El VAR no mejoró a Martínez Munuera

OSCAR DEL POZO/AFP/Getty Images

ARBITRAJE. Martínez Munuera protagonizó un arbitraje que falló estrepitosamente en las jugadas polémicas que afectaban al Real Madrid en el derbi. Hubo dos penaltis por parte de Casemiro y tanto Sergio Ramos como Carvajal debieron ser expulsados por doble amarilla.

En el minuto 30 Casemiro golpea con la mano la pelota dentro del área cuándo Koke centra a Griezmann. Los jugadores explicaron en zona mixta que el árbitro les había dicho que tras consultarlo con el VAR por el pinganillo le habían indicado que era una mano no punible pero no se acercó a consultarlo él mismo.

Además hubo otro penalti clarísimo dentro del área en el que Casemiro empujo a Giménez cuando se disponía a rematar de cabeza. Esto ocurrió en el minuto 79 y pasó desapercibido. Se ve que el VAR que debería ayudar en estos casos más que en ninguno tampoco estuvo fino

En ambas jugadas pudo y debió recibir la ayuda del VAR pero no fue así. Martínez Munuera no se acercó a consultar la pantalla de videoarbitraje en ningún momento. Las jugadas de amarilla fuera del área no son competencia del VAR por lo que el trencilla se vio “sólo ante el peligro” y volvió a errar en la misma dirección.

Su criterio para mostrar tarjetas también falló estrepitosamente ya que perdono tarjetas amarillas de manera incomprensible tanto a Sergio Ramos como a Carvajal que se quejaba al final del partido de que el rival había querido “perder tiempo desde el minuto uno”.

Carvajal que volvía trás lesión, dio una patada por detrás a Koke en el minuto 30 y por ello vio la tarjeta amarilla. En la segunda parte del partido (minuto 51) el árbitro no vio una segunda tarjeta por una situación tanto o más punible que la primera falta, una falta dura sobre Rodrigo. Koke fue amonestado por una acción análoga a los pocos minutos.

Sí clara parecía la expulsión de Carvajal más aún lo fue la de Sergio Ramos que tampoco se produjo. Propinó un manotazo en el minuto 61′ a Correa tras realizar un despeje de una manera que podría considerarse incluso merecedora de expulsión directa pues mueve la mano después de despejar.

En la recta final pegó un codazo de una manera nada disimulada en un salto a Kalinic que siempre se suele castigar con tarjeta amarilla y que le hubiese supuesto la expulsión. Está fue de largo la tarjeta que más sorprendió que no mostrara.

El VAR lo hacen bueno los profesionales que lo usan y anoche en el Santiago Bernabéu ni el árbitro principal ni el equipo del VAR acertaron en cuatro jugadas claves, todas a favor del equipo local. Se desvanece el mito de que es difícil pitar en contra al Madrid sobre todo en su casa para convertirse en una realidad comprobable.

COMENTARIOS