Qué fue de… 36. Ujfalusi

Qué fue de... 36. Ujfalusi.
Fotografía: PIERRE-PHILIPPE MARCOU/AFP/Getty Images.

QUÉ FUE DE… UJFALUSI. Vistió la camiseta del Atlético entre 2008 y 2011. En ese tiempo, disputó 133 partidos, marcó 2 goles y repartió cuatro asistencias. Querido por la grada, levantó la Europa League de 2010, así como la Supercopa de Europa el mismo año. Es habitual verle por la grada del Calderón antes y del Metropolitano ahora y animar siempre al club en redes.

Es imposible escribir una entrada sobre Tomas Ujfalusi y decir una mala palabra de aquel jugador que conquistó todas y cada una de las hinchadas cuyos colores defendió. Venerado por sus aficionados, un checo con pinta de nómada, ya retirado, se adecuaba a cualquier perfil de la zaga donde sus servicios fueran necesarios. Central natural, acabó jugando en las cuatro posiciones de la defensa y rara vez desentonó.

- Publicidad -

Este checo de raíces húngaras nacido en Rymarov se inició en el fútbol a los 8 años, jugando precisamente para el equipo de la pequeña ciudad en la que se crió. A los 13, el Sigma Olomuc, el cuarto histórico en discordia del fútbol checo (con muchos altibajos en los últimos años) se fijo en él, lo introdujo en su cantera y fue allí donde Ujfalusi se formó, llegando a debutar a los 18 años y manteniéndose en el primer equipo 4 años más.

Fue entonces cuando una gran Liga le llamó. El Hamburgo de la Bundesliga, tercero ese mismo año y con ansias de volver a ganar títulos, le puso en sus filas junto a jugadores del calado de Niko Kovac o Tony Yeboah. En el equipo del norte de Alemania se curtió como futbolista durante una etapa que duró cuatro años. Allí logró debutar con la selección absoluta de República Checa a los 23 años y levantó una DFB Pokal en 2003. Después de más de 100 partidos como jugador de Los Dinosaurios, le volvió a tocar la hora de partir.

Ha jugado en equipos importantes como Hamburgo, Fiorentina y Sparta de praga

La Fiorentina, en su ansia por volver a la élite tras desaparecer y refundarse, puso en el checo toda la confianza para lograr la permanencia en el que era el año de vuelta a la Serie A. Allí, Ujfa compartió equipo con jugadores como Chiellini, Miccoli, Pazzini o Nakata. Posiblemente nunca imaginó lo que acabaría significando para la afición Viola. Y es que, el segundo año, los de Florencia terminaron en cuarta posición, pero una sanción de 30 puntos por el escándalo Moggi les acabó colocando en mitad de tabla.

- Publicidad -

Siempre con el 21 a la espalda, la Fiorentina fue creciendo año a año hasta 2008, cuando alcanzaron por fin jugar la Champions League. El checo, con todo, decidió hacer las maletas para jugar en el Atlético. Tras cuatro años en el equipo Viola, Ujfalusi se marchó dejando una gran huella y un enorme vacío en una afición que hoy le tiene en un pedestal. Y es que en 2016, Ujfalusi fue elegido en el XI ideal histórico de la Fiorentina, en un equipo en el que tampoco podían faltar Batistuta, Rui Costa, Baggio, Toldo o Dunga.

Camiseta de Ujfalusi enmarcada en la tienda oficial de la Fiorentina / Diego G. Argota.
Camiseta de Ujfalusi enmarcada en la tienda y museo Soccertown, en Florencia / Diego G. Argota

Al Atlético llegó libre para formar una pareja terrible y temible con Heitinga. Si bien tuvieron sus altibajos, alternaron en el lateral y el holandés solo estuvo un año como rojiblanco, al final su actuación conjunta fue menor de lo que se anticipaba. El checo fue el único superviviente de un equipo que devoraba centrales a paso de errores garrafales.

Con Ujfalusi, el Atlético recuperó lustre. Jugó principalmente como central, pero con el correr de los partidos y las temporadas (estuvo tres) acabó jugando también de lateral derecho. Sus carreras repentinas, totalmente fuera de lo ortodoxo y arramplando con todo lo que tenía a su paso enamoraban a un Vicente Calderón que se volvía loco al grito de ‘Uj-Fa-Lu-Si’ con un cántico que retroalimentaba el furor del propio jugador.

jugó 133 partidos como rojiblanco, marcando dos goles y regalando cuatro asistencias en sus partidos como defensa

Era, sin duda, uno de los favoritos de la grada en tiempos donde el resultadismo hacía difícil granjearse ídolos sobre el campo más allá de Agüero, Forlán y quizás el espíritu de Maxi y la clase de Simao. Pero con Ujfalusi llegaron los títulos, volvieron los éxitos y se puso la primera piedra de lo que hoy conocemos como Atlético de Madrid, gracias a Simeone. Es una pena que el tiempo haya impedido juntar a un defensa que habría sido idóneo en los planes del argentino.

En tres temporadas como rojiblanco, Ujfalusi jugó 133 partidos (131 como titular), marcó dos goles y repartió cuatro asistencias. En sus manos, además, estuvieron la Europa League y la Supercopa de Europa de 2010. Se quedó con el mal sabor de boca de no poder levantar la Copa del Rey el mismo año, perdida en la final ante el Sevilla.

Tras tres años, con 33 y debido al inexorable paso del tiempo, Ujfalusi, que en el último curso ya había menguado sus apariciones por alguna que otra lesión, se sintió necesitado de marchar en busca de una última etapa en un fútbol menos exigente. Lo hizo en el Galatasaray, donde estuvo dos años, ganó un premio individual a Mejor Defensa del Año y de manera colectiva ganó dos veces la Liga turca y conquistó también una Supercopa.

Antes de retirarse quiso darse un último baño de masas en su casa, en República Checa. Por eso intentó jugar un último año en el Sparta de Praga, en la capital, pero el cuerpo le dijo basta a las pocas semanas.

A nivel internacional, disputó 78 partidos con la selección. Fue clave en la selección de República Checa que en 2004 acabó en tercera posición en la Europcoa y también integró los combinados que disputaron el Mundial 2006 y la Eurocopa 2008.

Hoy, Ujfalusi vive en Praga. Se identifica como fiel admirador del Atlético de Madrid. «Es el equipo de mi vida», ha llegado a afirmar. Se ha posicionado en temas de actualidad del club, como cuando escribió una carta abierta en un duelo de Champions ante el Real Madrid como su defensa a ultranza del antiguo escudo. Es habitual verle en el estadio, ya sea en el Calderón o en el Metropolitano, desde que se retiró. El curso pasado lo hizo incluso vistiendo una camiseta del Atlético con el nombre de Astori, capitán de la Fiorentina que falleció hace ahora un año en un suceso trágico. Considera a Prandelli el mejor técnico de su carrera y se lamenta por no haber podido coincidir con Simeone.

FotografíaPIERRE-PHILIPPE MARCOU/AFP/Getty Images.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Sempre con noi…❤️#astori#fiorentina⚜

Una publicación compartida de Tomas Ujfalusi (@ufa17) el

COMENTARIOS