Las dificultades para ganar con la tercera camiseta

OPINIÓN. Aunque a muchos les pueda parecer mentira, el Atleti no está muerto. A esta temporada aún le quedan once tardes para tocar a su fin. Los del Cholo necesitan ganar hoy en San Mamés. Primero para seguir manteniendo el hilo de esperanza del que penden aún en LaLiga. Y segundo para acallar las voces que quienes llevan tiempo esperando a Simeone con la escopeta cargada de inquina.

El Atleti vivió en Turín una de sus peores noches. Quizá la peor desde que Simeone se sentó por primera vez en el banquillo. Pero el peor presagio le cayó a muchos hinchas rojiblancos como una losa cuando descubrieron la indumentaria con la que los jugadores de su equipo saltarían al césped del Juventus Stadium. Otra vez con la incalificable tercera equipación.

Me gustaría pasar de puntillas por lo estético de la prenda en cuestión. Haré lo posible, pero no tengo ninguna duda de que está claramente entre las diez camisetas de fútbol más feas que uno recuerda. Para empezar, el color es difícil de definir. Rayas azul celeste y otras azul oscuro verdoso. Según el día, como el agua del estanque de El Retiro, para que nos vayamos entendiendo. No debe ser casual, porque sobreimpresionado sobre las rayas está el que dicen que es el mapa de la zona perimetral a la plaza de Cánovas del Castillo, que como todo el mundo sabe, es donde se encuentra la fuente de Neptuno. Así que El Retiro debe aparecer en la camiseta en algún sitio que desconocemos. Brillante idea la del diseñador. Es de suponer que le darán algún premio por su obra.

El caso es que, además de ser una prenda hortera y sin gracia, el Atleti no gana cuando se la pone. Como si hasta la fortuna le quisiera dar la espalda al engendro. Perdón, es cierto que con ella ha logrado el equipo vencer al Sant Andreu y a un Mónaco en plena descomposición. En total, los muchachos del Cholo han usado esta indumentaria en 8 ocasiones. Lo peor es que, con ella puesta, se vivieron las dos derrotas más duras de la temporada: Dortmund y Turín.

No me malinterpreten. No le estoy echando la culpa al “pijama” (una parte de la afición llama así a esta camiseta) de los malos partidos del equipo, pero para quienes tenemos nuestras manías y supersticiones, es echarte el gafe encima de manera gratuita y desde el minuto uno. Ojalá en la zona noble se escuchen las plegarias de ese sector de la afición que vive las horas previas a los partidos como si fuese el mismo partido, rezando porque su equipo no salga vestido otra vez con el “pijama”. Como dicen por Galicia: “haberlas haylas“.

PD: Habrá a quién le guste, pero también hay a quien le gusta ir con chanclas y calcetines, y no por ello deja de ser de un mal gusto que agrede a la vista de cualquier mortal.

Imagen: Miguel Ángel Peris

COMENTARIOS