CRÓNICA. Griezmann ajusticia a un buen Valladolid

CESAR MANSO/AFP/Getty Images
Estadio José Zorrilla – Valladolid – 15/12/2018 – 16:15h – LaLiga Santander – J.16
Real Valladolid
3
2
Atlético de Madrid
Undiano Mallenco (Colegio Navarro)

CRÓNICA. En la última visita del año, al Atleti le tocaba visitar el José Zorrilla para medirse al Valladolid de Sergio. Los de Simeone lograron marcharse al descanso con 0-2 en el marcador, pero el conjunto local logró empatar el encuentro en la reanudación. Griezmann terminó decidiendo a falta de 12 minutos, completando su tercer doblete en Pucela. El francés también asistió a Kalinic en el primer gol. Filipe se volvió a lesionar.

Cuatro años después, el Atleti volvía a Pucela, y lo hacía ante un estadio hasta la bandera. Más de 23.000 aficionados, de los que unos 1.600 eran hinchas rojiblancos. Desde por la mañana, ya se apreciaba por el casco viejo ambiente de fútbol y es que en Valladolid ya había ganas de partidos grandes como el de esta tarde.

Echó a rodar el balón sobre el tapete del José Zorrilla y lo hizo con un Atleti que parecía querer llevar la voz cantante. En los primeros minutos el juego transcurrió en campo blanquivioleta y, cuando el cuero lo tenían los locales, los visitantes ejercían la presión mas arriba de lo que acostumbran. Saúl avisó en el minuto 7 con un disparo escorado al lado derecho, pero Masip no tuvo excesivos problemas para blocar.

Poco a poco, el Valladolid se fue estirando y el juego entró en una fase de dominio alterno. A los 11 minutos llegó el primer apuro para la portería de Oblak en una acción a balón parado, pero el centro de Toni Villa desde la derecha no encontró, por poco, la cabeza de Ünal. Demasiado poco como para inquietar al esloveno, pero sí para avisar de que los de Sergio no tenían la intención de ser una mera comparsa.

Kalinic abrió la lata a pase de Griezmann

En el 25 de juego, Koke ganaba un balón dividido del que se aprovechó Rodri para romper líneas encontrando a Correa. El argentino combinó rápido con Griezmann, que ya tenía en mente el pase en profundidad a Kalinic para dejarle delante de Masip y que este hiciera subir el 0-1 al electrónico de Zorrilla. De pronto, dos jugadores discutidos en las últimas semanas, como Kalinic y Griezmann, se juntaron para poner por delante a su equipo.

De nuevo, el Atleti lograba adelantarse fuera de casa. Pero no estaba la cosa como para sacar pecho, pues así había sucedido en las tres visitas anteriores y después habían llegado los disgustos. En Villarreal, Leganés, Girona los del Cholo habían abierto la lata con idéntico resultado final: 1-1.

A falta de 7 minutos para llegar al descanso, llegaría la opción más peligrosa del Valladolid. Un despiste defensivo de Correa en la derecha terminaría con un disparo ligeramente elevado de Plano. La cosa no acabaría ahí, pues de nuevo por la derecha, Arias no era capaz de encimar a Nacho y tapar el centro del lateral. La acción terminó con Enes Ünal cruzando en exceso ante la meta de Oblak. Susto morrocotudo para Simeone, que acto seguido mandaría calentar a Thomas y Vitolo.

Y de repente el VAR hizo justicia

Cuando la grada de Zorrilla comenzaba a frotarse las manos, Arias se internaba por la banda derecha. En lugar de ponerla, vio a Griezmann sólo en la frontal. Sin ninguna oposición, el francés acarició el esférico en busca del palo largo, pero tras golpear en Olivas, Masip hacía la parada de la tarde. El juego parecía proseguir con normalidad, cuando de repente Undiano Mallenco hizo sonar su silbato para detenerlo el partido. Tras revisar la acción, el colegiado indicó el punto de penalti, y es que las imágenes de televisión eran clarividentes: el disparo de Griezmann había sido interceptado por el codo extendido de Olivas. Antoine no falló, firmó el 0-2 desde los 11 metros y cabreó al respetable con un bailecito que no venía a cuento. Las cosas de Griezmann, ya saben. Así se llegaría al descanso; quizá con un premio excesivo para el conjunto rojiblanco, a tenor por lo visto en los primeros 45 minutos.

Tras el descanso, el Valladolid salió decidido a empatar

Tras la reanudación, los locales salieron dejando claro que no iba a amilanarse. Nada más comenzar el segundo acto, llegó el primer susto para los de Simeone. Saúl se había cambiado de banda para frenar las incursiones de Nacho, y entonces los el problema llegaba por la izquierda. Centro desde la derecha de Antoñito y Oblak le negaba el 1-2 a Ünal, que remataba totalmente sólo en la frontal del área chica. Dos minutos más tarde, Savic estuvo a punto de marcar, pero en la portería equivocada. De nuevo Oblak tuvo que sacar las castañas del fuego.

Iban pasando los minutos y el Atleti no salía de su área. En el enésimo córner botado por los de Sergio, Calero se imponía a su marcador para conectar un cabezazo que esta vez Oblak no pudo repeler. No se sabe si formaba parte del plan del Cholo, pero de nuevo su equipo terminaba demasiado atrás y de nuevo lo terminaría pagando. Ya no es aquel equipo capaz de cerrar la puerta sin dejar fisuras.

Filipe volvió a lesionarse, obligando a Saúl a jugar de lateral

Con el Valladolid apretando, llegaría una nueva mala noticia para Simeone. Otra vez un futbolista pidiendo el cambio debido a una lesión muscular. De nuevo un zaquero. De nuevo Filipe Luis, que reaparecía. Thomas entró por el brasileño y entonces Saúl pasó al lateral izquierdo.

El Atleti estaba grogui, y el equipo local colgaba balones por doquier. Entonces llegaría lo que el Valladolid había salido a buscar. Otro centro terminó con remate de Ünal y Saúl introduciéndose el balón en su portería. Dos goles, y los dos a balón parado. En sólo 13 minutos, el conjunto blanquivioleta había logrado empatar el encuentro, y además de manera muy merecida.

Con el empate, el ímpetu local se dio un respiro. Simeone aprovechó los minutos de tregua para retirar del campo a Kalinic, que salvo en el gol no había aparecido (aunque tampoco fue el único). En su lugar entraría Vitolo, con 20 minutos por delante para reivindicarse. Misma oportunidad tendría Gelson 5 minutos después, cuando el Cholo retiró a un intrascendente Correa, quemando así todos los cartuchos de los que disponía en el banquillo.

Griezmann volvió a marcar la diferencia

Con más corazón que cabeza, el Atleti se fue estirando y volvió a pisar tímidamente el área rival. Así logró un córner del que nacería el tanto de la victoria. El saque de esquina botado por Koke no encontró rematador, pero el esférico quedó sin dueño entre un mar de piernas. Unas no acertaban a despejar y las otras no remataban. Hasta que la pelota eligió a Griezmann (con ayuda de Savic), y entonces todo cambió. Antoine no perdonó y, con un disparo cruzado, fusiló a Masip para adelantar de nuevo a los suyos. De nuevo un doblete del jugador francés en Pucela. El tercero en el mismo escenario, pues ya lo había logrado dos veces con la camiseta de la Real Sociedad. Esta vez no hubo bailecito, pues no estaba el horno para según qué bollos.

Tres minutos después, el Valladolid daría uno de sus últimos coletazos poniendo de nuevo un nudo en la garganta de los colchoneros. Arias salía de nuevo tarde al encuentro de Nacho y el centro de este sembró la duda al rebotar en el cuerpo del colombiano. El estadio entero pidió la pena máxima por unas manos que el VAR se encargó de desmentir, ya que el cuero había golpeado en el abdomen del colombiano.

Después de esa acción y tras enfado morrocotudo de Simeone que se desgañitaba en la banda, los suyos reaccionaron y ya no dejaron que el Valladolid les empujara contra la portería de Oblak, aunque con poca sensación de control en la zona ancha. Fundamentalmente debido a que los de Sergio presionaban intensamente en esa zona, convirtiendo esta fase del encuentro en un juego plagado de emboscadas y balones divididos.

Vitolo dio aire al equipo en los minutos finales

Thomas estuvo cerca de sentenciar de libre directo, pero su cañonazo se marchó rozando el palo derecho de Masip. Contra todo pronóstico, el Atleti ya no sufrió más apuros. En ello tuvo mucho que ver Vitolo, que dio mucho aire a su equipo ganando metros a base de conducciones de balón prodigiosas. En esto sí fue importante el jugador canario.

Así terminó el encuentro en el José Zorrilla. De nuevo con victoria colchonera en una plaza que se le da de cine, aunque con muchos más apuros que en ocasiones anteriores. Incluso, habrá quien piense que el empate habría sido más justo, y quizá no le faltase razón. Pero el Atleti tiene a Griezmann, que aunque parezca que no está, sí está. Hoy se demostró, y los tres puntos viajan a Madrid para igualar con el Barça en la primera posición. Así rompió el Atleti del Cholo su racha más negativa fuera de casa.

Fotografía: CESAR MANSO/AFP/Getty Images

COMENTARIOS