encantaba. Llegué por Navarro y por Vicente Calderón, que era el presidente en esa época», explica. A pesar de que firmó un contrato por dos años, sólo cumplió el primero, en el que fue muy irregular porque «extrañaba mucho Argentina, me lesionaba muy seguido… dormía mal… no pude rendir bien». Eso sí, asegura que en su único curso como rojiblanco llegó a «amar al Atleti». «Es de las mejores cosas que me pasaron en el mundo del fútbol. Pude jugar en el Atlético, enfrentarme al Real Madrid en el derbi, jugar en el Camp Nou… Tengo recuerdos maravillosos y un agradecimiento eterno hacia el club. Más aún porque cuando cerraron el Calderón el Atlético me invitó, pero no pude ir porque estaba mi madre mi enferma. No pude ir, pero estoy enormemente agradecido al Atlético por ese detalle», comenta.

- Publicidad -

«cuando cerraron el Calderón el Atlético me invitó, pero no pude ir»

En su etapa como colchonero tuvo de entrenador a Luis Aragonés, para quien sólo tiene buenas palabras. «En lo personal tengo el mejor de los recuerdos en todos los aspectos, no sólo como técnico. Ha sido una persona con un comportamiento excelente para conmigo personalmente. Me sorprendió lo mucho que lo querían y lo respetaban los jugadores de ese momento. Era un entrenador muy reconocido por toda la afición y tenía, obviamente, mucho derecho de pertenencia por haber jugado en el club», explica antes de recordar que se cumplió su vaticinio. «Cuando yo estaba en el Atleti declaré algo que luego se cumplió: dije que Luis Aragonés, por el nivel que tenía, iba a ser el técnico de la selección española y pasado el tiempo fue él quien armó esta gran generación de futbolistas que ha hecho a España campeona del mundo«.

«Me sorprendió lo mucho que querían y respetaban los jugadores a Luis Aragonés»

En aquella campaña en el Atlético, (donde coincidió, entre otros, con Clemente Villaverde y Miguel Ángel Ruiz), el cuadro dirigido por Aragonés alcanzó la final de la Recopa de Europa que, al igual que sucede con la de este año, se disputó en Lyon. «De aquel duelo recuerdo especialmente la arenga de Luis antes del encuentro. Fue maravillosa. Fue una auténtica arenga. Nos preparó como leones para jugar esa final. Nos hizo ver lo que representaba aquel partido para el club y para nosotros, porque si ganábamos esa copa íbamos a quedar en la historia del Atleti. Fue algo muy lindo lo que nos dijo el míster. La verdad que Luis se portó muy bien con nosotros en todo momento», dice el ex cancerbero.

A pesar de todo, el cuadro español sucumbió al todavía poderío soviético por un claro 3-0. «Sabíamos que en frente teníamos un equipo, el Dinamo de Kiev, que jugaba de maravilla. La mayoría de su plantilla ya estaba convocada para jugar con su país en el Mundial de México, eran futbolistas de mucho nivel. Nosotros jugamos ese partido muy bien, hicimos un gran encuentro, pero no nos alcanzó. Dejamos todo en la cancha, todo nuestra ilusión, nuestro esfuerzo, nuestro trabajo para poder revertir ese gol inicial que nos hicieron, pero al final nos sentenciaron. Teníamos mucha ilusión de ganar ese título tan importante», explica resignado.

- Publicidad -

«lo mejor que le ha pasado al Atlético es que Simeone fuera jugador y entrenador, como sucedió con Luis, eso le ha dado un gran vínculo con la hinchada»

Fillol también conoce al Cholo, en su última época en Vélez Sarsfield le tuvo de compañero. «Él era muy joven, al poco tiempo marchó a Italia. Era un jugador con muchísima proyección. Después, cuando se retiró, fue creciendo hasta convertirse en un técnico de muchísima capacidad. Creo que lo mejor que le ha pasado al Atlético es que Simeone fuera primero jugador y ahora entrenador, como sucedió con Luis, eso le ha dado un gran vínculo con la hinchada», explica el Pato, quien no esconde que le gustaría ver al Cholo de seleccionador. «Ojalá no pase mucho tiempo hasta que podamos disfrutar con Argentina. La gente quiere, piensa y cree que el Cholo será seleccionador», comenta, aunque entiende que el momento será el Mundial de Qatar. «Simeone ha sido muy claro diciendo que todavía se siente técnico del día a día, y que quiere seguir en el Atlético. Él lo decidirá, es muy inteligente, y decidirá el mejor momento. La gente piensa que a Messi sólo le queda éste Mundial, pero la historia dice que Dino Zoff ganó un Mundial a los 40. Messi aún tiene margen, al menos dos Mundiales, el de Rusia y otro. Al menos. Y ojalá en el Mundial de Qatar el técnico de Argentina sea el Cholo», dice el ahora técnico de las categorías inferiores de River Plate, el equipo de su vida, donde militó diez años y consiguió labrarse su fama.

Una fama que,para algunos como Maradona, quien dijo que es el mejor portero que él ha visto jugar, es totalmente merecida. «El tiempo, la gente y el periodismo ponen a uno en el lugar en el que te corresponde. Obviamente cuando Diego dice algo tiene más repercusión. Creo que si él lo dice, y la afición anualmente lo dice en las encuestas, que fui el mejor arquero de la historia, puede ser. Es grato escuchar eso cuando uno se retira, porque uno le ha puesto mucho amor y mucho sacrificio. Es muy bonito para mi familia», se sincera.

Eso sí, sobre quién es el mejor guardameta en la actualidad no se atreve a dar nombres. «La Copa del Mundo es algo muy especial para cualquier jugador. Al que se consagre en Rusia habrá que respetarlo como el mejor del mundo actualmente», asegura por más que, por ejemplo, Oblak no vaya a estar en la cita de Rusia. «Por lo que yo he visto Oblak es uno de los mejores de Europa. Ojalá pueda estar en la siguiente manteniendo el nivel actual para así dejar claro, sin ninguna duda que es el mejor, pero creo que el Mundial es la gran prueba», reitera. Respecto a Werner, Fillol asegura que «es un chico con mucho futuro, tendrá que demostrarlo en el día a día. Está en un club de primerísimo nivel para demostrarlo cuando llegue el momento. Es muy joven. Ojalá que llegado el momento pueda demostrar lo que se dice y se espera de él, que es mucho».

«Ojalá que llegado el momento Werner pueda demostrar lo que se dice y se espera de él, que es mucho»

Al contrario que sucede en el fútbol actual, donde no se valora tanto la veteranía en la portería, Fillol aterrizó en el Atlético con 35 años. Una edad que se traducía en experiencia, algo muy valorado en los porteros de la década de los 80, cuando Zoff ganó el Mundial con 40 años y, por ejemplo, en la porterías de Madrid y Barcelona militaban, respectivamente, Miguel Ángel (38) y Urruti (33) cuando el argentino aterrizó en la ribera del Manzanares. «Ahora los porteros rinden antes, pero la experiencia sigue siendo un 80%. Si los futbolistas viven las 24 horas del día para su profesión tendrán una carrera mucho más larga de la que tuvimos en mi época», explica al respecto un Fillol que no deja la oportunidad de mandar «un abrazo del alma a toda la hinchada colchonera».

El abrazo del alma

Así recuerda Fillol la icónica foto de Ricardo Alfieri para El Gráfico. «Se me aflojaron las piernas, caí arrodillado, sölo, me abracé, agaché mi cabeza y apareció una imagen celestial, hubo un diálogo, que cuento en el libro, y después vino Tarantini que se me echó encima y después llegó Víctor Dell’Aquila, el muchacho sin brazos… fue lo mejor que me pasó en mi vida», sentencia.

COMENTARIOS