Diego Godín no tiene nada cerrado con el Inter de Milán

DIEGO GODÍN. Ante la situación de Godín que Simeone ha querido apaciguar hoy. Las noticias y la realidad no están acompasadas. El uruguayo no ha firmado con el Inter de Milán por lo que el club aún está a tiempo de prevenir su marcha.

La noticia saltaba ayer a última hora: según la televisión italiana Sky Sport, Diego Godín habría dado el sí al Inter de Milán y el 1 de julio pasaría a formar parte del club neroazurro con un contrato de dos temporadas con opción a una tercera. Las redes sociales explotaban y desde entonces (y todavía a esta hora) Diego Godín se situaba como Trending Topic en Twitter.

Algunos defienden que su salida sería una torpeza mayúscula del club, que el Faraón se merece todo, y que deben hacer un esfuerzo por renovarle cuanto antes. Otros, en cambio, se echaban las manos a la cabeza y tildan al futbolista de traidor por marcharse a otro club.

La realidad, es que Diego Godín es libre de negociar con cualquier club desde el 1 de enero porque su contrato con el Atlético de Madrid expira el 30 de junio. La realidad es que el club es perfecto conocedor de esta situación y así ha querido que sea. Pero la realidad también es que ni Godín ha firmado nada con el Inter, ni tiene un acuerdo verbal, ni tiene nada cerrado con el club transalpino.

NO HAY NEGOCIACIONES ENTRE GODÍN Y EL CLUB DESDE EL MES DE SEPTIEMBRE

La prioridad de Diego Godín es el Atlético de Madrid. Así lleva siéndolo ocho años y medio. Así lleva siéndolo también los últimos meses. Pero el club rojiblanco sólo le ha hecho una oferta desde entonces, en el mes de septiembre; que no fue en los términos que acordaron en el mes de agosto cuando llegó el Manchester United ofreciéndole ocho millones de euros por temporada (actualmente gana unos 4,5 millones). Y desde esa oferta, no ha habido ninguna nueva propuesta por parte del club. Negociaciones muertas. Durante más de tres meses.

La salida de Godín supondría una pérdida en lo deportivo, en lo emocional, en jerarquía y en peso en el vestuario

Llegados a este punto, el club debe decidir si quiere hacer algún tipo de esfuerzo por retener a su capitán. El próximo 16 de febrero cumplirá 33 años, pero su rendimiento en el campo sigue situándole entre los mejores centrales del mundo y es un indiscutible en el engranaje de Simeone.

Más allá de su edad, sin entrar en lo emocional por todo lo que significa Diego Godín en el Atlético de Madrid (extranjero con más partidos en la historia del club; ya en el Top Ten de futbolistas que más han vestido esa camiseta, igualando a Luis Aragonés con 368 encuentros; el gol del Camp Nou que valió la Liga; las veces que literalmente se ha partido la cara por el escudo rojiblanco), desde las oficinas también deberían medir su pérdida en cuanto a peso en el vestuario y jerarquía dentro del campo. Con las salidas este mismo año de Gabi y de Fernando Torres, si Godín se marcha, van quedando pocos referentes que puedan explicarle a los nuevos qué significa ser del Atlético de Madrid.

Los meses siguen pasando, veremos si puede producirse el acuerdo tan esperado por muchos o si, por el contrario, Godín se marcha a otro club. Pero si con el Atlético de Madrid no hay negociaciones, a nadie puede resultarle sorprendente que el entorno del futbolista escuche las propuestas que llegan desde otros clubes. No olviden que, a día de hoy, el 1 de julio el uruguayo no tiene equipo.

Fotografía: Esto es Atleti / Tania Delgado

COMENTARIOS