El Atlético contactó con Villarejo para espiar a los opositores a la venta del Calderón

Denis Doyle/Getty Images

El Atlético de Madrid solicitó al excomisario Villarejo un informe sobre los grupos de socios opuestos al cambio de estadio, según MONCLOA.COM y El Confidencial. El informe, elaborado entre 2004 y 2006, tenía como objetivo promover los intereses del club, además de definir cuáles eran las actuaciones que llevaron a cabo los socios contrarios a la mudanza a la Peineta.

Los planes que Villarejo ofreció al club consistían en conocer todas las “actividades de índole privada” de los opositores. Además del control de “datos deseables” en favor del club, a través de campañas de prensa o informaciones negativas acerca de los opositores, según se especifica en el informe.

Publicidad

Entre los grupos investigados se encuentra el movimiento Alternativa Atlética. Este fue el primer objetivo del informe. En este grupo se integra la Asociación Señales de Humo, que surgió en 2002 y a día de hoy sigue activa. Junto a Alternativa Atlética, otras dos plataformas como “Salvemos al Calderón” y “Asociación Atlético Aviación” también fueron investigadas.

Dentro las personas investigadas figuran Antonio Miguel Carmona, actualmente diputado socialista y amigo personal de Alfonso Camba Barbolla, presidente de Alternativa Atlética. José Luis Sánchez, como responsable de Asociación Atlético Aviación, también aparece en el informe.

El club contactó con Villarejo a través de José Camarero (JC en el informe), director de seguridad del Atlético por aquel entonces. Tras varios “contactos preliminares”, el 5 de noviembre de 2004, el Atlético encargó el informe, según los medios citados anteriormente.

Los intereses del club pasaban por el cumplimiento del programa electoral de Alberto Ruiz Gallardón, centrado en el soterramiento de tramo de M-30 que pasa junto al estadio. Con la M-30 soterrada, el Atlético obtendría una recalificación de los terrenos del Manzanares, que le permitiría trasladarse, como sucedió finalmente.

Este informe preliminar ,denominado “STAGE”, supuso al club un coste de 15.000 euros. Este constaba de una fase más, cifrada en un total de 340.500 euros (200.000 por adelantado). La denominada Fase I consistía en “vigilancias, seguimientos, filmaciones y controles electrónicos si fuera necesario”. En el informe queda estipulada una Fase II, no presupuestada y basada en la colaboración entre el club y Villarejo para “conseguir la desaparición del conflicto”. Las posibilidades de éxito fijadas por Villarejo rondaban el 85%.

Dentro de “STAGE” se especifican los pagos destinados a “consultas de archivos, registros y fuentes de cualquier tipo”, además del coste de colaboradores españoles y extranjeros, según indican ambos medios. Se desconoce si el club contrató los servicios incluidos en las Fases I y II.

Fotografía: Denis Doyle/Getty Images

COMENTARIOS