Torres dice adiós con un doblete

Encuentro disputado en el Estadio Wanda Metropolitano correspondiente a la J38 de la Liga Santander 17/18. Fotografías realizadas para estoesatleti.es por Tania Delgado

LEYENDA. Fernando Torres se despidió del Atlético de Madrid de la mejor manera que lo podía hacer, marcando goles. El fuenlabreño marcó dos tantos en un partido que será histórico, tanto para el club como por la propio futbolista. Así pues, la igual que el año pasado en la despedida del Calderón, Torres firmó un doblete para redondear una carrera de leyenda.

El primero de los tantos llegó a falta de diez minutos para el final de la primera parte. Gabi realizó una gran acción individual, le lanzó un pase a largo a Correa que corrió hacia la portería y solo ante Dimitrovic, se la cedió al “Niño” para que hiciese el empate. Un gol que Torres fue a celebrar con la afición, besando la camiseta que con tanto orgullo ha vestido a diario.

Ya en el segundo tiempo, Torres haría el segundo de la tarde para el Atleti. El Niño se plantó ante Dimitrovic, al que batió picando la pelota por encima de él. Un acción, la del segundo tanto, que ha repetido en numerosas ocasiones y que explica parte de su grandeza como delantero.

Asimismo, a lo largo del encuentro, el fuenlabreño tuvo más ocasiones para cerrar su trayectoria en el Atleti con un hat-trick. Una historia, la de Torres y el Atlético de Madrid, con un final feliz. Ya que, después de ganar la Europa League y celebrarlo en el Neputuno, el delantero rojiblanco cerró el círculo haciendo lo que mejor sabe, meter goles.

Con su actuación de ayer, el Eibar se ha convertido en un rival especial para Torres. Ya que, fue en un partido ante el equipo armero donde consiguió meter su gol 100 en el Atlético de Madrid. Un día en el que le regaló el mundo del fútbol un gesto precioso. Al acabar el encuentro y una vez conseguido el gol centenario, Torres le dio la camiseta conmemorativa del gol 100 a Manolo Briñas, el hombre que apostó por él en sus inicios en la cantera rojiblanca.

Fotografías: Tania Delgado 

COMENTARIOS