Motivos para acabar con la exitosa etapa Villacampa

ATLÉTICO DE MADRID FEMENINO. Aunque era un secreto a voces, la noticia de la no renovación de Ángel Villacampa cayó como una bomba estos días entre los aficionados del Atlético de Madrid Femenino. Estupor e incredulidad por un relevo que el seguidor de a pie no termina de entender.

Está claro que no pueden ser deportivos los motivos para poner fin a la era Villacampa pues todo el palmarés del club lo ha conquistado él como técnico. El entrenador fue informado de su no continuidad tras explicarle que había manejado con excesiva dureza el vestuario y había ‘exprimido’ demasiado a las jugadoras.

También se enrareció horriblemente el ambiente con la bochornosa eliminación de la Women’s UEFA Champions League ante el Wolfsburgo donde las rojiblancas fueron aplastadas por 12-2, a pesar de que el vestuario supo pasar página rápidamente en Liga. No se comprendió en el club que Villa ‘permitiera’ semejante erosión a la imagen del club.

Se considera en el club que Villacampa ‘tiró’ la eliminatoria y que no compitió el 0-3 en el partido de vuelta al alinear entre otras probaturas un eje de la zaga inexperto y muy verde (Laia y Marta Cazalla). Este encuentro, en el que todo el banquillo era titularísimo, provocó un divorico irreparable del míster con parte del vestuario.

A pesar de que Villacampa tomó la determinación de no volver a hacer experimientos y el once inicial del Atleti se fue solidificando hasta hacerse inamovible en el tramo final no se restañaron las heridas. Aquel 11 de octubre de 2017 le pasaría factura a final de temporada. La prueba palpable de este distanciamiento se vio en la celebración de Neptuno donde Villacampa se quedó en un segundo plano y se le notó ciertamente menos feliz que el resto, ya sabía que no seguiría.

El divorcio en el vestuario, teniendo en cuenta el número y calibre de bajas en el club no puede ser más que con los pesos pesados más relevantes del Atlético de Madrid Femenino, en concreto con parte de las capitanas que no han mantenido la mejor de las relaciones con el técnico en esta etapa final. Resta saber si la llegada de Sánchez Vera será con plenos poderes o si el vestuario seguirá ejercitando un poder de decisión tan fuerte que puede determinar incluso quien las dirige o las deja de dirigir. Mientras tanto los seguidores tendrán siempre la duda sobre si mereció la pena ceder a las presiones del vestuario. ¿Acaso alguien entendería que Simeone no siguiera por ser demasiado exigente en el vestuario?

 

COMENTARIOS