El Día de la Bestia

Alexander Hassenstein/Getty Images
FINAL SUPERCOPA DE EUROPA – Lilleküla Stadium Tallinn, Estonia 15/08/2018
Real Madrid
2
4
Atlético de Madrid
Árbitro: Symon Marciniak | Campeón: Atlético de Madrid

Dice la Escritura: mía es la venganza; yo daré el pago merecido (Romanos 12:9)

CRÓNICA. El Atleti en un partido de sube-y-baja supo cabalgar a lomos de la fe de Diego Costa para derrotar a sus fantasmas primero y a su eterno rival después para alzarse con su tercera Supercopa de Europa. Victoria brillante ganada desde el  banquillo con cambios que acompañaron a Diego Costa para revitalizar un equipo que hincó un rodilla pero nunca se rindió y salió flagrantemente victorioso. Díganlo en alto: El Atlético de Madrid es campeón de Europa (otra vez).

- Publicidad -

Costa había jugado su último derbi madrileño en Lisboa en 2014. Nueve minutos antes de lesionarse y marcharse llorando. Sería el primer de los muchos trenes que perdió de rojiblanco. Pero el Atleti necesita a Costa tanto como Costa necesita al Atleti; pues unidos se hacen más grandes y son el antídoto ante la dictadura blanca.

El Atlético de Madrid es campeón de Europa (otra vez)

La curiosa distribución del pequeñísimo Lillekula Stadium confería a la grada rojiblanca una ventaja muy extraña, recibía a ambos equipos a su salida desde el túnel de vestuarios. Courtois lo sufrió al salir a inspeccionar el campo y al volver al vestuario. La supo explotar al máximo dando al Real Madrid toda la presión de la que es capaz un minúsculo estadio de 15.000 espectadores.

Llegó el día de la venganza y eso que el partido se nubló primero y el revés se hizó bofetón en la cara. El Atleti tiene una estrella artista en Griezmann y otra estrella fuerte fea y formal en Costa. Son el ying yang del Atleti. Uno es un violinista y el otro un verdugo irredento. A veces toca sinfonía, a veces rock and roll y el partido de Costa fue un inacabable riff de guitarra que revolvió al rival y le dejó besando la lona con una crisis bestial nada más arrancar el campeonato.

- Publicidad -

No es una anomalía del sistema que el Atlético doblgue al Real Madrid. Las tres últimas finales perdidas por el Real Madrid han sido contra el Atlético de Madrid. A pesar del rendimiento estratosférico de los blancos a nivel europeo toda racha llega a su fin. 18 años llevaba el Real Madrid sin perder una final continental. La última vez contra el Boca Juniors. A partir de hoy esa racha la truncó un tipo de rojiblanco que marcó dos goles y participó en el cuarto. Costa es veneno para el hombre blanco y el mejor de los guerreros indios.

Costa es la bestia rojiblanca del hombre blanco

El Atleti salió fulgurante y se adelantó al minuto. Una jugada aparentemente en la zona de comfort madridista, balón suelto entre Varane, Ramos y con Navas cerca. Ante la indecisión de los centrales ganancia de Costa que arrebañó un balón y marcó sin ángulo aparente ante un Keylor sorprendido. Arrancaba el derbi continental a mil y mandaba el Atleti.

Pero duraría poco. Pecó de dejarse ir a remolque y se dejó encerrar por el empuje agobiante del Real Madrid que es experto en arreglar desaguisados sin despeinarse. Su plan A explotar la banda de Juanfran acumulando velocidad. Con Marcelo y Asensio percutiendo de manera constante, Bale o Benzema se turnaban en dejarse caer por esa banda. Parecía que el gol madridista llegaría sin duda por ese flanco pero curiosamente llegó por el otro.

Savic que se desdoblaba para cubrir el lado de Juanfran tuvo un borrón en su buena actuación no llegando al remate de Benzema tras pase de Bale. El francés y el galés eran de largo los mejores del partido. Bale se iría desconectando en la medida que su físico se apagaría de forma sorprendentemente repentina. El expreso de Galés pasó a ser barco de vapor sin nada que quemar varado en un bajón del que no se recuperó.

El partido se fue al descanso con una preocupante superioridad madridista que parecía poder decantar el encuentro del lado blanco. Esta situación se acrecentó cuando a pesar de que el Atleti mejoraba, encajaba el segundo gol, esta vez de penalti (cometido por Juanfran por mano) por mediación de Sergio Ramos, que disfruta(ba) siendo la bestia negra atlética.

Grogui, Oblak tuvo que rescatar al Atleti de irse a la lona por KO y tras un par de oportunidades donde el 3-1 parecía cercano, el Atleti empezó a mejor seriamente. La inclusión de Correa por un Griezmann aún fuera de forma, hacía al Atlético tener una dinámica ecléctica e imprevisible.

Otro error del Real Madrid metería al Atlético en el partido y metería en barrena a los madridistas cada vez más cansados, desquiciados y perdidos. Un balón que se iba por banda lo salva Marcelo, para regalárselo a Juanfran. El de Crevillente se redimió de la pena máxima centrando a Correa y este tras un gambeteo enorme le da en bandeja el empate a dos a Costa.

El Atleti supo capear el temporal y seguir creyendo en si mismo y en Costa. Las buenas actuaciones de los rookies Rodrigo y Lemar dieron paso a grandes aportaciones de Correa primero y de Vitolo después. No sería la única gran aportación desde el banquillo, pues la entrada de Thomas a un minuto del final del tiempo reglamentario fue determinante.

Con fe (y con Costa) todo es más sencillo.

Según el partido moría (en su versión de 90 minutos) y el Madrid se perdía en sus dudas internas, el Atleti crecía con cada cambio, demostrando aquello de si se cree y se trabaja, se puede. Salió Thomas por un Lemar extenuado. Y siguieron creciendo los rojiblancos en el encuentro. La fuerza del banquillo y de la fe de una plantilla en Simeone catapultó a los colchoneros a la victoria.

Desde un punto de vista más analítico el análisis era claro, el Atlético había mejorado drásticamente su precisión de pase acercándola al metrónomo que suele ser el Real Madrid en el manejo del balón. Empezó a ganar a batallas individuales que le llevó a ganar la guerra. Godín no dejó ni un centímetro a sus pares, se adelantó hasta en cuatro ocasiones al delantero desactivando ocasiones claras y marcando territorio. Por el flanco del faraón no se podía pasar e intentar romper la línea con pases largos era un sisentido.

Restaba completar la remontada y el encargado sería Saúl. Ese tercer gol fue una maravilla de Saúl marcado de volea y con ese talento tan suyo de sólo marcar golazos. La jugada la había iniciado Thomas acosando a Varane hasta robarle el balón y acabar centrando para la volea del ocho.

El cuarto fue de nuevo gracias a la brega de Costa irredento en busca de la venganza final. Se fue por puro empuje de Carvajal que no logró frenarle y su centro para Vitolo lo extendió para la llegada de Koke que cerró la cuenta el cuarto gol con márchamo de título.

El Madrid sucumbió con tres errores propios en tres de los cuatro goles

Parecía difícil levantarle al Real Madrid un 2-1 pero desde luego parecía imposible superar el 2-4 que el Atleti endosó a los blancos en la prórroga devolviendo la afrenta de Lisboa que se resolvió en la prórroga. Así navegó el Atleti los minutos finales, sumido en el triunfo absoluto por una tarde para volver a reinar campeón

Se habrán repetido miles de gritos, algunos apenas audible tras cuatro veces de romperse la garganta gritando gol tras gol. La dulce afonía de la victoria se ha repetido por Tallín, por Europa, por cada rincón de España donde hay atléticos que no se resingan a ser subcampeones. Se resquebraja la dictadura blanca y el rebelde vuelve a ser rojiblanco y saca pecho porque manda en la capital mundial del fútbol.

La cara de incredulidad del altivo madridista casa con la cara bañada en lágrimas, de sonrisas que no se borran, de sueños que se revitalizan de su rival que tras saber perder de la peor de las formas (dos veces), hoy supo ganar contra todo pronóstico.

El Atlético ya un gigante de Europa con todos los derechos, insiste en que su lucha persista, se agrande. El Real Madrid ya no se atreve a hacer de menos al Atlético porque no hay nadie que sepa ganarle tantas finales. Que se enteren quien manda en la capital.

Real Madrid CF

1Keylor Navas Portero
2Carvajal Defensa
4Sergio Ramos Defensa
5Varane Defensa
9Benzema Delantero
11Bale Centrocampista
12Marcelo Defensa
14Casemiro Centrocampista
20Asensio Centrocampista
22Isco Delantero
10Modric Centrocampista
8Kroos Centrocampista
17Lucas Vazquez Delantero

Atlético de Madrid

2Godín Defensa
6Koke Centrocampista
7Griezmann Centrocampista
8Saúl Centrocampista
11Lemar Centrocampista
13Oblak Portero
14Rodrigo Centrocampista
15Savic Defensa
19Diego Costa Delantero
21Lucas Hernández Defensa
10Correa Delantero
23Vitolo Centrocampista
5Thomas Centrocampista
20Juanfran Centrocampista
24Giménez Centrocampista

0-1 1′ Costa marca tras llevarse un balón dividido en la primera jugada ofensiva.
1-1 26′ Benzema marca el empate de cabeza.
2-1 63′ Ramos de penalti por manos de Juanfran.
2-2 79′ Costa empata a pase de Correa.
2-3 98′ Saúl remacha de volea un pase de Thomas.
2-4 104′ Koke remata una jugada que comenzó Costa.

 

COMENTARIOS