La cuenta de la vieja

La cuenta de la vieja
Fotografía: LLUIS GENE/AFP/Getty Images

OPINIÓN. Griezmann se va, Lucas se ha ido y las posibilidades de salir de Rodrigo o Costa atienden a que son pocos jugadores que dejarán un buen dinero a un Atlético que tiene que fichar a muchos futbolistas para conformar una nueva plantilla y que carece de recursos económicos.

El primer día de instituto, en clase de economía, aprendí la definición de beneficio. La fórmula es simple, aunque muchos confundan los conceptos. El beneficio total se obtiene de la diferencia entre los ingresos y los costes. El ingreso total es el dinero que uno saca por la venta de sus productos, y el coste total es el dinero que uno pierde por la compra de otros productos. Así, aunque es costumbre verlo a aquellos que tratan de distorsionar la realidad, es imposible hablar de costes sin tener en cuenta los ingresos. «Es que el Atlético se ha gastado un pastizal en Jackson, Costa, Falcao, Vietto, Vitolo, Gameiro, Griezman…» oirán. Ay.

- Publicidad -

Dice la estadística que el Atlético de Madrid no es un club comprador. Que no lo ha sido nunca y que, pese a un pequeño repunte en los últimos años, no lo será. Y es que el club colchonero invierte en fichajes nuevos solo el dinero que ingresa por los jugadores que vende. Ni una peseta más, ni una peseta menos. Tomando como base el año de la llegada de Simeone, la temporada 2011-2012 (aunque el argentino llegó a mediados de curso) y como fin esta que está terminando a día de hoy, el Atlético ha gastado en traspasos 107 millones de euros más de los que ha recibido. O lo que es lo mismo. Se gasta 13 millones por temporada.

En ese mismo periodo de tiempo, para hacerse una idea, PSG y Manchester City se han gastado más de 800 millones, Manchester United más de 700, Chelsea, Juventus y Barcelona superan los 400 y el Liverpool, Arsenal, Bayern o Milan los 300. El Real Madrid, que lleva unos años comedido desde la primera llegada de Zidane (antes de ello lideraba la lista), se sitúa en un desembolso de 137. Equipos como el Newcastle, el West Ham, el Everton, el Wolfsburgo el Leicester, el Nápoles, El Zenit, el Stoke City, el Watford, el RB Leipzig, el Fulham, el Bournemouth, el Wolverhampton o el Crystal Palace también superan por goleada lo gastado por Gil y Cerezo.

Beneficio, ingresos y gastos entre 2011 y 2019 / Fuente: Transfermarkt.

El caso del Atlético, además, tiene trampa. Porque esos 107 millones de euros de diferencia salen prácticamente del último ejercicio. El Atlético llegó al verano de 2018 con un saldo negativo de 10 millones de euros. O lo que es lo mismo, que hasta el año pasado el Atlético gastaba poco más de un millón más por temporada de lo que ingresaba y que el año pasado, por el motivo que fuera, los rojiblancos se gastaron casi 100 millones de más. Quién sabe si tras 8 temporadas en la élite, tras mejorar contratos publicitarios, tras seguir ganando dinero por objetivos, tras cosechar un título de media por temporada o tras los acuerdos con inversores de todo el mundo, el club pudo sacar algo de cash del cajón del fondo del armario.

- Publicidad -

Por eso, todo tendería a la normalidad si este año el Atlético no gastara nada de más o, de hecho, ingresara más de lo que luego fuera a invertir. Ahí, las cuentas salen fáciles. Este año el Atlético ha tenido una plantilla corta. Digamos que le han faltado un par de jugadores, como mínimo, para rendir. Ya sea uno en el lateral izquierdo y otro en el centro del campo, donde incluso de vez en cuando se han podido echar en falta dos.

A esas dos o tres incorporaciones hay que sumar las de las tres que se han de hacer de manera obligada y que no dejan nada de dinero: Filipe Luis, Juanfran y Godín. Ya son cinco o seis, que se sumarán a las sustituciones que el club deberá hacer por Griezmann y Lucas (salidas ya confirmadas) y quién sabe si Rodri o Costa.

Es decir que, con el dinero de tres o cuatro jugadores, el club ha de reponerse fichando a 7-8. Es por eso que las salidas de Griezmann y Lucas, que van a dejar 200 millones de euros (sin contar esos 24 que van para Anoeta) son una bombona de oxígeno para las arcas del equipo. Es por eso que el club no se opondrá a la venta de un Rodrigo que dejaría 70 millones y que hace solo 12 meses llegó por casi tres veces menos y es por eso que Diego Costa está más o menos siendo ofrecido por todo el mundo para ver si algún club se anima a poner 50 millones encima de la mesa, por mucho que Simeone se empeñe en que lo quiere en plantilla sí o sí.

Así, con los 250 millones aproximados que el club puede ingresar con 3 de esos 4 jugadores, el club debería afrontar unos 8 fichajes, siendo uno de ellos por ejemplo el propio Morata, y con el sueldo que dejan (sobre todo Griezmann) acometer las renovaciones necesarias, como ha sido la de Oblak hace unas semanas. Es fácil, hay pocos jugadores que son capaces de dejar mucho dinero y hay muchos jugadores que fichar con poco dinero para hacerlo.

La cuenta es sencilla y, en el mercado actual, sale a unos 30 millones por jugador. Obvio, llegará alguno por 50, llegará alguno por 15, y llegará alguno gratis, como el sonado Héctor Herrera, a quien habrá que pagar una prima por fichaje de dos cifras.

Por eso se entienden bien las palabras de Simeone en rueda de prensa el otro día: «No podemos ir a buscar un Griezmann actual. Tenemos que ir a buscar un Griezmann como cuando llegó». Es decir, el Atlético, 15º en presupuesto en Europa, no tiene el poder económico para dejarse el dinero recibido por Griezmann en un superclase que vaya a costar lo mismo o casi lo mismo que el francés.

Sin duda, la clave es el agujero que dejan los tres jugadores que se van a coste cero y el par de incorporaciones que hay que llevar a cabo en una plantilla que este curso ha sido cortísima y que lleva sobreviviendo y pidiendo la hora desde febrero.

*Todos los datos económicos han sido obtenidos de Transfermarkt.

Fotografía: LLUIS GENE/AFP/Getty Images.

COMENTARIOS