Koke alcanza los 400 partidos como rojiblanco

HISTORIA. Jorge Resurrección, ‘Koke’ ha alcanzado esta tarde los 400 partidos vistiendo la camiseta rojiblanca en el encuentro de Liga entre el Atlético de Madrid y el FC Barcelona El capitán rojiblanco es actualmente el 7º jugador con más partidos de la historia del club.

Debutó un 19 de septiembre hace 10 años en el Camp Nou. Tenía 17 años. Desde entonces su progresión ha sido imparable. Dos temporadas después, ya con ficha del primer equipo vivió la llegada de Simeone. Lo primero que hizo el entrenador argentino fue frenar una cesión que parecía inevitable por lo limitado que era su participación con Manzano. Eso cambió la carrera de Koke para siempre.

Con el técnico argentino jugó siempre. Se ha convertido en el máximo asistente de la última década del Atlético de Madrid. Dos grandes capitanes con los que ha compartido vestuario, Gabi y Fernando Torres, le preceden (de momento) en la lista de jugadores con más partidos como rojiblanco. Esta misma temporada superará a ambos. Solo tiene 27 años pero tiene números de auténtica leyenda. El centrocampista acumula siete títulos y dos finales de Champions League.

Al margen de su calidad innegable y su inteligencia como futbolista, lo que hace realmente imprescindible  a Koke es su versatilidad (sólo comparable a la de Saúl) qué hace que sea siempre un jugador útil para su equipo. Ha jugado en prácticamente todas las posiciones en el centro del campo.

Las 80 asistencias y 38 goles en los 399 partidos anteriores anticipa que nos queda mucho Koke por disfrutar. El jugador vallecano tiene contrato con el Atlético de Madrid las próximas cinco temporadas. Sin duda cada seguidor rojiblanco tendrá su jugada preferida que recuerde del número 6.

Para algunos será el complicado gol olímpico al Sagan Tosu. Una de las jugadas por la que es más recordado Koke es el centro quirúrgico a Miranda en la final de la Copa del Rey qué selló la victoria. También es imposible olvidarse como en la celebración del mismo partido puso la bandera del Atlético de Madrid en el centro del campo y la besó. Sus lágrimas en el Camp Nou celebrando el título de liga abrazado a Gabi o su gol en Tallín al Real Madrid en la final de la Supercopa de Europa para cerrar el 2-4 son también retazos de los recuerdos indelebles que deja su espectacular carrera a la que le queda mucha cuerda.

COMENTARIOS